TRIDENTE

Fuente: https://moimunanblog.wordpress.com/2016/05/15/el-tridente/

Por Nacho Alday

TRIDENTE 

Las puntas del tridente que la Revolución está usando para destruir los restos de Cristiandad que aún subsisten en Europa son:

1 – El islamismo con sus kalasnikov, cinturones explosivos y masacres. 

2 – Los movimientos de izquierda en alianza con ellos como se ha visto en el caso del nuevo alcalde londinense, un musulmándel partido laborista. 

3 – La anti-iglesia, que aparentando ser la Santa Iglesia, predica a los cuatro vientos la claudicación y el entreguismo, como otrora hizo el obispo Oppas en la Península Ibérica, haciendo que las puertas del viejo continente sean abiertas al enemigo. Bergoglio,como se vio en la isla de Lesbos y con el Premio Carlomagno, se suma así a la yihad de una manera muy eficaz. Es exactamente lo opuesto a lo que hizo San Pio V convocando la Cruzada de Lepanto.

¿Se extinguieron los indios taínos en Puerto Rico?

El siguiente video, es una entrevista realizada al historiados puertorriqueño Juan Manuel Delgado acerca de la supuesta extinsión de los indios taínos en Puerto Rico, a raiz de la  conquista española.

Consideramos que los datos y evidencias historicas que aporta este historidador son muy interesantes y en cierta forma inéditos, o por lo menos no tienen tanta fama y reconocimiento como la leyenda negra contraria.

Diferimos con este historiador en su rechazo a la conquista, cuando dice que él se opone a las ¨barbaridades¨ de los conquistadores. Nosotros decimos, como alguien dijo alguna vez: ¨El descubrimiento, conquista y civilización de América por España es el acontecimiento más grande e importante de la historia de la Humanidad, sólo después de la Encarnación de Cristo¨. Y por el hecho de que se hayan cometido ciertos abusos por parte de algunos españoles, no se puede condenar a todos por igual.

 

 

Stalin: la mujer como instrumento

Fuente: http://gaceta.es/noticias/stalin-mujer-instrumento-12072015-1155

Stalin era primario y elemental en materia de sexo, tosco y despótico en materia de afectos, su recorrido sentimental acabó lleno de sangre, como todo en su vida.

Por José Javier Esparza

Lenin era un materialista; quizá sentimental, pero sin el menor asomo de romanticismo ni de pasión. Mussolini era un amante volcánico; nada romántico, pero puramente pasional. Stalin no se parece ni al uno ni al otro: primario y elemental en materia de sexo, tosco y despótico en materia de afectos, su recorrido sentimental acabó lleno de sangre, como todo en su vida.

Poru origen, bastante mísero, Stalin se parece más a Mussolini que a Lenin: nace en la Georgia rusa, pobre y atrasada, hijo de un zapatero alcohólico que le cubre de golpes mientras la madre, quieta, mira sin actuar. Pero Stalin no afronta esa desdicha con el valor personal de Mussolini, sino que el alma se le va llenando de una suerte de resentimiento universal. Tan sumiso como necesitado, Stalin ingresa en el seminario teológico de Tiflis para hacer carrera religiosa; pero, siempre resentido, allí repudia a Dios padre igual que antes había repudiado al zapatero borrachín. Toda esa lamentable sordidez se prolonga con su matrimonio: se casa en 1903 con una joven georgiana, Ekaterina Svanidze, una muchacha convencida de que ha nacido para servir y que de hecho le sirve como una esclava. Esta primera esposa muere en 1907, apenas cuatro años después, dejándole un hijo: Jacobo. Stalin, según parece, les tenía afecto, pero la muerte de Ekaterina no le turbó: ya entonces estaba entregado en cuerpo y alma a la revolución, o mejor dicho, al poder. Y ninguna de las mujeres que desde entonces van a cruzarse en el camino de Stalin dejarán de ser simples instrumentos de su ambición.