Respuesta al Padre José Vicente

 

Cienfuegos, 27 de febrero del 2021

Por este medio respondo al escrito que el padre José Vicente Ramón González Cipitria publicó ayer 26 de febrero en su página web Sapientiæ Sedei Filii, titulado: “RÉPLICA A «A MODO DE ACLARACIÓN II» DE M. SQUETINO Y RESOLUCIONES

1. Si bien es cierto que Mons. Squetino crítica las «indignidades» que cometió Mons. Thuc en sus ordenaciones y consagraciones, como bien dice renglón seguido su mismo comunicado, esto no significa que lo haga por mal. De hecho, el obispo Squetino dice refiriéndose a Mons. Thuc: «al que considero un instrumento de Dios».

2. Es irónico que el padre José Vicente se quiera convertir en campeón de la defensa del honor de Mons. Thuc, supuestamente mancillado por el comunicado de Mons. Squetino, cuando la propia página web (link) de la Pía Unión San Pablo Apóstol, a cuyo obispo Rojas se someterá a partir de ahora (según sus propias palabras), dice las hermosas palabras de la obra de Mons. Thuc:

«…casi todos los “fieles” se centran en la desastrosa elección que Mons. Thuc hizo, de los cuatros famosos Obispos, como son Fray Louis Michel Bertrand Mons. P. Guerard Des Lauriers OP, el desastroso mestizo Mons. Moisés Carmona Rivera…. no así Fray Adolfo Zamora OM que jamás confirió órdenes) y sus desastrosas consecuencias para la Iglesia de Cristo, en Toullon (Francia) el fatídico día del 17 de mayo de 1981, donde fueron Consagrados Obispos de una manera grotesca

Y más abajo en la misma página dice:

«Como podemos ver la elección de Mons. Thuc no pudo ser más nefasta y traer peores consecuencias, como las que estamos sufriendo actualmente.»

Sigue leyendo

Una nota para John Salza: La herejía “separa” automáticamente a uno de la iglesia

Fuente

20 de junio de 2017 por Steven Speray

El viernes 9 de junio de 2017, The Remnant Newspaper Blog publicó la nota de John Salza para los sedevacantistas: la herejía no separa automáticamente a nadie de la Iglesia. [1] En su artículo de 5.404 palabras, Salza hace el mayor argumento tonto contra el sedevacantismo que he visto hasta la fecha.

Habría hecho un comentario en el blog de Remnant, pero tienen un largo historial de no publicar mis comentarios. Por lo tanto, estoy publicando mi propio artículo de contrapunto.

Salza comienza su artículo citando la enseñanza relevante del Papa Pío XII:

Porque no toda ofensa, aunque pueda ser un mal grave, es tal que por su propia naturaleza separa a un hombre del Cuerpo de la Iglesia, como ocurre con el cisma, la herejía o la apostasía.

En el pasado, Salza argumentó que el “delito”, al que se refería el Papa Pío XII, debería traducirse como “crimen”. Y ese crimen tiene que ser establecido por la Iglesia y solo entonces se entiende que la persona que cometió el crimen de herejía está separada del Cuerpo de la Iglesia por su naturaleza. Salza escribe:

El Papa Pío XII se refiere a la “ofensa” o CRIMEN (no PECADO) de herejía, que separa a uno del Cuerpo de la Iglesia, después de que la Iglesia ha probado los elementos formales y materiales. Una vez que se ha establecido el crimen, el hereje es automáticamente separado del CUERPO (no ALMA) de la Iglesia sin más declaración (aunque la mayoría de los teólogos sostienen que la Iglesia también debe emitir una declaración de privación). [2]

Respondí a ese argumento el 19 de febrero de 2016 en un artículo titulado El pecado de la herejía: por qué John Salza y Robert Siscoe se equivocan (Parte II).

Ahora Salza introduce un nuevo argumento que difiere de su antiguo argumento:

Afirmamos que la herejía, por su naturaleza, separa a uno de la Iglesia espiritualmente (quoad se), y también dispone que uno sea separado legalmente (quoad nos, por las autoridades de la Iglesia). Dicho de otra manera, la herejía, por su naturaleza, corta formalmente el vínculo espiritual y dispositivamente el vínculo legal. Como dijo Van Noort, “la herejía interna, puesto que destruye esa unidad interior de fe de la que nace la unidad de profesión, separa a uno del cuerpo de la Iglesia de manera dispositiva, pero todavía no formalmente”. [3]

Sigue leyendo

Comunicado de Mons. Squetino

A MODO DE ACLARACIÓN

Por medio de este escrito, yo, Monseñor Juan José Squetino Schattenhofer quiero aclarar algunos puntos de conflicto que surgieron los primeros días del año en curso alrededor de David Martínez, editor y director del blog Cuba Católica, en los cuales también yo me vi involucrado.

En un principio, cuando me enteré, pensé no tomar parte en ellos, pues realmente, no tenía idea de lo que estaba pasando ya que desde hace bastante tiempo no entro en el mundo de internet y tampoco me interesa ya mucho. Pero creo que hay cosas que aclarar para cerrar ciertas discusiones interminables en las que hablaron por mí y me incluyeron sin yo tener ninguna parte.

Primero:

Yo nunca excomulgué a David Martínez, no tengo motivos para hacerlo.

Su postura sobre la vacuna del covid-19, que no es la misma que he asumido yo, no es motivo para tacharlo de hereje.

Más allá de las diferencias personales que podamos tener, diferencias que podemos arreglar en privado y cristianamente (y no publicando y ventilando todos los conflictos sin discreción alguna ni prudencia como se hace a menudo en el mundo virtual de internet), no tengo problemas con él y, es más, tenemos la misma doctrina con respecto al estado actual de la Iglesia.

Sigue leyendo

Un Papa como hereje “manifiesto” o “público”

Fuente

PREGUNTA: En 2004, la publicación canadiense de la FSSPX “Communicantes” publicó “Sedevacantism”, una larga crítica de esa posición por parte del P. Dominique Boulet. Uno de sus principales argumentos contra el sedevacantismo fue que, independientemente de lo que se pueda pensar sobre los papas posconciliares, en realidad no son herejes “manifiestos”, “públicos” o “notorios”, como el derecho canónico entiende esos términos.

¿Cuál es su respuesta a esto? ¿Y cómo se definen estos términos?

RESPUESTA: El principio teológico clave detrás del sedevacantismo se encuentra en los tratados de canonistas y teólogos anteriores al Vaticano II y se puede resumir de la siguiente manera: si un Papa como individuo privado abraza alguna herejía y luego la profesa abiertamente a otros de alguna manera – los teólogos utilizan varios términos para caracterizar esta herejía: “pública”, “notoria”, “manifiesta” o “abiertamente divulgada” – se pone fuera de la Iglesia y automáticamente pierde su cargo.

El padre Boulet, como tantos otros polémicos antisedevacantistas, comete dos errores: (1) confunde el pecado de herejía con el crimen de herejía, y (2) confunde términos genéricos aplicados a la herejía antes del Código de Derecho Canónico de 1917 (manifiesta, notoria, pública, etc.) con los significados más específicos que estos términos recibieron después del Código de 1917.

Sigue leyendo

Una refutación de Athanasius Schneider sobre la cuestión del Papa hereje

Fuente

El 20 de marzo del 2019, el obispo auxiliar kazajo del Novus Ordo Athanasius Schneider, inmensamente popular entre los semitradicionalistas, publicó un extenso artículo titulado Sobre la cuestión de un Papa hereje en el sitio web de Rorate Caeli.

Frente a la abrumadora evidencia de que Jorge Bergoglio (“Papa Francisco”) no es católico sino un hereje público, el objetivo de Schneider era encontrar una manera de reconciliar la obstinada adhesión de Bergoglio a la herejía con su reclamo del papado, cuya legitimidad Schneider se niega a cuestionar. En otras palabras: Schneider no podía negar lo obvio, pero de alguna manera todavía necesitaba permitir que el reclamo de Francisco sobre el papado fuera válido, ya que para él el sedevacantismo debe evitarse a toda costa. El resultado fue un desastre teológico que se basa en una presentación sesgada de la historia de la Iglesia y utiliza conceptos inventados como un “Papa semiherético” y “correctores papales“. (Schneider no es ajeno a conceptos teológicos extraños y a la historia falsificada).

Algunos de los sospechosos habituales de la Tierra de la «Resistencia semi-tradicional» inmediatamente se subieron al artículo de Schneider y lo aclamaron como una importante contribución teológica tan necesaria en nuestros días para aclarar los problemas que enfrentamos. Así, por ejemplo, Steve Skojec en «One Peter Five», Taylor Marshall y Timothy Gordon en una discusión en video y, por supuesto, Christopher Ferrara, quien inmediatamente promocionó la pieza de Schneider como una refutación capaz del sedevacantismo. Life Site no tardó en publicar la entrevista obligatoria que normalmente acompaña o sigue a dichos comunicados.

Por supuesto, la razón por la que estas personas quedaron impresionadas con el ensayo del “obispo” no es que encontraron que su argumentación teológica era sólida y verificada en la doctrina católica tradicional. Más bien, Schneider les dio a sus correligionarios precisamente lo que les gusta escuchar, y eso es lo que explica la euforia y la aprobación entre ellos.

Sin embargo, no todos los semi-tradicionalistas se unieron al partido. Por ejemplo, el profesor Roberto de Mattei – él mismo un propagandista de la resistencia que suele estar en sintonía con Schneider – y el resignacionista Louie Verrecchio encontraron la pieza problemática. En una entrevista con Rorate Caeli, de Mattei afirmó que no puede estar de acuerdo con la idea de Schneider de que un Papa no perdería su cargo por herejía, y Verrecchio señaló que “la defensa del obispo Schneider contiene ciertos errores y omisiones obvios, lo que sugiere que la debilidad de su respuesta al hereje Bergoglio está inspirada no solo por la falta de coraje, sino también, quizás, por un déficit en la creencia correcta”.

Sigue leyendo