La Iglesia del Palmar de Troya

La iglesia palmarianatuvo sus orígenes cuando en 1968 comenzaron a ocurrir una serie de supuestas apariciones de la Virgen en Palmar de Troya, pueblo español deAndalucía. Uno de los videntes, Clemente Domínguez Gómez y su hermano de armas, Manuel Alonso Corral pronto comenzaron a dominar el grupo. El movimiento liderado por ellos se institucionalizó, al punto que llegaron a crear una orden religiosa, con sacerdotes ordenados y posteriormente obispos consagrados. Debemos señalar, que al menos las consagraciones episcopales que realizó Mons. Thuc fueron completamente válidas y esto independientemente de las locuras que hayan cometido los miembros de esta secta.

Cuando murió el antipapa Pablo VI, en 1978, Clemente Domínguez declaró que Cristo le había coronado Papa bajo el nombre de Gregorio XVII. La Santa Sede se trasladó al Palmar de Troya fundándose así la Santa Iglesia Católica Apostólica Palmariana.

El primer Papa fue por lo tanto místicamente elegido, pero él eligió a su sucesor Manuel Alonso (Pedro II), que a su vez nombró a Ginés Jesús Hernández Martínez (Gregorio XVIII) como su sucesor, quien actualmente dirige la secta.

Antipapas del Palmar de Troya

  • Clemente Domínguez Gómez (Gregorio XVII, 1978-2005)
  • Manuel Alonso Corral (Pedro II, 2005 – 2011)
  • Ginés Jesús Hernández Martínez (Gregorio XVIII, 2011- 2016)
  • Joseph Odermatt de origen suizo, cuyo nombre de obispo es Eliseo María (2016-…)

 

La ciudad del Palmar de Troya, situada a unos 40 kilómetros al sur de Sevilla fue establecida en el 1930. A finales de 1960, la ciudad contaba con unos 2000 habitantes. Tenía electricidad pero todavía carecía de un doctor en medicina y agua corriente. Fue eclesiásticamente marginal así, que ni tenía sacerdoteresidente ni templo católico de forma permanente. Normalmente venía el cura de un pueblo vecino y celebrara la Misa y demás sacramentos en una casa privada o en un complejo industrial. Pocos habitantes del pueblo iban a misa con regularidad, y el Palmar de Troya era considerado como tierra de misión.

 

El 30 de marzo de 1968, cuatro niñas de la escuela (Ana, Josefa, Rafaela y Ana) entre las edades de once y trece años dijeron haber visto una “muy bella dama” al momento de retirar flores por un lentisco en el campo Alcaparrosa, a menos de un kilómetro del centro de la ciudad. La mujer fue identificada como la Virgen María. A partir de abril 1968 en adelante, la gente supuestamente comenzó a tener experiencias místicas cerca del lentisco. Varias mujeres y los hombres cayeron en trances, alegando que la Virgen María se les aparecía y les hablaba. La mayoría de los videntes no eran nativos del Palmar de Troya, sino que venían de otras localidades de la zona. Los mensajes ¨celestiales recibidos en el Palmar de Troya en esta primera etapa eran a menudo muy breve y generales. La Virgen le dijo a los videntes que todas las personas deben orar con frecuencia el Padre nuestro y el rosario, así como convertirse a la fe católica tradicional, ya que estas eran las únicas formas de aplacar la ira divina y salvar a la humanidad. Las historias sobre las apariciones se extendieron rápidamente a otras partes del país, e incluso en el extranjero. Comenzó a crecer la multitud de personas que visitaba el lugar. En ciertos días, sobre todo en el décimo quinto de cada mes, cuando ¨la Virgen¨solía hacer declaraciones importantes, se contaban por miles.

 

A finales de 1969, Clemente Domínguez (1946-2005) se había convertido en uno de los videntes más influyentes del Palmar de Troya. Después de no haber podido entrar en el seminario para ser sacerdote, se convirtió en un empleado de oficina. Él trabajado para una empresa católica en Sevillapor un tiempo, pero posteriormente fue despedido.

 

Clemente no fuede los videntes que estuvieron desde el principio, pero a partir del verano de 1969, prácticamente todos los días iba al Palmar de Troya junto con su amigo, el abogado Manuel Alonso Corral (1934-2011).

 

Según la hagiografía oficial de la secta palmariana, Clemente tuvo una experiencia extática en el campo de Alcaparrosa el 15 de agosto de 1969, y un mes y medio después, el 30 de septiembre recibió su primera visión de Cristo y del Padre Pío recientemente fallecido en Italia. El 8 de diciembre, comenzó a recibir las visiones de la Virgen María. Aunque Clemente fue el destinatario de las comunicaciones celestiales, fue su amigo Manuel Alonso, quien las grabó en cinta, quien las transcribió y distribuyó a los peregrinos. Está claro que Clemente fue la figura carismática y el destinatario de los mensajes celestiales, mientras que Manuel fue el organizador.

 

En varias apariciones, la Virgen y Cristo le hicieron saber que sólo había una Misa verdadera: el rito tridentino. El Novus Ordo promulgado en 1969 era una blasfemia. Por ello, el rito tridentino debía ser reintegrado.

 

Observemos que la entidad que se le aparece a Clemente, dice verdades muy ciertas, lo que nos podría inducir a tener por ciertas dichas apariciones. Sin embargo, por la evolución de las apariciones y del grupo que creó este vidente, podemos estar seguros de que no pudieron haber venido de Dios tales apariciones. El demonio es muy astuto, y a veces necesita decir algunas verdades a pesar suyo, para confundir a los videntesy asegurarse la confianza para los posteriores mensajes que dará, que son los verdaderamente siniestros y luciferinos. Esto es propio de las falsas apariciones: primero empiezan muy bien con mensajes dignísimos de crédito para cualquier católico pero luego terminan heretizando o incluso blasfemando, como el caso de la falsa aparición de Medjugorjedone la entidad que se le aparece a los videntes ha llegado a decir que ¨su hijo ama todas las religiones¨, promoviendo así la herejía del Vaticano II: el ecumenismo e indiferentismo religioso.

 

Otro tema que dijo la entidad a Clemente fue que los masones y comunistas se habían infiltrado en la Iglesia católica en todos los niveles. Una vez más, una verdad de hierro. Sin embargo, según Clemente, Pablo VI estaba libre de culpa porque según él ¨¨estaba drogado y secuestrado¨. Durante la década de 1970, Clemente Domínguez siguió recibiendo nuevos mensajes ¨celestiales¨, los que fueron registrados, escritos, copiados y repartidos por Manuel Alonso. Algunos de ellos fueron traducidos al inglés, francés y alemán, con el objetivo de ser difundidos más allá de las fronteras españolas.

Para ser capaces de realizar viajes de misión e institucionalizar el movimiento, se necesitaba financiación. Debido a esto, Manuel Alonso hizo una buena recaudación de fondos convenciendo a muchas personas adineradas para que aportaran grandes sumas. Gracias a esta afluencia de capital Clemente y Manuel pudieron viajar ampliamente a ambos lados del Atlántico. A partir de 1971, pasaron por Europa Occidental, Estados Unidos ya varios países de América Latina con el objetivo de ganar gente para la causa palmariana.

 

Palmar de Troya pertenecía a la archidiócesis de Sevilla y pronto se hizo evidente que los palmarianos no podían contar con ningún apoyo del arzobispo, el cardenal José María Bueno Monreal, quien de todo corazón había abrazado las reformas heréticas del Vaticano II y las aplicaba sistemáticamente en la diócesis que usurpaba.Por lo tanto, él no era ciertamente ningún socio ideal para un grupo de católicos tradicionalistas que veían en el Concilio la raíz principal de los males.

 

Durante dos años, sin embargo, el arzobispo modernistaBueno Monrealno hizo ninguna declaración oficial sobre los acontecimientos, pero un flujo constante de peregrinos venía al Palmar de Troya. Se informó que 40.000 personas estuvieron presentes el 15 de mayo de 1970. Tres días después de esto, Bueno Monreal publicó un documento, donde se comentaban brevemente estos sucesos. Él no tuvo en menor escrúpulo en afirmar que dichos eventos eran signo de “la histeria colectiva y supersticiosa“. La declaración del arzobispo Bueno sobre el Palmar de Troya fue repetida en 1972. En un decreto, él expresamente prohibía todo tipo de culto público en el campo Alcaparrosa y proscribió que los sacerdotes católicos estuvieran presentes y mucho menos que celebraran algún servicio religioso allí.

 

Hay, sin embargo, evidencia clara de que algunos sacerdotes católicos estuvieron presentes en Palmar de Troya, tanto antes como después de las denuncias del arzobispo, y que Misas Tridentinas se celebraban regularmente en el sitio desde 1969 en adelante. Los videntes y los líderes del creciente movimiento eran laicos en la década de 1970. Fruto de una buena recaudación de fondos, en 1974 Clemente y Manuel compraron el lugar de las apariciones y por lo tanto pasaron a controlar el movimiento. Después de la compra, se construyó un santuario.

 

En una visión del 30 de noviembre de 1975, la Virgen María y Cristole anunciaron a Clemente la próxima fundación de una nueva orden religiosa que reemplazaría todas las existentes. La nueva Orden Palmariana de los Carmelitas de la Santa Faz, fue efectivamente fundada el 22 de diciembre de 1975. Se incluyó cuatro clases de miembros: sacerdotes, hermanos, hermanas y terciarios. Los palmarianostodavía carecían de sacerdotes propios, y por supuesto el arzobispo de Sevilla Bueno no iba a conferirles el sacerdocio a ninguno de ellos.

Sin embargo, era imperativo para que el grupo pudiera reclamar la sucesión apostólica.

La solución al problema de la ordenación fue solucionada por el arzobispo vietnamita Pierre-Martin Ngo-Dinh-Thuc (1897-1984).Thucfue consagrado obispo en 1938 y se convirtió en arzobispo de Hue en 1960. Mientras vivía en Europa, fue reemplazado en Hue y en su lugar fue hezho arzobispo titular de Bulla Regia.

 

Sin embargo, en realidad sirvió como pastor asistente en una pequeña ciudad italiana, muy molesto y desconcertado por los cambios en la Iglesia postconciliar. Arzobispo Thuc vino al Palmar de Troya a través de la mediación de Maurice Revaz, que enseñó derecho canónico en el seminario de Ecônede la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X. Revaz convenció Thuc que él había sido elegido por la Virgen para salvar a la Iglesia Católica de la perdición. En corto plazo, el prelado vietnamita, por tanto, viajó a Sevilla y al Palmar de Troya.En la noche de Año Nuevo en 1976, ordenó a Clemente Domínguez, a Manuel Alonso, y a otros dos hombres al sacerdocio. Las ordenaciones sacerdotales, sin embargo, eran sólo el preludio. Menos de dos semanas después, el 11 de enero de 1976, Thuc consagrócomo obispos a cinco de los palmarianos, incluyendo a Clemente y a Manuel. Con las consagraciones episcopales, los palmarianos habían asegurado su gran pretensión, y ahora que tenían la sucesión apostólica ya podían empezar a consagrar obispos de su propia cuenta.

 

Mientras que la jerarquía local había tardado en comentar sobre las apariciones, su reacción a las ordenaciones y consagraciones fue inmediata. Siguiendo las consagraciones episcopales, el arzobispo modernista Bueno las declaró como irregulares y a todos los involucrados suspendidos a divinis y por lo tanto excluidos de realizar cualquier acto clerical, mientras que una vez más denunció las supuestas apariciones del Palmar de Troya.

 

En 15 de enero el nuncio del Vaticano modernista, Luigi Dadaglio, fue a Sevilla, donde declaró a los obispos palmarianos y al arzobispo Thuccomo excomulgados (ipso facto) por haber llevado a cabo dichas consagraciones en ausencia de permiso de la Santa Sede y del obispo del lugar.

 

En septiembre de 1976, la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe en Roma declaró a los clérigos suspendidos ipso iure (de acuerdo con Canon Ley), pero no hizo ninguna declaración clara sobre si las consagraciones eran válidas.

 

Para 1976, los Palmarianos ya habían desarrollado una jerarquía eclesiástica, y en menos de dos años consagraron 91 obispos. La mayoría de ellos eran de Irlanda y España, mientras que otros vinieron de varios países de Américay Europa. El procedimiento normal en este período fue que Clemente afirmó haber recibido una aparición privada de la Virgen o el Cristo, pidiéndole consagrar más obispos. Un efecto de este modus operandi era que los varones que entraban como frailes en los Carmelitas de la Santa Faz podrían convertirse en obispos dentro de meses, semanas o incluso días. Una pequeña minoría de los obispos palmarianos habían sido sacerdotes católicos, otros habían asistido a seminario, mientras que la mayoría eran jóvenes laicos. En este momento, los Palmarianos no se consideraban a sí mismos como una iglesia separada, sino como uno de los pocos seguidores verdaderos de la Iglesia Católica Romana.

 

A comienzos de la década de 1970, Clemente Domínguez ya afirmó que Pablo VI sería sucedido por un verdadero Papa y un antipapa. En 1976, el mensaje se hizo aún más concreto, y se dijo que habría un tiempo cuando la Iglesia católica romana no estaría más. En cuanto a la situación del antipapa Pablo VI, las historias Palmarian cambiado con el tiempo. Algunos afirmaban que era drogado o que fue reemplazado por un actor. Al mismo tiempo, afirmaron que Pablo VI en persona no tardaría en llegar al Palmar de Troya para dirigir su episcopado fiel, escapando así a la curia de Roma.

 

Pablo VI murió el 6 de agosto de 1978. En ese momento, Clemente estaba en Bogotá junto a un grupo de obispos. Apenas unas horas después de la desaparición de Pablo VI, Clemente afirmó ser declarado Papa por intervención divina directa, tomando el nombre de Gregorio XVII. Habiendo regresado a Sevilla, el 9 de agosto, proclamó que la Santa Sede se había trasladado de Roma al Palmar de Troya. La época romana de la iglesia había terminado y la Iglesia Católica Apostólica Palmariana se estableció.

 

Las actividades de la iglesia palmariana de ninguna manera se limitaban a España. A principios de la década de 1980, hubo obispos misioneros en Francia, Alemania, Austria, Suiza, Irlanda, Gran Bretaña, Nigeria, pero también en los Estados Unidos, Canadá y en varios países en el Caribe y América Latina, especialmente Argentina, México, Costa Rica, Perú, Chile y Colombia. En Oceanía, hubo comunidades en Australia y Nueva Zelanda. Algunos de estos lugares tenían capillas separadas y clérigos residentes. En la mayoría de los lugares, sin embargo, los Palmarianos formaron los llamados cenáculos en casas particulares queeran visitados por el clero de forma poco frecuente. Es difícil estimar la membresía a finales de 1970 y principios de 1980, pero debe haber ascendido a unos pocos mil.

 

No hay documentos oficiales que muestren el aumento de miembros en la Iglesia Palmariana. Aun así, para los obispos, hay datos internos que dan una clara indicación. En general, 192 los hombres fueron consagrados obispos Palmarianos entre 1976 y la muerte de Gregorio XVII en 2005. Durante estas tres décadas, no menos que 133 han abandonado la secta, ya sea porque han sido expulsados o porque la han dejado voluntariamente. Veintisiete de estos obispos han muerto dentro del movimiento y sólo 32 permanecieron a partir de 2005.

La rama femenina de la orden, que en su apogeo incluyó a más de un centenar de monjas, pero descendió a unas treinta o cuarenta para el 2005, y el descenso continúa. Durante la existencia de la iglesia Palmariana, muchos obispos, sacerdotes, monjas y laicos han dejado la iglesia voluntariamente o han sido excomulgados, mientras que nuevas personas han entrado. La mayoría de los nuevos miembros son hijos de parejas palmarianas y no personas que vienen de fuera.

 

Afinales de 1990 y principios de 2000 fue una época muy turbulenta en la iglesia, llena de secesiones y expulsiones. La crisis tiene que ver no sólo con las nuevas enseñanzas de la iglesia, sino también con el comportamiento del papa y otros líderes.La moral del papa se convirtió en un tema de discordia. En 1997, Gregorio XVII al parecer hizo una declaración pública, confesando que había pecado contra el voto de castidad durante su tiempo como el líder de la orden. En la misma ocasión, también confesó haber tenido hábitos inmoderados en la bebida y comida. En un sermón de tres años más tarde, el Papa hace clara referencia a su antiguo comportamiento aberrante, pero afirmó que tenía remendado sus caminos.

 

La Historia Sagrada en cinco volúmenes, también conocida como la Biblia Palmariana, impresa en 2001, se convirtió en otro punto muy grave de la discordia. Era una remodelación completa y detallada de los libros bíblicos basados en las revelaciones privadas de Gregorio XVII.

 

El objetivo de la revisión fue establecer el ¨verdadero significado¨ de los textos, tal y como el autor divino los había concebido. Cuando la nueva Biblia se hizo pública, los fieles recibieron la orden de destruir sus Biblias tradicionales y sólo leer la versión palmariana. La crítica contra este desarrollo condujo a nuevas secesiones y excomuniones.

 

Curiosamente, en el momento de las secesiones y expulsiones, hubo una característica en el comportamiento religioso del Papa que cambió. Desde que el ConcilioPalmariano fue inaugurado en 1980, cuando la enseñanza palmariana se había convertido en más formalizada e institucionalizada, Gregorio XVII nunca más había caído en el éxtasis en público ni había recibido mensajes celestiales ante los ojos de los fieles. Sin embargo, volvió a suceder después del 2000.

 

Estos éxtasis públicos eran sin duda una manera de presentar evidencia de que Cristo y la Virgen estabande parte de Gregorio, defendiendo así su autoridad papal. De acuerdo al Papa, los miembros de la iglesia visible bajo su gobierno absoluto eran aptos para entrar en el arca de la salvación, cuyas puertas luego serían cerradas. En su opinión, la iglesia militante es minúscula y se compone de las personas que obedecen a la voluntad divina y papal.

 

La Semana Santa de 2005 fue un momento crucial en la historia de la Iglesia Palmariana, pues como Gregorio XVII murió el 21 de marzo, no hubo cónclave ya que él había nombrado a su sucesor: el Padre Isidoro María (Manuel Alonso). Este último fue coronado el 24 de marzo, con el nombre papaldePedro II. En sus primeras letrasapostólicas, el nuevo Papa defendió su posición como el verdadero sucesor de Gregorio XVII ¨el Muy Grande¨, quien fue canonizado inmediatamente. Pedro II nunca afirmó recibir cualquier aparición privada y tuvo como objetivo defender la Enseñanzas Palmarianas.

 

Bajo Pedro II, la iglesia palmariana se hizo más cerrada y exclusiva que antes, incluso si se trataba de una cuestión de grado y no de clase. Mensajes acerca de necesidad de romper con el mundo circundante y vivir de acuerdo a las estrictas normas palmarianas han estado presentes en todas las cartas apostólicas. En varias ocasiones, Pedro II reiteró la idea de que la Iglesia Palmariana es la única esperanza en un mundo totalmente dominado por Satanás. No sólo los “apóstatas”, sino también los miembros tibios eran acusados de destruir la Iglesia desde dentro. Durante el pontificado de Pedro II, el número de regulaciones detalladas aumentó considerablemente. Muchos de ellos tienen que ver con la ropa.

Manuel Alonso Corral – Antipapa Pedro II

A los miembros de la Secta no se les permite votar en las elecciones generales o entrar a los templos de otras iglesias o denominaciones. También tienen prohibido asistir a bautizos, bodas o funerales de los no palmarianos, incluyendo parientes cercanos. Incluso, de mayor alcance es la prohibición general de hablar a la gente que no se vistesegún las normas palmarianas, o a los no palmarianos en general. Los miembros deben destruir sus televisores, vídeos, teléfonos móviles y computadoras con el fin de no ser infectados por la “lepra moral repugnante del mundo”, como el Papa lo expresó.

 

Siempre ha sido difícil saber exactamente cómo los palmarianos han podido reunir sus fondos económicos a pesar de ser un pequeño grupo. Durante los años 1970, 1980 y hasta cierto punto en la década de 1990, la iglesia fue muy rica gracias a las donaciones de miembros y benefactores. La gente pagaba parte de su salario a la iglesia, y les eran dejadas muchas herencias.Con dicho dinero, los líderes adquirieron diez edificios en el centro de la ciudad de Sevilla, que sirvió de sede y conventos. También fueron capaces de construir la enorme iglesia en el lugar de las apariciones, la Catedral-Basílica de Nuestra Virgen Coronada de El Palmar, que es uno de los templos más grandes construidos en la España del siglo XX.
Se estima que el costo de dicha Basílica es de al menos 100 millones Euros, y probablemente mucho más.

 

Debido a la disminución de los ingresos a finales de 1990, la palmarianos vendieron los edificios que tenían en Sevilla en el 2003. En ese momento, el clero se fue a vivir para el Palmar de Troya, donde la orden se había comprado una veintena de casas en 1970. Los nuevos edificios se construyeron alrededor de la catedral. A partir de entonces, el Palmar de Troya se convirtió no solo en el centro espiritual de la iglesia, sino también residencial.

 

Después de seis años en el cargo, Pedro II murió el 15 de julio de 2011. Su sucesor fue Obispo Sergio María, el ex militar Ginés Jesús Hernández Martínez (nacido en 1959). Fue nombrado públicamente el sucesor de Pedro II el 3 de marzo de 2011. El nuevo Papa Palmariano fue coronado el 17 de julio, tomando el nombre de Gregorio XVIII. Poco después de la coronación, el nuevo Papa convocó a un nuevo concilio palmariano que comenzó en enero del 2012. Durante el pontificado de Gregorio XVIII, la economía palmariana parece haber mejorado considerablemente. Después de un largo estancamiento de una década, el trabajo en la catedral se aceleró y para el año 2014, los trabajos de construcción que se habían iniciado en 1978 ya habían terminado.

Aunque parece que hay dinero nuevo en el Palmar, el número de miembros de sigue siendo muy bajo, probablemente no exceda los mil.Se concentran en España (Palmar de Troya) e Irlanda (Dublín), pero hay comunidades palmarianas en muchos otros lugares también, entre ellos Estados Unidos, Alemania, Suiza y Austria.

 

En una de sus grandes fiestas religiosas, el 1 de enero de 2015, se permitió que los periodistas entraran a la Basílica. Uno de ellos mencionó que sólo veinte monjas estaban presentes, menos de una quinta parte de la cantidad que solía tener cuando la iglesia estaba en su punto más fuerte. Es un claro indicio de una crisis de miembros permanente. Sin embargo, debido al gran secreto, es muy difícil obtener una estadística segura sobre el estado de cosas.

Así como la Iglesia Católica Romana, los palmarianos sostienen que Cristo instituyó los siete sacramentos. Sin embargo, también enseñan que en estos tiempos finaleslas elecciones al papado son un octavo sacramento invisible, directamente conferido por Cristo. Un aspectooriginal de la teología sacramental palmariana es que la Virgen “entroniza” una gotade su sangre a los fieles en el bautismo o la conversión. Esta gota puede ser fortalecida, disminuida o eliminada por completo según el estado moral del individuo. Los sacramentos también “entronizan” un pedazo del Corazón de Cristo en los fieles.

 

El bautismo es la puerta de la iglesia y los demás sacramentos, y los niños deben preferentemente ser bautizados dentro de los ocho días de su nacimiento. Por el bautismo, el niño (o adulto) recibe de María una gota de sangre, que quita el pecado original. El bautismopalmariano tiene un carácter imborrable, pero la fuerza de la gota de sangre puede ser debilitada. El sacramento de la confirmación idealmente debe administrarse poco después del bautismo. Fortalece la gota de sangre y hace que el individuo sea más fuerte en su lucha contra Satanás. Si una persona comete un pecado mortal, la gota de sangre de María desaparece. La confesión es la manera de volver a entrar en el estado de gracia.

 

La eucaristía es el sacramento más importante para los palmarianos. En sus primeros decretos papales en 1978, Gregorio XVII declaró que el único rito que debía utilizarse era la misa tridentina de Pío V, promulgada en 1570. Poco después, sin embargo, introdujo varios elementos nuevos, y el 9 de octubre de 1983, el Papa instituyó una nuevo ordinario de la Misa Palmariana, mucho más breveque se reduce al ofertorio, la consagración y la comunión sacrificial tomada por el sacerdote. Según la doctrina palmariana, el cuerpo, el alma y la sangre de Cristo y de María están presentes en el pan y el vino consagrados. La comunión sólo debe ser tomada en la lengua y de rodillas. Una vez más, vemos que en esto conservan vestigios de fe católica tradicional.

El quinto sacramento de la iglesia, la extrema unción, fortalece la relación de los fieles con Cristo y María, y aumentala gota de sangre de la Virgen.En el Iglesia Palmariana, hay tres grados de la ordenación clerical: diácono, sacerdote y obispo. En la ordenación, el sacerdote queda habitado por el alma de Cristo, visto en forma de una cruz radiante. El séptimo sacramento palmariano es el matrimonio. Su principal objetivo es la procreación para dar nuevos miembros a la iglesia. Aun así, la virginidad es el estado preferido.

 

A través de los años, la Secta ha canonizado un gran número de personas. Sólo en el período entre 1978 y 1980, unas 1.400 fueron declaradas santos por Gregorio XVII.La gran mayoría son españoles. Una categoría importante de santos palmarianosson los obispos, sacerdotes y monjas asesinados durante la Guerra Civil española.

 

Entre los santos canonizados en 1978 está Francisco Franco yJosé Antonio Primo de Rivera. También algunos mártires ingleses asesinados durante las persecuciones protestantes a los católicos del siglo XVI y XVII, al igual que los misioneros que murieron en China e Indochina. Finalmente, Gregorio XVII canonizó a muchos mártires irlandeses que murieron a causa de su fe católica.

 

De 1976 en adelante, los palmarianos consagraron un gran número de obispos.

Existían sacerdotes palmarianos, pero fueron superados en número por los obispos. A la fundación de la iglesia en 1978, la mayoría de los obispos se hicieron los cardenales, que eran miembros de una curia,encabezada por el secretario de Estado, el Padre Isidoro María.El número tres en lajerarquía de la secta era el Vice-secretario de Estado, el Padre Elías María, hasta su muerte en 1997. Un cuarto líder influyente fue el padre de Leandro Camilo Estévez Puga, que murió en 1999. En 1987, el Papa Gregorio anunció que desde 1978 se habían elevado noventa y ocho obispos al cardenalato. De los obispos cardenales, algunos eran vicarios generales a cargo de la liturgia, culto, vocaciones, misiones, la propagación de la fe y de la Inquisición. Sin embargo, en 1995, Gregorio XVII suprimió el cardenalato, y en el año 2000 se nombró al Padre Isidoro María como su sucesor.

 

Tras la muerte de Gregorio en 2005, el Padre Isidoro María se convirtió en Papa, tomando el nombre de Pedro II. Durante Pontificado de Pedro II, el padre Sergio María fue el Secretario de Estado y fue elegido como su sucesor. A la muerte de Pedro en 2011, le sucedió como Papa.

 

En los primeros años, había cerca de un centenar de monjas de la Orden Carmelita de la Santa Faz, que vivió una vida de estricta clausura. Fueron conducidos por una madre superiora, visto como unaco-General de la Orden. Las fuentes disponibles dicen poco sobre su papel.

 

A pesar de su condena general del mundo exterior, la iglesia Palmarianaquiso ser oficialmente reconocida como grupo religioso. A raíz de la promulgación de la ley española sobre libertad religiosa en 1980, en 1981 y varios momentos después, los palmarianosaplican para la inscripción en el registro oficial español de las asociaciones religiosas. Sin embargo, se les negó en varias ocasiones la inscripción por el Ministerio de Justicia, entre otras razones porque el término “católico” fue controlado por la Iglesia Católica modernista. En aplicaciones posteriores, por lo tanto introdujo un nuevo nombre oficial, Iglesia Cristiana Palmariana de los Carmelitas de la Santa Faz. En el contexto oficial, entonces, la iglesia no hizo uso de la etiqueta “católica” sino más bien “cristiana”.

 

En 1985, los palmarianos apelaron contra las decisiones del Ministerio a la Corte Suprema de España. Al principio, la Corte falló en contra de ellos. Sin embargo, el 2 de noviembre de 1987, la Corte decidió que la iglesia palmariana podría ser inscrita, ya que cumplía todos los requisitos formales de una asociación religiosa. Esta la decisión fue criticada en los medios de comunicación españoles porque miraban a los palmarianos como una secta peligrosa.

 

Aunque Clemente Domínguez y sus seguidores tomaron físicamente el lugar de las apariciones en 1974 y dominaron rápido el desarrollo de un movimiento con su propia iglesia palmariana, la mayoría de los videntes se distanció claramente de ellos, ya que no querían otro papa y una nueva iglesia. Hoy en día, se puede ver una cruz blanca con una foto del antipapa modernista Francisco a las afueras de los altos muros de la iglesia palmariana. Esa Cruz Blanca es el sitio de reunión para los videntes que no pertenecen a la iglesia palmariana. Según datos propios del grupo, una docena de personas se reúnen allí cada día de la semana para rezar el rosario. En los fines de semana, llegan a ser unas cuarenta personas. En Pascua, sin embargo, se reúnen unas doscientas personas en el sitio, incluyendo peregrinos procedentes del extranjero.

 

Según el sitio web del grupo, el número de apariciones en la Cruz Blanca y en su capilla, Santuario del Corazón de María, a través de las décadas se estima a aproximadamente 10.000 hasta la fecha. Al principio, varios de los antiguos videntes afirmaron recibir comunicaciones celestiales de la Cruz Blanca, entre ellos Pepe Cayetano y Manuel Fernández, pero en los últimos años, sólo Rosario Arenillas afirma recibir mensajes. Hasta su muerte en 2005, el grupo fue dirigido por Félix Arana, ex Sacerdote católico, quien en 1976 fue consagrado obispo Palmariano. Arana se desempeñó como líder espiritual de la Cruz Blanca. Grabó los mensajes de los videntes, los transcribió, publicó e interpretó. Él también celebró la misa tridentina en la capilla a diario.

 

Cristo y la Virgen son los que con mayor frecuencia han aparecido a los videntes de la Cruz Blanca, seguido por San José y el Padre Pío. Los mensajes tienen a menudo una claro componente apocalíptico. Son muy crítico de la iglesia católica moderna, afirmando que ha sido casi destruida tras el Concilio Vaticano II y que la mayoría de los sacerdotes y obispos son herejes. Sin embargo, dicen que al papa no se le puede culpar, ya que sus mensajes son falsificados por la curia. Así pues, los videntes de la Cruz Blanca afirman que los antipapas modernistas del Vaticano II son legítimos pontífices de la Iglesia. Afirman que la Santa Sede será usurpada por el Anticristo, y que grandes guerras y catástrofes precederán la Segunda Venida de Cristo. En esto situación, el papel de los fieles es orar por el pontífice y la iglesia, para que el fin del mundo sea evitado. La única relación del grupo de la Cruz Blanca con la iglesia palmariana, denominado por ellos como “la secta de Clemente” es que oran para que regresen a la Iglesia Católica (la modernista). Sin embargo, como se puede observar, el contenido de los mensajes en la Cruz Blanca es similares a los que Clemente recibió durante la primera mitad de la década de 1970.

 

Un paso importante en la historia de la iglesia palmariana fue tomada el 7 de noviembre del 2000, cuando Gregorio XVII expulsóno menos de dieciocho obispos y de siete monjas, acusándolos de herejía y de planear derrocar al Papa. Algunos de los excomulgadoscomenzaron una comunidad palmariana independiente en Archidona, Andalucía, y otros seguirían más tarde. A pesar de que consideraban las primeras aparicionesa Clemente como verdaderas y creían que Gregorio XVIIciertamente había sido el verdadero Papa, después de la publicación de la Biblia Palmariana, o incluso desde mediados de 1990, lo llegaron a considerar como un hereje demente que había perdido su autoridadpapal. El grupo disidente fue muy crítico con la decisión de Gregorio de haber suprimido el cardenalato en 1995. Otros disidentes se opusieron a su decisión en el 2000 de nombrar al Padre Isidoro María como su sucesor, quitando la posibilidad de un cónclave. Como Gregorio e Isidoro María fueron considerados herejes manifiestos, el grupo deArchidonapostula que la Santa Sede está vacante.

Actualización del 3 de mayo del 2016:

Joseph Odermatt, el «papa» suizo de El Palmar de Troya

Fuente: http://www.utreradigital.com/web/2016/04/27/joseph-odermatt-el-papa-suizo-de-el-palmar-de-troya/

pedroiii-2-250x140

A pesar del férreo secretismo que suele rodear a la secta de El Palmar de Troya, se van conociendo algunos datos sobre el cambio de ciclo que estos días experimenta la llamada Orden de los Carmelitas de la Santa Faz. Tras la noticia sobre la dimisión del último «papa», publicada en primicia por Utrera Digital, han trascendido algunos detalles del que ya ejerce como su sucesor.

pedro III - iglesia palmariana 2

Bajo el nombre de «Pedro III» se presenta el nuevo líder de la «iglesia palmariana». En realidad, se trata de un suizo llamado Joseph Odermatt que, como obispo de ese colectivo, se hacía llamar Eliseo María. Lo ha explicado el profesor Magnus Lundberg, de la Universidad de Uppsala en Suecia, un gran conocedor de la realidad palmariana, quien comenta que ese hombre ejercía como secretario de estado durante esta última etapa, y que el ya dimitido Gregorio XVIII lo designó como sucesor en 2011, el mismo año en el que éste tomó posesión de su cargo.

Apenas un día ha estado esta secta sin líder. Fue el viernes 22 cuando el anterior «papa» renunciaba y abandonaba el recinto, dejando solamente una carta de despedida a sus fieles en la que afirmaba haber «perdido la fe». Tras esta noticia, el sábado era proclamado el nuevo «papa» del colectivo palmariano.

Según comenta Lundberg, es probable que «Pedro III» continúe «la relajación de las normas que Gregorio XVIII inició durante la última etapa de su papado». Y es que, en enero de este mismo año, el dimitido líder publicó una encíclica en la que hacía referencia al levantamiento de algunas de las reglas de esta secta. En concreto, se refería a las «enseñanzas morales» de la «iglesia palmariana», especialmente «en lo que se refiere a la vestimenta y, en cierta medida, la forma de interactuar con los no palmarianos», según recoge el profesor sueco. Sin embargo, se mantiene «la prohibición de los contactos con los ‘apóstatas’, es decir, que los palmarianos no deben, de ninguna manera, tener contacto con los miembros de la familia ex palmariana».

Como este lunes desvelaba Utrera Digital, Ginés Jesús Hernández –autoproclamado «Gregorio XVIII»- desapareció el viernes sin despedirse de sus fieles argumentando en una carta que había «perdido la fe». Sin embargo, otras informaciones apuntan a que este hombre se habría marchado con una mujer a vivir a Monachil (Granada).

Los miembros de dicha entidad están ahora investigando la situación financiera en la que este murciano, conocido como el «padre Sergio María», ha dejado las arcas de la orden.

Referencias

Para un estudio más detallado sobre los palmarianos, ver el artículo de MagnusLundberg titulado “Palmar de Troya – HolyCatholicApostolicPalmarianChurch”, en el siguiente link:

http://www.wrs.vcu.edu/ARTICLES/PALMARIAN%20CATHOLIC%20CHURCH/PalmarianCatholicChurch.htm

Anuncios

One thought on “La Iglesia del Palmar de Troya

  1. Ese tal Sergio más que su fe, perdió su cabeza y perdera para siempre su alma en lo más profundo del infierno… sea o no verdad esta religión, este tipo se burlo de Dios y de las cosas más sagradas, y no muestra arrepentimiento alguno…que se va a casar con una ex monja palmariana, divorciada…. En casa de herrero cuchillo de palo, o… Haz lo que yo digo y no lo que yo hago… Este piojoso es bipolar, hipócrita total, me da asco, y están buscando un pendejo, que más? Tal vez si siguen probando cles salga de hijo el mismo demonio y ahí nos hacemos palmarianos todos…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s