El chantaje de la izquierda – (El PSOE provoco la guerra Civil. Todas las pruebas)

Fuente: https://laverdadofende.wordpress.com/2013/06/17/el-chantaje-de-la-izquierda-el-psoe-provoco-la-guerra-civil-las-pruebas/

EL CHANTAJE DE LA IZQUIERDA.

Las falsedades de la Guerra Guerra Civil española.

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN

  1. ALEGANDO FALSOS MOTIVOS
  2. a) El peligro de fascismo en España
  3. b) La violencia de Falange Española
  4. c) Más pretextos
  5. d) No valen consejos: “la suerte está echada”
  6. PREPARARON LA GUERRA CIVIL
  7. DECLARARON LA GUERRA CIVIL
  8. HACER DE ESPAÑA LA SEGUNDA REPÚBLICA SOVIÉTICA DE EUROPA
  9. AL PRECIO QUE FUESE
  10. a) Al precio de continuar la Guerra Civil
  11. b) Al precio de una guerra civil dentro de la Guerra Civil
  12. c) Al precio de fracturar España
  13. FIELES DEFENSORES Y SUMISOS SERVIDORES DE UNA POTENCIA TOTALITARIA
  14. a) Socialistas bajo el influjo y servideumbre de Moscú
  15. b) La URSS Patria del proletariado, Paraíso de felicidad y progreso
  16. c) Fieles defensores de la URSS
  17. d) Represión contra los marxistas no sumisos a Moscú
  18. e) La República democrática de nuevo tipo
  19. IDEOLOGÍA Y RÉGIMEN POLÍTICO BASADO EN EL TERROR Y EN EL GENOCIDIO
  20. DURANTE LA GUERRA CIVIL MINTIERON AL PRINCIPIO
  21. a) Declaración encubierta de la Guerra Civil y silenciarla en caso de fracaso
  22. b) Farsa y pucherazo: febrero de 1936
  23. MINTIERON EN EL INTERMEDIO
  24. a) El fusilamiento del hijo de Largo Caballero
  25. b) La salida de todo el oro y la plata del Banco de España
  26. c) La huida del Gobierno del Frente Popular de Madrid
  27. d) La masacre religiosa
  28. e) Las víctimas del bombardeo de Guernica
  29. MINTIERON AL FINAL
  30. ACOMPLEJADOS Y CONSENTIDORES
  31. LIBERALES O DEMÓCRATAS

CONCLUSIÓN

BIBLIOGRAFÍA

——————————-

INTRODUCCIÓN

Socialistas y comunistas son los máximos responsables de mantener la falsedad histórica sobre la Guerra Civil española.

Fue la decisión mayoritaria del Partido Socialista y de la Unión General de Trabajadores quienes  alegando falsos motivos 1, prepararon 2, y declararon la Guerra Civil 3, cuya finalidad era la toma del Poder y hacer de España la segunda República Soviética de Europa 4, al precio que fuese 5. Fue la mayoría de los socialistas y la totalidad de los comunistas los más fieles defensores y los sumisos servidores de una potencia totalitaria extranjera 6, que basaba su ideología y régimen político en el terror  y en el genocidio 7.

Fue el cinismo y la demagogia el sustento de socialistas y comunistas a lo largo de la Guerra Civil:  mintieron al principio 8, mintieron en el intermedio 9 y mintieron al final 10.

Socialistas y comunistas mantienen esa falsedad histórica como patrimonio de permanente chantaje. Socialistas y comunistas son los máximos responsables; pero no son los únicos, cada cual debe asumir su  parte de responsabilidad, comenzando por los acomplejados y consentidores 11, liberales o demócratas  12.

  1. ALEGANDO FALSOS MOTIVOS
  2. a) El peligro de fascismo en España.

Los principales partidos de la izquierda en España estaban integrados en sus respectivas Internacionales. Los días 18 y 19 de febrero de 1933 se reunió en Zurich la Internacional Socialista:

“UN MANIFIESTO DE LA INTERNACIONAL SOCIALISTA OBRERA ¡A LOS TRABAJADORES DEL MUNDO! Ante el peligro creciente de la reacción y de la guerra, la Internacional Obrera y Socialista declara  hallarse dispuesta a entrar en negociaciones con la Internacional Comunista para una acción en común”.  El Socialista (Órgano de la Ejecutiva del PSOE), 25 de febrero de 1933, portada.

En ese manifiesto la Internacional Socialista alertaba del peligro fascista, denunciaba al “imperialismo japonés”, y que “el progreso del fascismo ha colocado a la cabeza de varios pueblos a las fuerzas nacionalistas y militaristas, Hitler, en Alemania; Mussolini, en Italia; Pilsudski, en Polonia; Horthy, en  Hungría; la dictadura del rey en Yugoslavia, y las dictaduras más o menos disimuladas en los restantes  países de los Balcanes”: ni una palabra sobre España.

El Socialista, 24 de junio de 1933, p. 3: El ministro de Trabajo y líder socialista Francisco Largo Caballero, en un discurso ante las Delegaciones  hispanoamericanas en la Conferencia Internacional del Trabajo celebrada en Ginebra:

“(…) ideología liberal y democrática que pertenece a otros partidos republicanos, pero que no es  esencialmente la nuestra, la del Partido Socialista. (…) no desertaremos de nuestro deber y llevaremos la revolución española a los fines que le señaló la  voluntad popular por todos los medios que para ello sean precisos. Con nosotros, cuando se quiera; sin nosotros, ni un paso. En España, afortunadamente, no hay ningún peligro de que se produzca ese nacionalismo exasperado, porque no existen las causas que se dan en otros países. No hay  un ejército desmovilizado y sin trabajo (…). No hay millones de parados (…). No hay beligerantes de ayer a quienes culpar de las dificultades económicas creadas (…). No hay problemas de raza, y en España no  sabemos bien, ni nos importa, en qué se diferencia un ario de un judío. No hay líderes nacionalistas. Nosotros tuvimos ya una dictadura, pero pasó para siempre a la historia, y no volverá”.

En España en el año 1932 no habian organizaciones fascistas, salvo la organización fascista las JONS, que no tenía ni 25 afiliados. Otra  organización fascista era Falange Española fundada 1 año despues, que en la persona de su fundador José Antonio Primo de  Rivera se opuso en diciembre de 1934 y en septiembre de 1935 a la formación de una Internacional  fascista. En febrero de 1934 se fusionaron Falange Española y las JONS, y 2 años después, en la farsa y  pucherazo electoral de febrero de 1936 obtenían unos escasos 46.466 votos, el 0’34% del electorado.

“El comunismo y el fascismo eran el anverso y el reverso de la misma moneda; pero como el fascismo era la  única fuerza decidida a enfrentarse al comunismo, en marzo de 1934 se desplazan a Italia un grupo de conspiradores monárquicos.  A las cuatro de la tarde del 31 de marzo de 1934 se entrevistan con Mussolini y el mariscal Italo Balbo, el  teniente general en la reserva el monárquico Emilio Barrera Luyando, los carlistas Rafael Olazábal y  Antonio de Lizarza en representación de la Comunión Tradicionalista, y Antonio Goicoechea como jefe del  monárquico Partido de Renovación Española.  El autor que veintiocho meses después encontró el borrador donde Goicoechea escribió lo acordado fue Juan Simeón Vidarte.“ Todos fuimos culpables. Testimonio de un socialista español”. México, 1973, pp., 347 y 348.

En el conocido más tarde como Pacto de Roma, Mussolini se comprometía a facilitar a los monárquicos  españoles armas y dinero. Antonio Lizarza Iribarren. Memorias de la Conspiración 1931-1936. Pamplona, 31954, pp. 24 a 28.

La prensa del Frente Popular lo publicó el 14 de mayo de 1937. Mundo Obrero (Órgano Central del Partido Comunista), 1936: 21 de marzo, portada: “Aunque la Ceda se vista de demócrata, siempre será el partido del fascismo vaticanista”.

21 de abril, portada:“La C.E.D.A. es un partido del fascismo vaticanista El pueblo pide que se disuelva Acción Popular y se encarcele a Gil Robles”.

Sobre la acusación de fascismo a la CEDA, el que fuera vicesecretario y secretario de la Ejecutiva del PSOE  desde 1932 a 1943, Juan Simeón Vedarte Franco confesaba años después: “Con todos sus defectos e incompatibilidades con nosotros, la CEDA buena o mala tenía un programa, quería una constitución política aunque ésta se adaptase a sus conveniencias. Era un partido que deseaba  vivir dentro de una legalidad, aunque ésta no fuera la que España se diera en las Cortes Constituyentes”.  ob. cit. p. 626.

La derecha además de ser acusada de fascista era la que ponía los muertos. Desde enero a noviembre de 1933 fueron asesinados siete militantes de Acción Popular, entre ellos una mujer, Josefa Martín, que por intentar defender a su hermano herido, es tiroteada el 26 de noviembre por el socialista y presidente de la  Casa del Pueblo de Parla, Madrid, muriendo cuatro días después. También fueron asesinados cinco afiliados de la Derecha Regional Valenciana acusada igualmente de fascista.

  1. b) La violencia de Falange Española

Fundada Falange Española, los pistoleros izquierdistas dirigen su punto de mira hacia la nueva organización. A los pocos días de su fundación, el 3 de diciembre de 1933 es asesinado en Zalamea de la  Serena, Badajoz, el panadero y falangista Juan Jara Hidalgo. Hasta llegar a la fecha clave del 10 de junio  de 1934 caen asesinados por izquierdistas, principalmente por militantes de las Juventudes Socialistas, además de Juan Jara, otros dos militantes de Falange y dos afiliados a las JONS, también simpatizantes  de Falange, más otros dos simpatizantes de Falange Española. Todo ello se puede consultar en la obra de Francisco de Asís de la Vega Gonzalo. Aniquilar la Falange. Cronología persecutoria del Nacionalsindicalismo. Oviedo, 2001.

El 10 de junio de 1934 sobre las doce de la mañana, un grupo de jóvenes socialistas se dirigen a los montes de El Pardo, Madrid, para entrenarse en prácticas paramilitares. Unos siete jóvenes falangistas les abuchean, hay intercambio de insultos y sobreviene el enfrentamiento. Juan Cuéllar Campos, estudiante  de 18 años e hijo de un inspector de policía, es acorralado. Los jóvenes socialistas, a patadas, con palos, navajas y a tiros, se ensañan con el joven falangista. Según el parte médico: “Se apreciaron en el cadáver dos heridas de arma blanca en los labios y dos, producidas por bala, en un costado, y desgarros en una  oreja”. ABC, 12 de junio de 1934, p. 17.

En represalia por el brutal asesinato, un grupo de falangistas aguardan a la tarde el regreso de los autocares con los jóvenes socialistas, disparan sobre ellos hiriendo de gravedad a Juana Rico Hernández, modista de 20 años de edad. Anteriormente y a raíz del asesinato del falangista Juan Cuéllar Campos, el ministro de Gobernación, el  republicano radical Rafael Salazar Alonso –“maestro de dictadores fascistas”:

El Socialista, 20 de abril de  1934, p. 3; “invertido político y sexual”: Claridad (Órgano de los bolcheviques y partidarios de Largo Caballero), 25 de julio de 1936, p, 3, y así hasta que fue fusilado por el Gobierno del PSOE: Claridad, 23 de  septiembre de 1936, p. 3.- había ordenado la detención de falangistas y la clausura de todos sus locales.

El ministro de Gobernación prohibió toda manifestación y concentración en el entierro de Juan Cuéllar  Campos, que tuvo que realizarse a primeras horas de la mañana. El 21 de junio era enterrada Juana Rico  Hernández, una multitudinaria manifestación autorizada la convertiría en símbolo de guerra y venganza  por la primera sangre socialista derramada.

  1. c) Más pretextos.

El 19 de noviembre de 1933 iban a celebrar elecciones generales, y según el socialista Gabriel Mario de  Coca, el líder del PSOE Francisco Largo Caballero, “el 9 de noviembre pronunció otro resonante discurso  en Don Benito, donde dijo:

“Tardaremos más o menos, pero no ocultamos que vamos a la Revolución  social. ¿Cómo? (Una voz del público: Como en Rusia) No nos asusta eso. Vamos a la Revolución social, y  habrá que expropiar a la burguesía por la violencia. El día 19 vamos a las urnas, pero no olvidéis que los  hechos nos llevarán a actos en que hemos de necesitar más energía y más decisión que para ir a las urnas.  Hay que evitar que triunfe la reacción, primero en las urnas y luego en la calle. No debemos dejar de  luchar hasta que las torres de los edificios oficiales ondee la bandera roja de la Revolución socialista”.

El Socialista, 10 de noviembre de 1933, contraportada:

“Tenemos que luchar como sea, hasta que en las  torres y en los edificios oficiales ondee, no una bandera tricolor de una República burguesa, sino la  bandera roja de la Revolución socialista”.

El día 13 celebró otro mitin en Albacete, expresándose en parecida violencia de tono:

“El jefe de Acción  Popular decía en un discurso a los católicos que los socialistas admitimos la democracia cuando nos conviene, pero cuando no nos conviene tomamos por el camino más corto. Pues bien, yo tengo que decir con franqueza que es verdad. Si la legalidad no nos sirve, si impide nuestro avance, daremos de lado a la  democracia burguesa e iremos a la conquista revolucionaria del Poder”. Gabriel Mario de Coca. AntiCaballero. Crítica marxista de la bolchevización del Partido Socialista (1930-1936). Madrid, 1936, pp. 119 a  121. El Socialista, 14 de noviembre de 1933, p. 3.

En el discurso electoral de Don Benito, de 9 de noviembre, Largo Caballero dijo:

“Estamos en plena guerra civil. No nos ceguemos. Lo que pasa es que esta guerra no ha tomado aún los  caracteres cruentos que, por fortuna o desgracia, tendrá inexorablemente que tomar. El día 19 vamos a las urnas. Votar es fácil. Basta con tener voluntad. Más no olvidéis que los hechos nos llevarán a actos en que  hemos de necesitar más energía y más decisión que para ir a las urnas”.

Francisco Largo Caballero.  Discurso a los trabajadores. Madrid, 21934 [marzo], p. 121.

En abril de 1933 el gobierno republicano de izquierdas perdía las elecciones municipales parciales. En septiembre sufría otra derrota en las elecciones al Tribunal de Garantías Constitucionales, y los ministros socialistas Francisco Largo Caballero, Indalencio Prieto Tuero y Fernando de los Ríos Urruti, salen del  Gobierno.  El 19 de noviembre se celebraron elecciones generales donde por primera vez en España votaba la mujer. Las elecciones fueron otro fracaso más de las izquierdas:

“Hemos perdido las elecciones y han triunfado las derechas. Estas saben bien que por el simple triunfo  electoral no han ganado la batalla”. Francisco Largo Caballero. ob. cit. p, 142.

El Socialista, 21 de diciembre de 1933, p. 3: El socialista Indalencio Prieto en el Parlamento:

“Decimos, señor Lerroux y señores diputados, desde aquí, al país entero, que públicamente contrae el Partido Socialista el compromiso de desencadenar la revolución”.

El Socialista, 9 de marzo de 1934, portada:

“¿Intenta el gobierno declarar ilegal al Partido Socialista?”.

24 de abril, portada:

“Sólo hay una solución: entregar el Poder al Partido Socialista”.

26 de abril, portada:

“Solución única y a la corta inevitable: ¡Todo el Poder al Partido Socialista!”.

6 de junio, portada:

“La República española ya no es tal República”.

3 de octubre, p. 2

“Todo el Poder para el Partido Socialista, encargado de satisfacer las ansias de la clase obrera, hoy  burlada”.

  1. d) No valen consejos:  “la suerte está echada”

Declaraciones ante el Comité Nacional de la UGT, Comité que se celebró los días 13 al 31 de diciembre de  1933:

“[Andrés] Saborit: ¿Se trata de que hay un peligro inmediato de fascismo? Yo digo que eso seriamente no  hay quien lo diga. Seriamente, en España, después de siete años de dictadura monárquica y militar, no  hay quien lo diga. Lo que ha habido en España es una coalición terrible contra nosotros, no contra la  República. Porque si el movimiento fuera el de hacer frente al fascismo, con los elementos que tengamos, aunque

seamos víctimas, pues ¡que duda cabe! (…). Pero es que no se trata de eso. Se trata de preparar en frío e  inmediatamente un movimiento obrero que una masa dice que sea de tipo social, que el mismo compañero Pretel lo ha dicho tal como lo ha definido el presidente del Partido, la dictadura del proletariado, la toma íntegra del Poder, y yo digo: eso yo no lo voto”.

“[Julián] Besteiro: (…) hay quien cree que vamos a proclamar la República Social en España y el Estado  totalitario socialista, cosa absurda, imposible en muchos países y más imposible todavía en España. Y  muchos compañeros lo creen y además, se da el caso de que se reúnen los comités ejecutivos de la Unión y  del Partido, se toman acuerdos y por encima de esos acuerdos la prensa nuestra dice todo lo contrario y  envenena a los trabajadores y sigue una campaña de captación y de transformación interna del Partido  Socialista y de la Unión para llevarlos a los molinos del comunismo, admirable, con una técnica  asombrosa (…). Hasta el punto que yo creo que no es inconsciencia de camaradas nuestros, yo creo que  hay algún elemento que dirige eso y que lo dirige a sabiendas de que nos ha metido ya espiritualmente  dentro del comunismo a este Partido y a esta Unión que se ha estado matando con el comunismo para  defender su posición, y que hemos traído representantes de la Federación Sindical a nuestro país y los  hemos expuesto a unas graves contingencias y después de todos estos años de lucha, buenamente,  astutamente, abusando de la nerviosidad natural de nuestros camaradas y de la tragedia que otras faltas ha traído en vez de rectificar valerosamente, noblemente, se quiere salir a ese paso con la locura mayor. Y  a eso decimos: no; conste que eso por nosotros no. Que nosotros dejamos aquí bien señalado que por ese camino de locuras decimos a la clase trabajadora que se la lleva al desastre, a la ruina y en último caso se  la lleva al deshonor, porque una clase trabajadora que se deje embaucar de esta manera y arrastrar sin  que haya habido deliberación en los Congresos como debiera haberlo para una cosa transcendental como  era lo otro de la participación ministerial acaba de deshonrarse. De manera que nosotros dejamos bien  sentado aquí, en el Comité Nacional, cual es nuestro punto de vista”.

Al mes siguiente, el 27 de enero de 1934 volvió a reunirse el Comité Nacional de la UGT, donde se impuso la voluntad de los intransigentes bolcheviques de Largo Caballero, y que él mismo recuerda: “ La suerte  está echada. El Partido y la Unión General ya están de acuerdo para organizar un movimiento  revolucionario con un programa concreto al objeto de salir al frente de los manejos reaccionarios”.

Francisco Largo Caballero. Notas históricas de la guerra de España. (Escritos de la República.Edición,  estudio preliminar y notas de Santos Juliá). Madrid, 1985, pp. 80 a 84.

  1. PREPARARON LA GUERRA CIVIL

El Socialista, 3 de enero de 1934, portada:

“¿Concordia? No ¡Guerra de clases! Odio a muerte a la burguesía criminal. ¡Atención al disco rojo!”.

14 de enero Francisco Largo Caballero:

“Vivimos unas horas muy críticas. Y ahora se van a presentar hechos a la clase trabajadora que le  obligarán a adelantar su acción ante los ataques de los elementos reaccionarios. Pero yo lo que digo a los compañeros es lo siguiente: Hemos ido a las elecciones y han triunfado las derechas. Estas saben bien que  por el simple triunfo electoral no han ganado la batalla”. Discurso a los trabajadores, p., 142.

El Socialista, 6 de febrero de 1934, p. 4: El líder socialista Indalencio Prieto:

“Hágase cargo el proletariado del Poder (…) y si es necesario con  nuestra sangre”.

8 de febrero, p. 3: Indalencio Prieto: “(…) nuestro deber, es la revolución, con todos los sacrificios”.

9 de febrero, p. 3:

“La revolución es inevitable. La fuerza moral y la fuerza numérica están de acuerdo con la actitud socialista: adueñarse del Poder. ¿Cómo ha de hacerse esto? ¿Cómo va a ser ese momento inevitable? ¿Cruento o incruento? ¿Sin resistencia  del enemigo o teniendo que recurrir a todo? Eso ya no preocupa ni a quienes hasta ayer eran más  inclinados a la templanza. Sea como sea, la revolución será”.

13 de marzo, portada: Una entrevista a Indalencio Prieto:

“-(…) el Parlamento no tiene la exclusiva de los acontecimientos políticos.

-En efecto, no tiene esa exclusiva. Yo, por ejemplo, confío en que sucesos ajenos al Parlamento echen  abajo todo el plan que tan sagazmente desenvuelven las derechas, con ajenas complicidades. Las  derechas no tienen hoy en su camino más que dos obstáculos: el de los socialistas y el de la Esquerra  catalana. Veremos si en la calle renace con vigor un nuevo republicanismo”.

21 de abril, portada: Mensaje de Largo Caballero a los jóvenes socialistas:

“En España van a ocurrir hechos de tal naturaleza, que es preciso que la clase trabajadora haga más  manifestaciones que justifiquen su actuación en el porvenir. Aprovechando la circunstancia de estar representados aquí los delegados de las Juventudes Socialistas

para decir que yo, que mantengo el criterio que hay que apoderarse del Poder político

revolucionariamente, y que es tonto hacerse la ilusión de que vamos a poder adueñarnos de él de otra forma, tengo que manifestar que la revolución no se hace con gritos de viva el Socialismo, viva el  comunismo y viva el anarquismo. Se hace violentamente, luchando en la calle con el enemigo. No nos diferenciamos en nada de los comunistas.

Hay que crear un ejército revolucionario (…). Y es preciso organizarlo militarmente.

Yo no tengo escrúpulos de decir ante vosotros que hay que organizar nuestro ejército (…) vamos a la  conquista del Poder como sea. ¡Camaradas! Organizad la lucha final. La batalla será cruel y larga”.

“Acta de la reunión conjunta celebrada por las dos Ejecutivas del Partido Socialista y la Unión General de  Trabajadores el 2 de julio de 1934. Se acuerda designar al compañero De Frutos para que comunique al señor Azaña los acuerdos adoptados  y también para que vaya a Barcelona a comunicarlos al presidente de la Generalidad”.

Francisco Largo  Caballero. Notas históricas… pp. 111, 114.

El Socialista, 3 de julio de 1934, p. 2: Manuel Azaña en un discurso ante las Juventudes de Izquierda Republicana:

“La República ha perdido su  rumbo, ha perdido el decoro político, ha perdido la autoridad moral sobre los republicanos. El Gobierno de Cataluña es el único poder republicano que hay en pie en la Península”.

1 de agosto, portada:

“Contra el régimen de terror blanco como el actual no sirven protestas platónicas. Por ello, el Comité  nacional de la Unión General de Trabajadores de España se limita a declarar estar dispuesto a procurar  que la clase trabajadora organizada que representa realice el supremo esfuerzo para dar término con el  régimen de excepción que vive la clase obrera, y recomienda a ésta la más estrecha unión para fines  concretos y definitivos”.

2 de agosto, portada:

“Ahora es tiempo. Pero se engañará quien crea que nos limitaremos a escribir. Hacemos algo más. Pero de  ello no nos es lícito hablar”.

12 de agosto, portada:

Largo Caballero: “Puedo decir que estamos viviendo un período sin equivalente, en la historia política  española de los últimos cincuenta años. A nadie le está permitido amilanarse. Cada cual debe cumplir con su deber. La clase trabajadora emitirá  sentencia sobre lo actual. Si creen que los proletarios van a olvidar el trato que se les da, se equivocan. Yo,  desde luego, les recomiendo que no lo olviden. Y si hay compañeros de memoria débil que lo apunten”.

25 de septiembre, portada:

“Renuncie todo el mundo a la revolución pacífica, que es una utopía. Bendita la guerra contra los  causantes de la ruina de España”.

27 de septiembre, portada:

“La consigna de hoy. Organización de todos los frentes. Las nubes van cargadas camino de octubre. Repetimos lo que dijimos hace unos meses: ¡atención al disco  rojo! El mes próximo puede ser nuestro octubre. Tomar toda suerte de medidas, atar cabos sueltos,  laborar para la causa son labores urgentes en estos momentos. El ejército obrero de las ciudades y los campos ha de considerarse movilizado, de manera que ante la ocasión de peligro cada cual conozca su  puesto y su misión y lo ocupe y la desarrolle sin titubeos ni dudas. Nos aguardan días de prueba, jornadas duras. El trance histórico que se avecina nos convertirá en eje de las circunstancias. La responsabilidad del  proletariado español y sus cabezas directoras es enorme”.

En febrero de 1934, el Comité Nacional Revolucionario quedaba formado por los socialistas del PSOE,  UGT y Juventudes Socialistas: Francisco Largo Caballero, Juan Simeón Vidarte, Enrique de Francisco, Pascual Tomás, José Díaz Alor, Carlos Hernández Zancajo y Santiago Carrillo Solares. Poco después se  incorporaría Indalencio Prieto.

La Comisión Nacional remitió las Instrucciones bajo contraseña a los 61 Comités provinciales  revolucionarios. En abril dan contestación informando de la organización: militantes comprometidos,  armas que se posee -20 Comités responden que “abundantes” y 6 que “muy abundantes”-, fondos para  adquirir armamento, posible colaboración de otras fuerzas obreras, etc.,.

Para asegurarse que todos los Comités provinciales habían comprendido bien las órdenes y que todo  estaba en marcha, se desplazaron desde Madrid en comisión de inspección 27 diputados socialistas, para  recorrer sus respectivas zonas.

Francisco Largo Caballero. Notas históricas… pp. 85 a 156.

  1. DECLARARON LA GUERRA CIVIL

El 16 de abril de 1939, el ilustre intelectual y liberal doctor Gregorio Marañón escribía desde su exilio y se  publicaba en el periódico cubano el Diario de la Marina:

“Los políticos españoles que eran liberales cuando empezó nuestra revolución actual –en Asturias, en  1934; y no en Marruecos, en 1936- y que la han amparado con el prestigio de su significado y de su  historia, se quejan ahora todos, con el mismo ay: “nosotros no estábamos, no podíamos estar conformes  con ello”. Obras completas. El gran sapo. Madrid, 1968, vol., IV, p. 541. Era una aseveración de peso, de mucho peso; pero faltaban las pruebas.

Febrero de 1934. Síntesis y composición literal de las Instrucciones del Comité Nacional Revolucionario:

“Cada pueblo tiene que hacerse a la idea de que tiene que ser un firme sostén de la insurrección. El triunfo  del movimiento descansará en la extensión que alcance y en la violencia con que se produzca, más el tesón  con que se defienda. En esta acción nos lo jugamos todo y debemos hallarnos dispuestos a vencer o morir.

Una vez empezada la insurrección no es posible retroceder. Cuando una ciudad caiga en manos de los revolucionarios, nada debe justificar su abandono. Aunque la lucha se prolongue no debe desmayarse. Cada día que pase aumentará el número de rebeldes. En cambio

la moral del enemigo irá decayendo. Nadie espere triunfar en un día en un movimiento que tiene todos los  caracteres de una guerra civil.

Los grupos de acción han de convertirse en guerrillas dispuestas a desarrollar la máxima potencia.  Haciendo una buena distribución deberá hacerse una guerra de guerrillas. Nunca deben presentarse grandes masas a la fuerza pública, procurando así que toda sea distribuida y hostilizándola sin cesar  hasta rendirla por agotamiento. Atacar siempre desde lugares seguros. Precisa conocer la fuerza pública que exista en cada localidad. Militares, Guardia Civil, Asalto, Seguridad.  Armamento que disponen. Condiciones defensivas de sus cuarteles. Conocer los depósitos de armas,  dinamita, y medios de apoderarse de ellos. Apoderarse de los establecimientos donde se vendan armas,  municiones y explosivos. Las casas cuarteles de la Guardia Civil deben incendiarse si previamente no se  entregan. Imposibilitar que los jefes de las fuerzas puedan incorporarse a sus puestos, deteniéndoles a la salida de sus domicilios y atacándoles si se resisten. Utilizar uniformes del ejército, para dar la impresión  de insubordinación militar. Levantar barricadas que oculten aparatos explosivos. Volar puentes. Cortar carreteras y líneas de ferrocarril. Donde haya estación emisora de radio, si no puede incautarse, incendiarla o volarla. El movimiento debe afectar a todos los servicios, principalmente a los de vital importancia (alimentación,  transportes, agua, gas, etc.,.), y los grupos de acción cuidarán de anular a los que se presten a evitarlo. Los

bienes de las gentes pudientes servirán para garantizar las necesidades del vecindario hasta que se dicten medidas por el Poder Central.

Asaltar centros oficiales y políticos, incautarse de ficheros y archivos. Los Bancos y Archivos se vigilarán estrechamente. Rápidamente apoderarse de las autoridades y personas de más importancia y guardarlas en rehenes.

Nombres y domicilio de las personas que más se han significado como enemigos de nuestra causa o que  puedan ser más temibles como elemento contrarrevolucionario. Estas personas deben ser tomadas en  rehenes al producirse el movimiento, o suprimidas si se resisten.Toda la energía y todos los medios serán pocos para asegurarse el triunfo. Triunfante el movimiento

revolucionario, lo primero que debe asegurarse es el dominio absoluto de la población, perfeccionando  las milicias armadas, ocupando los sitios estratégicos, desarmando totalmente a las fuerzas contrarias y  ocupando los edificios públicos. Se prohíbe sacar copias de estas instrucciones. Quemad estas instrucciones tan pronto os hayáis enterado”.

Francisco Largo Caballero. Notas históricas… pp. 92 a 102.

Confidencialmente confesaba Largo Caballero a Vidarte Franco:

”(…) Fernando de Rosa es para mí muy importante. Es el encargado de llevar a cabo la detención del  presidente de la República.

Debí poner una gran cara de asombro, pues Caballero continuó:

-Claro está que no actuará solo. Irá con guardias civiles, que no serán guardias civiles, sino gente de  nuestra más absoluta confianza. Si las cosas no cambian, tendremos ayudas importantes en la propia  guardia presidencial. Otros militares se encargarán de la detención del presidente de las Cortes (…). Otros más ocuparán telégrafos, teléfonos, la radio, el Ministerio de la Gobernación y el de la Guerra. Y  confiamos plenamente en la actuación de todos ellos…Éste es un movimiento nuestro, en el que nada tienen que hacer los republicanos!”.

El 14 de octubre era detenido Francisco Largo Caballero pasando a la cárcel Modelo de Madrid. Un año  después, el 30 de noviembre de 1935 “se dictó la sentencia: absolución de Largo Caballero, por falta de  pruebas”.

Juan Simeón Vidarte. El bienio negro y la insurrección de Asturias. Testimonio del entonces Vicesecretario y Secretario del PSOE. Barcelona, 1978, pp. 210, 474, 475.

La Guerra Civil lanzada por los socialistas fue un auténtico fracaso, excepto en Asturias que hubo tres  semanas de lucha:

“En mi archivo consta las pruebas documentales de los siguientes datos: 1.375 muertos [entre ellos 37  religiosos asesinados] y 2.945 heridos, de los cuales correspondieron a la fuerza pública 331 muertos y  870 heridos; 935 edificios destruidos [58 eran iglesias] e incendiados; 66 líneas férreas cortadas; 58  puentes volados; 31 carreteras interceptadas; 14 millones de pesetas robadas; se recogieron a los  sublevados 89.354 armas largas, 33.211 pistolas, 41 cañones, 10.824 kilos de dinamita, 31.345 bombas, 50.585 cartuchos de dinamita y 335.874 municiones”.

José María Gil Robles. No fue posible la paz.  Barcelona, 1968, p. 669 llamada 3.

El 6 de octubre el dirigente de la Esquerra Republicana de Catalunya y presidente de la Generalidad, Lluís  Companys: “proclama el Estado Catalán de la República Federal Española”, y al día siguiente capitula,  dejando un saldo en Cataluña de más de 100 muertos, la mayoría en Barcelona.

PRESIDENCIA DEL CONSEJO DE MINISTROS. DECRETO

“De acuerdo con el Consejo de Ministros y a propuesta de su Presidente,

Vengo en decretar lo siguiente:

Artículo I.º Con arreglo a lo prevenido por el artículo 52 de la Ley de 28 de Julio de 1933, se declara el  Estado de Guerra en todo el territorio de la República Española.

Dado en Madrid a seis de octubre de mil novecientos treinta y cuatro”.

Gaceta de Madrid: Diario Oficial de la República, 7 octubre 1934. Núm. 280, p. 194.

En un folleto clandestino editado en 1935, Carlos Hernández Zancajo y Santiago Carrillo Solares, dos de  los componentes del Comité Nacional Revolucionario hacen pública la siguiente confesión:

“No eran escaramuzas contra el frente armado del Estado. Era una batalla a fondo, en toda línea, con un  proletariado preparado y abastecido de armas y municiones. Se trataba de un combate general dirigido  por las Alianzas Obreras en cada provincia. Fuerzas de choque delante, y detrás el empuje armado de la organización. La unanimidad del proletariado para esta batalla tenía aterrada a las fuerzas mercenarias del Estado. Que en Valencia patrullasen las fuerzas de Seguridad por las calles con más miedo que vergüenza; el paseo militar de los mineros de la Arboleda hasta Bilbao; la concentración de la Guardia civil de los pueblos, en repliegue hasta las capitales de provincia; el miedo del Gobierno a declarar el estado de guerra hasta dos días después de la insurrección, y la furia represiva declarada a última hora,

no son otra cosa que la exacerbación del pánico, elevado a su última potencia. No se trataba de una  conspiración de tipo blanquista. Se trataba solamente de un acto de presencia del proletariado, que, con las armas en la mano, desalojaría del Poder a un régimen tambaleante, convencido de su propia caducidad.

La experiencia ha demostrado muy ampliamente que si en octubre hubieran intervenido todas las fuerzas  malgastadas inútilmente durante las diversas batallas de 1934, hubieran sobrado energías para levantar  de un lado a otro de España la roja bandera del socialismo.

Las A.O. han dado su resultado donde se les ha sabido usar. Quiere decirse que si en todas partes se  hubiese hecho el mismo uso que en Asturias, otro hubiese sido el resultado del octubre rojo español”.  

Carlos Hernández Zancajo y Santiago Carrillo. Octubre. Segunda etapa. Madrid, 1935, pp. 102 a 104.

El camuflaje de la Guerra Civil declarada por los socialistas, es toda una obra maestra que ha intentado pasar a la Historia, como si se tratara de una simple huelga general más o menos violenta: “la huelga general de Octubre”, “la rebelión de Asturias”, “la revolución de Octubre”.

La izquierda representada por la mayoría de los socialistas declaró de forma encubierta la Guerra Civil en octubre de 1934, respondiendo la derecha en julio de 1936. Negar este hecho histórico es mentir o faltar a la verdad.

En abril de 1939 la derecha ganaría la contienda bélica y la izquierda la contienda de la propaganda.

  1. HACER DE ESPAÑA LA SEGUNDA REPÚBLICA SOVIÉTICA DE EUROPA

En 1932 la Internacional Comunista decidió la bolchevización del PCE y su total sometimiento a los  dictados de Moscú. Para esa misión enviaron como delegado a Madrid al argentino de origen italiano Vittorio Codovilla, “camarada Medina”, “camarada Luis”.

La purga no se hizo esperar.

Mundo Obrero, 4 de febrero de 1933, portada:

“Nuestro Partido, que ha liquidado al grupo traidor-sectario oportunista, desembarazándose de uno de  los mayores obstáculos para su conversión en un Partido Bolchevique de masas”.

6 de febrero, p. 2:

“Por la bolchevización del Partido RESOLUCION del Buró Político del Comité central del P.C de España (S.E de la I.C.) sobre el grupo traidor,  sectario, oportunista. Su actitud, su lucha venenosa, sus insultos y amenazas contra el Partido de revolucionarismo verbal, el  grupo hacia el juego a la contrarrevolución y a la campaña “antimoscovita” alimentada por los provocadores contra la Unión Soviética”.

“El principal agente del comunismo en España era el señor Álvarez del Vayo, cuyos servicios en este  terreno no perdían nada de su eficacia, antes al contrario, siguiendo inscrito en las listas del socialismo.  Sus visitas a Moscú habían comenzado ya en 1930, un año antes de la caída de la monarquía”.

Salvador de  Madariaga. España. Ensayo de Historia Contemporánea. Méjico-Buenos Aires, 1955, p. 595.

“Álvarez del Vayo quien públicamente se había declarado siempre stalinista”.

Juan Simeón Vidarte.  Todos fuimos culpables, p. 682.

El socialista Amaro del Rosal Díaz afiliado al PCE en 1948 escribe:

“Las relaciones con el Partido Comunista habían entrado por una vía de cordialidad, y la simpatía hacia  la Unión Soviética se manifestaba a cada momento. Delegados de la III Internacional mantenían  relaciones amistosas con los hombres más significados del “caballerismo”, como Araquistáin , Álvarez del Vayo y otros. Caballero –bien que lo olvide en Mis Recuerdos- recibía con frecuencia en la cárcel, después de 1934, a delegados de la Internacional, entre ellos a Medina (Codovila), que iban siempre acompañados  de Araquistáin o de Álvarez del Vayo. Antes del 34, los recibía en las oficinas de la UGT, en la calle Fuencarral; después de su liberación, las entrevistas volvieron a repetirse en el mismo local”, Amaro del  Rosal. Historia de la U.G.T. de España. 1901-1939. Barcelona, 1977,vol., II, p. 622.

Durante su estancia en la cárcel Modelo, Largo Caballero recibía constantes visitas, y Juan Simeón  Vidarte afirma que “veía con frecuencia a Álvarez del Vayo acompañando visitantes de toda Europa, lo  mismo de la Segunda que de la Tercera Internacional”. Todos fuimos culpable, p. 57.

El corresponsal estadounidense en Madrid, Edward Knoblaugh, que tuvo que salir de España por ver  amenazada su vida, reproduce en 1937 la entrevista que mantuvo con Largo Caballero cuando todavía  estaba preso:

“Casi me había reído de Francisco Largo Caballero, el veterano dirigente del Partido Socialista Comunista, cuando me había dicho, en el curso de una entrevista que le hice en su celda cuando todavía  se encontraba encarcelado por su intervención en la rebelión izquierdista de octubre de 1934:

“Ganaremos por lo menos doscientos sesenta y cinco escaños. Todo el orden existente va a transformarse.  Azaña será para mí como Kerenski a Lenin. Dentro de cinco años, la República estará de tal forma  organizada que a mi Partido le resultará fácil utilizarla como escalón para conseguir nuestro objetivo.  Nuestra meta es una unión de Repúblicas Ibéricas Soviéticas. La península ibérica volverá a ser un gran país. Portugal se incorporará a nosotros –confiamos que pacíficamente-, pero utilizaremos la fuerza si es necesario. ¡Detrás de estas rejas tiene usted al futuro amo de España! Lenin ha declarado que España  sería la segunda República Soviética de Europa, y su profecía será una realidad. Yo seré el segundo Lenin  que lo hará realidad”.

“Esta declaración era de lo más reveladora a la vista de lo que sucedería a continuación. Temiendo que si la reacción pública, ante tan sensacional declaración, era demasiado desfavorable, Francisco Largo Caballero la desmintiera, me aseguré de que no me quedaría en la estacada. Antes de enviarlo, sometí el cable que contenía la información a su propio visto bueno, en presencia de uno de sus  lugartenientes, Máximo Fernández.

Cuando Máximo, escritor comunista con conocimientos de inglés, confirmó mi traducción en castellano, Largo aprobó el texto de buen grado. Queriendo tomar más precauciones, le llevé a Largo un recorte de periódico donde aparecía su declaración traducida al español y publicada en primera página del periódico neoyorquino de lengua española La Prensa.

De nuevo  confirmó su aprobación”.

  1. Edward Knoblaugh. Corresponsal en España. Nueva York, 1937. Madrid,  1967, pp. 20, 21.

Claridad, 30 de enero de 1936, p. 2:

“NUESTROS REFUGIADOS DE LA U.R.S.S.

Carta abierta al camarada Francisco Largo Caballero.

Sabemos, camarada Largo Caballero, que es usted contrario a toda clase de adhesiones de tipo personal,  Pero no perdemos de vista que cuando un hombre significa, representa una línea política determinada,  los que como él piensan tienen que agruparse en derredor suyo, no por “caudillismo”, sino porque las normas políticas, cuando son realidades, encarnan siempre en hombres. Este es el caso de usted y el nuestro. En usted está la representación más viva y consecuente del movimiento revolucionario español, dentro de nuestro Partido. Usted representa las esencias más gloriosas de los combates de octubre, que

han cambiado el rumbo del proletariado español, que han levantado una valla infranqueable al fascismo  vaticanista y han dado un ejemplo a los oprimidos del mundo entero, uniendo a los trabajadores de todas  las tendencias. Usted representa la asimilación más certera de las lecciones de estas jornadas históricas,  con su decisión inconmovible de unir en un solo haz a todos los trabajadores revolucionarios de España  desde la central sindical única a un único Partido de clase. La última moda de este disfraz consiste en declararse amigos de la Unión Soviética. Cuando lo dicen, ¿es que han llegado a convencerse al fin de lo que no supieron ver en la época heroica de la U.R.S.S.? No. Es que hoy, para ser enemigo de la Unión Soviética en el campo obrero, se necesita más valor que para ser amigo. Los trabajadores la consideramos como nuestra patria de clase, y quienes la ataquen serán  clasificados como nuestros enemigos. No más farsas. Hay que hacer comprender a los trabajadores, camarada Largo Caballero, la verdad. Una verdad muy íntimamente relacionada con nuestra lucha revolucionaria propia. El ser amigo y partidario de lo que aquí se hace no es una frase, es una conducta, una posición política. Quienes no son partidarios

de la depuración del partido, quienes consideran poco menos que un insulto ser llamados bolcheviques y desatendida la aspiración de serlo, quienes nada creen tener que aprender en el único país donde se constituye el Socialismo y lo aprenden todo en los países capitalistas, no son revolucionarios ni amigos de la U.R.S.S. La Unión Soviética es un régimen para cuya implantación y para cuya obra constructiva  revolucionaria hubo de forjarse precisamente un Partido limpio de todas las taras y abroquelado contra todas las claudicaciones que llevan en su sangre los centristas y los reformistas de todos los países. Quien  diga que quiere la Revolución y que es por tanto partidario de la U.R.S.S. y apetece un régimen semejante, es decir, el régimen de la dictadura del proletariado, para España, y no se disponga a crear un instrumento indispensable para la lucha, el Partido del proletariado, un Partido de clase sin la menor  amarra de colaboración con la burguesía ni con sus agentes, ni es revolucionario ni amigo auténtico de la  U.R.S.S., pues la Revolución, la Unión Soviética y la línea política bolchevique son indivisibles. Esta es la verdad: lo demás, vacua charlatanería.

Tales son las razones a que obedece nuestra solidaridad con usted y que nos mueven a dirigirle esta carta abierta de adhesión. Para que sepa en todo momento con quiénes cuenta usted, y en usted, la línea revolucionaria sin cortapisas, y quienes estamos dispuestos a seguirle y a apoyarle en la actitud de integridad revolucionaria adoptada por usted (…).

Siempre de la Dictadura del Proletariado. –Vorochiloígrado, enero de 1936- Moscú, enero de 1936”.

Carta de Stalin a Largo Caballero jefe del Frente Popular:

CONFIDENCIAL

“Al camarada Largo Caballero.

Valencia.

Querido Camarada:

  1. No es necesario apartarse de los partidarios republicanos, sino al contrario, es preciso atraerlos y  aproximarse al Gobierno. Es sobre todo necesario asegurar al Gobierno el apoyo de Azaña y de su grupo,  ayudándoles a salvar sus dificultades. Es necesario evitar que los enemigos de España, la consideren una  República comunista.

Saludo Fraternal.

Firma:

  1. Voroshilov                                            N. Molotov                                      J. Stalin

 

Moscú, 21 de diciembre de 1936”.

Segismundo Casado. Así cayó Madrid. Madrid, 1968, pp. 74 a 76.

Claridad, 11 de marzo de 1939, portada:

“La pretensión moscovita de apoderarse de España por medio de los procedimientos sinuosos del  comunismo organizado en nuestro país”.

El Socialista, 12 de marzo de 1939, portada:

“España y su Partido Comunista eran para la U.R.S.S. el último baluarte importante de la Europa  occidental. (…) el Partido Comunista fue tomando posiciones (…) con el fin de preparar mejor la declaración pública  de que nuestra Patria, en la cual ya tendrá poco fruto que recoger Rusia, era una colonia de régimen  soviético”.

El historiador norteamericano y especialista en la Guerra Civil española, Stanley Payne escribe: “Sarin y  Dvoretski, oficiales del ejército ruso postsoviético, ven las cosas con mayor crudeza:

“Stalin y su equipo perseguían un objeto ilusorio: convertir España en un país comunista en deuda con la Unión Soviética como primer paso para crear gobiernos comunistas en otros países del mundo occidental. Como en el caso de los alemanes e italianos, España proporcionaba un excelente lugar para probar el equipo y los procedimientos soviéticos en una guerra moderna. La participación soviética en esta guerra constituyó el primer intento serio de cambiar el sistema social de otro estado por la fuerza después de la

Revolución de 1917. Fracasó completamente”.

Stanley G. Payne. Unión Soviética, comunismo y revolución en España (1931-1939). Barcelona, 2003, p. 382.

  1. AL PRECIO QUE FUESE
  2. a) Al precio de continuar la Guerra Civil

Segundo Serrano Poncela destacado militante de las Juventudes Socialistas, que a finales de 1936 se  pasaría al PCE, y que fue entre otros, uno de los máximos responsables de la “limpieza, depuración y  evacuaciones” en la retaguardia; es decir, de las masacres carcelarias del Frente Popular en Madrid, afirmaba en agosto de 1935:

“Octubre es Asturias. Sus enseñanzas son las únicas que nos pueden interesar en cuanto tienen de constructivas. Y Asturias es la Alianza Obrera luchando por la conquista del Poder. Por la dictadura del proletariado, por la transformación económica de la sociedad.

Rusia tiene que ser el guía del proletariado, porque así lo exige una experiencia que a los diez y ocho años  resulta incontrovertible.

La revolución socialista española precisa asegurarse internacionalmente. En tales condiciones, fracasada la II Internacional y sin ambiente la IV, no hay más remedio que volver los ojos hacia la Internacional Comunista, única garantía internacional, asentada sobre una revolución triunfante, que se ofrece al descalabrado socialismo democrático. (…) Rusia, que se quiera o no, ha de ser forzosamente la cuna del socialismo.

El socialismo español se halla en condiciones de aspirar al Poder. La insurrección fracasada no significa un retroceso en este particular. Cuando más un retraso. Octubre es el exponente de un convencimiento: la inutilidad de la pequeña burguesía para resolver las contradicciones de la actual estructura de la sociedad.

La pequeña burguesía requerirá nuestra ayuda. Se concederá, porque esta solidaridad en determinado momento puede ser propicia a nuestros intereses. Pero sabiendo de antemano que esta ayuda nos colocará de nuevo en condiciones de abordar el problema de la conquista del Poder. Violentamente.  Insurreccionalmente.

El proletariado no retrocederá ante lo ineluctable. Grabar en la mente de las masas una verdad: Que la conquista del Estado, la conquista del Poder sólo se logrará revolucionariamente y nada más que revolucionariamente. La actual situación política no puede resultar más optimista.

Jamás se ha dado el caso de que un partido marxista revolucionario, después de ser vencido en una contienda violenta, perviva con la intensidad que  pervive el Socialismo Español. Todo está igual. Salvo la prohibición de editar el órgano central del Partido, el resto de las posibilidades de discusión y propaganda funcionan. Prensa en provincias. Casas  del Pueblo abiertas, facilidad para celebrar asambleas. Nada mejor que estos ejemplos para demostrar el empuje del movimiento insurreccional de Octubre, ejemplo imperecedero para el socialismo universal, que habrá siempre de tener en cuenta al gestarse nacional o internacionalmente futuras contiendas.

Si el Partido Socialista español perfila su línea revolucionaria, su potencia en marxista, abandonando sus resabios “socialdemócratas”, será, en definitiva, el dueño de los destinos económicos y políticos de España, cualesquiera que sean las coyunturas que se le ofrezcan y trace la línea que trace para abordarlas. Su actuación legal o ilegal, electoral o revolucionaria, desde los organismos políticos o desde la calle llevará un sólo objetivo: La conquista del Poder. La transformación del Estado. Y este objetivo será transformado en grata realidad.

París, agosto de 1935”.

Segundo Serrano Poncela. El Partido Socialista y la conquista del Poder.

Barcelona, 1935, pp. 142 a 220.

El Socialista, 14 de enero de 1936, p. 3:

Francisco Largo Caballero:

“No vengo aquí arrepentido de nada, absolutamente de nada. Yo declaro paladinamente que, antes de la República, nuestro deber era traerla; pero, establecida la República, nuestro deber es traer el Socialismo, no hablo de socialismo a secas: hablo del Socialismo revolucionario.

Lo que hace falta es voluntad para ir a la lucha, ocurra entre nosotros lo que ocurra, que ya lo

resolveremos; pero al enemigo común hay que vencerle en la próxima lucha.Nuestra aspiración es la conquista del Poder político. ¿Procedimientos? ¡El que podamos emplear!”.

30 de enero, portada:

“La Guerra Civil. No sabemos por qué se escandaliza cada vez que aparece ahora en un periódico de izquierdas o en boca de un propagandista obrero o republicano la afirmación de que, si triunfaran en las elecciones las derechas, nos encontraríamos automáticamente en un periodo de guerra civil. Si de algo peca la afirmación es de anunciar como hipótesis lo que es ya, desde hace mucho tiempo, una realidad tangible.

No es sólo tangible: sangrienta. Estamos, efectivamente en guerra civil. Una historia dilatadísima prueba hasta la saciedad que a las  derechas españolas sólo a palos se les puede hacer entrar en razón”.

Claridad, 6 de abril de 1936, p. 9:

“HA QUEDADO SELLADA LA UNIDAD DE LAS JUVENTUDES MARXISTAS

A las diez y media el presidente del acto Francisco Largo Caballero pronunció las siguientes palabras:

“Camaradas:

Ha sido para mí un gran honor la invitación que me ha hecho la Comisión organizadora de este acto para presidirlo.Este acto tiene por objeto daros cuenta de la unificación de las fuerzas juveniles españolas comunistas y  socialistas.

Solamente os digo que yo vengo aquí como notario, a tomar fe de vuestros propósitos, a poder confirmar  por mí mismo el deseo de la juventud española de unirse, de prepararse para el momento definitivo, que  yo sospecho no tardará mucho en llegar.

Todos observaréis que esa coyuntura, ese instante en que el proletariado ha de cumplir su misión histórica, se aproxima a pasos de gigante, y es necesario que entonces todos, absolutamente todos, puesto que nos une una finalidad común, nos agrupemos, nos unamos, para que en ese momento ninguna de las fuerzas coercitivas del estado burgués sea suficiente para contrarrestar la pujanza de la masa trabajadora, que es la que, en definitiva, tiene que apoderarse del Poder político para dominar a la clase burguesa. Camaradas: Es indudable que hay que ir precipitadamente a la unificación de todo el proletariado español. Hace falta la unificación de los partidos marxistas. Fijaos bien, camaradas, en lo que estoy manifestando, que es la prueba, como digo, de que la coyuntura por la cual la clase obrera ha de apoderarse del Poder político y establecer la dictadura del proletariado, que es la verdadera democracia, ha de venir a pasos agigantados.Si para ello es preciso, si para ello es necesario saltar por encima de conveniencias y de circunstancias especiales, saltará, porque no ha nacido ningún régimen nuevo sin que haya habido derramamiento de sangre y violencia.

Si esta energía la tenemos entonces, ya pueden todos los organismos del Estado renunciar al ejercicio de sus prerrogativas, porque no podrán con la clase trabajadora, porque será arrolladora la muchedumbre y arrollará todas las instituciones de la clase burguesa para, sobre sus ruinas, implantar una nueva sociedad, más justa y más humana”.

Discurso de uno de los líderes de la derecha, José María Gil Robles, en el Congreso de los Diputados, el 16 de junio de 1936:

“Habéis ejercido el Poder con arbitrariedad, pero además, con absoluta, con total ineficacia. Aunque os  sea molesto, Sres. Diputados, no tengo más remedio que leer unos datos estadísticos. No voy a entrar en el  detalle, no voy a descender a lo meramente episódico. No he recogido la totalidad del panorama de la subversión de España, porque, por completa que sea la información es muy difícil que pueda recoger hasta los últimos brotes anárquicos que llegan a los más lejanos rincones del territorio nacional. Desde el 16 de Febrero hasta el 15 de Junio, inclusive, un resumen numérico arroja los siguientes datos:

 

.-Iglesias totalmente destruidas, 160.

.-Asaltos a templos, incendios sofocados, destrozos, intentos de asalto, 251.

.-Muertos, 269.Heridos de diferente gravedad, 1.287.

.-Agresiones personales frustradas o cuyas consecuencias no constan, 215.

.-Atracos consumados; 138.

.-Tentativas de atraco, 23.

.-Centros particulares y políticos destruidos, 69.

.-Idem asaltados, 312.

.-Huelgas generales, 113.

.-Huelgas parciales, 228.

.-Periódicos totalmente destruidos, 10.

.-Asaltos a periódicos, intentos de asalto y destrozos, 33.

.-Bombas y petardos explosionados, 146.

.-Recogidas sin explotar, 78. (Rumores)”.

Diario de Sesiones de Cortes. Congreso de los .-Diputados. 16 de junio de 1936, p. 1374.

De madrugada, militantes socialistas asesinaban a uno de los líderes de la derecha, el parlamentario José  Calvo Sotelo, y por la tarde, los comunistas presentaban esta proposición de ley:

Mundo Obrero, 13 de julio de 1936:

“A LAS CORTES:

Artículo 1º. Serán disueltas todas las organizaciones de carácter reaccionario y fascista, tales como Falange Española, Renovación Española, Ceda, Derecha Regional Valenciana y las que, por sus características, sean afines a éstas, y confiscados los bienes muebles e inmuebles de tales organizaciones, de sus dirigentes e inspiradores.

  1. a) Con el producto de estos bienes se creará una Caja especial dedicada a auxiliar a las familias de las  víctimas de la reacción y del fascismo.

Art. 2º. Serán confiscados por el Gobierno los diarios “El Debate”, “Ya”, “Informaciones”, “ABC” y toda la Prensa reaccionaria de provincias.

–Dolores Ibarruri. Palacio de las Cortes, 14 de julio de 1936”.

Claridad, 15 de julio de 1936, portada:

“Dictadura por dictadura la de las izquierdas. ¿No quiere este Gobierno? Pues sustitúyale un Gobierno dictatorial de izquierdas. ¿No quiere la paz civil? Pues sea la guerra civil a fondo. Todo menos un retorno de las derechas. Octubre fue su última carta y no la volverán a jugar jamás”.

La Vanguardia, 22 de julio de 1936, p. 2:

LA DEFENSA DEL ORDEN REVOLUCIONARIO

“(…) me siento revestido de la autoridad necesaria, hasta haber aniquilado los últimos reductos de las fuerzas rebeldes y la intentona fascista (…).Pido y repito a todos para que rechacen y se enfrenten contra todo intento que venga a perturbar el orden

revolucionario. En estos momentos como en todas las circunstancias extraordinarias, tras los

triunfadores están los cuervos que siguen al ejército de la victoria y los espíritus enfermos que escapan del control necesario a la táctica que la dirección impone y la eficacia y seguridad que el objetivo requiere.

A los primeros se les ha de exterminar, a los segundos se les debe controlar y reducir.

Así lo imponen, al mismo tiempo, el honor y la eficacia del movimiento. Nada más.

Salud a todos de vuestro Luis Companys,  Presidente de Cataluña”.

Claridad, 24 de julio de 1936, p, 3:

“La guerra civil es esto. La guerra civil es tal vez la más dura de todas. Es una guerra a muerte. Las blanduras, los  enternecimientos y las consideraciones secundarias se pagan muy caros. Para reducir el número de víctimas y hacer menos irreparables las ruinas, hay que ser inflexible. Una medida enérgica a tiempo evita tener que verter más tarde ríos de sangre. Un bombardeo sin contemplaciones es, en ocasiones, la garantía de que no tendrá que destruirse un pueblo entero. No puede quedar un enemigo a retaguardia. Es preciso paralizar la acción de los que aún quedan ocultos.

Nosotros tenemos hijos, compañeras y madres. ELLOS no han pensado en este detalle. Borremos también nosotros de nuestro pensamiento el detalle de que ELLOS tienen asimismo hijos, compañeras y madres. Todo pertenece a los combatientes leales: los alimentos que hay en los almacenes, los vehículos necesarios para el transporte, las camas y ropas indispensables para el descanso. No titubeéis en requisar lo  necesario para la victoria.

Requisad de preferencia aquello que, siéndonos preciso, pertenece a los conocidos por su falta de simpatía con la causa popular. Antes que los ricos desafectos deben comer los proletarios combatientes y sus familias. Esto es la guerra civil”.

Mundo Obrero, 10 de agosto de 1936, portada:

“El crimen de los traidores no tiene perdón. LA CONSIGNA ES: EXTERMINIO”.

24 de agosto, portada:

“¡FIRMES, HASTA EXTERMINARLOS!”.

  1. b) Al precio de una guerra civil dentro de la Guerra Civil

En el Frente Popular existió una guerra civil.

No se trata de rivalidades más o menos violentas que  originaron unas decenas de muertos o unos cientos, se trata de miles de muertos: rojo contra rojo, antifascista contra antifascista.

Es la zona oscura y más silenciada de la Guerra Civil, de la que nadie quiere hablar y poco se puede conocer.

Es una de las investigaciones que están por hacer, uno de los trabajos más complicados e incompletos que puedan elaborarse sobre la Guerra Civil española. Esto es tan sólo el adelanto de un pequeñísimo esbozo.

El sociólogo e historiador nacido en Austria, Franz Borkenau, que fue colaborador de la Internacional  Comunista, durante su estancia en Barcelona anotaba en su diario el 17 de agosto de 1936:

“Un diputado comunista y miembro del comité central del partido de Madrid, Jesús Hernández, ha concedido una entrevista a un periódico francés no socialista (el Paris Midi, si no me equivoco) en que cubre de oprobios a los anarquistas, dice a las claras que tras la derrota de Franco los comunistas les harán trizas”.

Franz Borkenau. El reñidero español. Londres, 1937. Barcelona, 2001, p. 139.

Edward Knoblaugh corresponsal estadounidense en Madrid escribe en 1937:

“Los anarquistas y los socialistas-comunistas se mataban entre sí con regularidad uno o dos muertos al día. El Gobierno trata denodadamente de evitar un enfrentamiento cara a cara, pero es evidente que, un día u otro, se abrirá un abismo entre ellos. Hace ya tiempo que los anarquistas almacenan armamento para el día en que llegue el inevitable choque. De vez en cuando se descubre uno de los arsenales, que son

calificados de arsenales “fascistas”, pero todos en la España leal saben qué hay de cierto en todo ello. (…) la ejecución de cientos de izquierdistas moderados, bajo acusación de sabotajes y actividades  contrarrevolucionarias”.

  1. cit., pp. 226, 231, 271.

Informe secreto de 10 de octubre de 1936 elaborado por el francés André Marty, que pertenecía a la Internacional Comunista y organizador de las Brigadas internacionales:

“Los anarquistas disponen de armas, y hay que tener eso en cuenta (…). Enfrentarnos a ellos con el fascismo enfrente [sería] el fin. Eso significa que no debería importarnos hacerles concesiones, y después  de la victoria nos tomaremos la revancha, tanto más cuanto que en ese momento contaremos con un poderoso ejército”.

Ronald Radosh, Mary R. Habeck y Grigory Sevostianov. España traicionada. Stalin y la guerra civil. Barcelona, 2002, p. 133. [RHS].

Informe secreto del consejero económico enviado por Stalin, Arthur Stashevskiy, con fecha del 14 de  diciembre de 1936:

“Junto a eso hay ejemplos subversivos de ocultación de armas por parte de los anarquistas. Se sabe que hasta en Madrid grandes cantidades de armas han sido guardadas en secreto”. RHS. ob. cit., p. 133. Se produce un enfrentamiento sindical el 10 de junio de 1936, con motivo de la huelga de secaderos de las  pesquerías de Málaga, y, como consecuencia del mismo, los sindicalistas de la CNT asesinan al concejal comunista Andrés Rodríguez González. Responden los de la UGT abatiendo de seis balazos a Miguel Ortíz Acevedo dirigente de la CNT. Al día siguiente es asesinado el socialista Antonio Román Reina.

Finalizan los enfrentamientos con una batalla campal en el puerto, en la que muere de catorce balazos, el obrero  Carlos Santiago Robles afiliado a la CNT. Como consecuencia de esos enfrentamientos resultó muerta por una bala perdida, la niña de once años María Manzanares de la Cruz.

En los primeros días de agosto de 1936 en el frente de Buitrago, es fusilado por comunistas el socialista teniente coronel Cuervo. El joven poeta John Cornford, bisnieto de Darwin, dirigente comunista del movimiento estudiantil en Inglaterra y enrolado primero en el POUM y después en las Brigadas Internacionales, es asesinado por sus mismos compañeros a finales de diciembre de 1936 en el frente de Córdoba, según confesó su madre Frances Cornford al historiador Hugh Thomas.

El 6 de septiembre de 1936, es asesinado por venganzas y rivalidades el delegado de Abastos, Manuel  López, de la CNT-FAI. Buenaventura Durruti líder anarquista, es herido de muerte el 19 de noviembre de 1936 en el frente de la  Ciudad Universitaria de Madrid, de un disparo a corta distancia y por la espalda.

En Molins de Llobregat, el 25 de abril de 1937 es asesinado Roldán Cortada dirigente del PSUC. Al día  siguiente en Puigcerdá, son abatidos el anarquista Antonio Martín y dos de sus compañeros. Antonio Sesé Artaso, secretario de la UGT catalana, dirigente del PSUC y consejero de la Generalidad, el 6  de mayo de 1937 es herido de muerte de un disparo realizado desde una barricada ocupada por militantes del PSUC.

El 16 de junio de 1937, en una muy preparada redada comunista son detenidos en Barcelona la cúpula del POUM. Andrés Nin Pérez es trasladado a Madrid a un chalet de Alcalá de Henares propiedad de un matrimonio de acomodados aristócratas y militantes comunistas. En el chalet reconvertido en checa, es torturado hasta la muerte por comunistas y agentes de la policía secreta rusa, el NKVD.

El asesinato debió de ocurrir el día 23 de ese mismo mes y su cadáver jamás se encontró, posiblemente terminó en el secreto crematorio del jefe del NKVD, Alexander Orlov.

Hasta aquí las víctimas con nombres y apellidos, ahora sólo cifras, víctimas anónimas, desconocidas.

No existen cifras exactas ni aproximativas de las numerosas ejecuciones sufridas por los modestos  campesinos, artesanos y comerciantes, la mayoría partidarios del Frente Popular, asesinatos llevados a  cabo por la CNT-FAI y otros grupos sindicales, al imponer e implantar por la fuerza de las armas las colectividades agrícolas. Dentro del comunista Quinto Regimiento se creó la Compañía de Acero y una de sus consignas era: “Si un camarada avanza o retrocede sin órdenes, tengo derecho a disparar sobre él”.

 

En julio de 1936, en Barcelona miembros de la CNT asesinan a más de 80 trabajadores del transporte de la UGT. Cerca de Barbastro a finales del verano de 1936, fueron asesinados por anarquistas 25 afiliados de la UGT.

Las ejecuciones de izquierdistas realizadas por las anarquistas y autónomas Columnas de Hierro y Columna del Rosal, sus enfrentamientos con otras fuerzas del Frente Popular; como por ejemplo, el choque de noviembre de 1936 en Valencia, cuando la Columna de Hierro sembró el terror en la capital y su posterior enfrentamiento con la Guardia Popular Antifascista, policía comunista-socialista, con un  saldo de 148 muertos. Los 30 milicianos fusilados por orden del general José Asensio en el frente de Tagus.

En Villanueva, pueblo de la provincia de Toledo, por orden del alcalde comunista fueron asesinados 16  militantes de la CNT.

Los sucesos del mayo catalán de 1937, con un mínimo de 277 muertos, como los 36 anarquistas asesinados  por el PSUC en Tarragona, o los 12 cadáveres de los jóvenes anarquistas abandonados en el cementerio de  Sardañola, “horriblemente mutilados, con los ojos fuera y las lenguas cortadas”, según denunció la ex  ministra y dirigente anarquista Federica Montseny Mañé.

Al conocerse los sucesos de Barcelona, el 4 de mayo de 1937 fuerzas anarquistas abandonan sus posiciones en el frente de Aragón y se dirigen a la Ciudad Condal a defender a sus compañeros. A su paso por Binéfar, Barbastro, El Grado, Albalate de Cinca, Peralta de Alcolea, Valderrobles, Mora de Rubielos y otras poblaciones, se producen enfrentamientos y ejecuciones. Después del mayo catalán vendrían las represiones, primero contra el POUM, hasta casi su total exterminio.

Al mismo tiempo, en todo el territorio del Frente Popular, los comunistas desataban una campaña contra  las colectividades anarquistas. Enrique Líster, comandante comunista de la XI División, fue el responsable de un gran número de asesinatos de campesinos castellanos, como los 60 fusilados en el pueblo toledano de Mora, ejecuciones que jamás negó ni se arrepintió; pero tanto en número como en crueldad fue superado por su camarada comunista Valentín González, “el Campesino”.

Según testimonios, sólo en la zona central castellana fueron eliminados cientos de campesinos y artesanos colectivistas. Finalizada la represión de las colectividades agrarias anarquistas le tocó el turno al Consejo de Aragón.

Desde octubre de 1936 los anarquistas eran dueños de Aragón, y según los comunistas la región estaba dominada por el pillaje, el desorden y el crimen.

El 5 de agosto de 1937, el socialista Indalencio Prieto llamó a su Ministerio de Defensa a Enrique Líster para darle la orden, pero no por escrito, de actuar sin contemplaciones ni trámites burocráticos y acabar  con el Consejo de Aragón. Enrique Líster, que además de asesino contaba con una de las mejores y más eficaces unidades armadas del Frente Popular, cumplió con creces la orden.

A finales de agosto, cuando ya casi estaba dominado el territorio aragonés, fue nombrado el militante de Izquierda Republicana, José Ignacio Mantecón gobernador general de Aragón, y con las dos compañías de Guardia de Asalto que le acompañaron más la División de Líster, se dio por finalizada la misión llevada a  cabo “con extremada violencia”.

De las numerosas ejecuciones del comunista Enrique Líster -de algunas de ellas alardeó ufano hasta el último día de su vida-, se sabe que durante la ofensiva de Brunete en julio de 1937, ordenó fusilar a un  comisario de división y a un comandante de brigada regular, ambos anarquistas. En cuanto al elevado número de ejecuciones dentro de las Brigadas Internacionales, en Brunete y en la noche anterior a las ejecuciones ordenadas por Líster, fueron fusilados 18 brigadistas.

Se tiene certeza de la existencia de prisiones reservadas para los brigadistas, como la del barrio de Horta en Barcelona, con una población reclusa de 625 brigadistas en el año 1937. También existían otras prisiones, en Castellón, en Albacete.

Uno de los jefes carceleros, el croata Emil Copic, hermano del coronel Vladimir Copic, con motivo de la  llegada de una nueva remesa de brigadistas a la prisión de Castelldefels mandó fusilar a 60. En otra ocasión, cincuenta prisioneros lograron evadirse de la prisión de Horta, por lo que se ordenó como escarmiento y disciplina la ejecución de 50 presos.

El ex brigadista Roger Codou conoció y consultó 2.000 expedientes de brigadistas cuyos familiares  reclamaban saber sobre su destino, pudiendo comprobar que no pocas fichas provenientes de la prisión de Castelldefels indicaban que habían muerto por ahogamiento o por accidente. El dirigente de la Internacional Comunista y uno de los organizadores de las Brigadas Inter nacionales, el  francés André Marty, conocido entre sus camaradas como “el Carnicero de Albacete”, informaba en noviembre de 1937 ante el Comité Central del Partido Comunista Francés, que las ejecuciones ordenadas  por él no sobrepasaban las 500.

A 31 de marzo de 1938, el total de los incorporados a las Brigadas Internacionales eran 31.369, de ellos,  5.740 figuraban en un apartado denominado “diferencia”, que incluía a los desertores y a los ejecutados aunque no a todos, porque se dieron casos de ejecutados que después eran computados como muertos en combate. El 20 de enero de 1938 fueron fusilados en el pueblo turolense de Rubielos de Mora, 46 milicianos acusados de insubordinación.

Del 5 al 13 de marzo de 1939 tuvo lugar en Madrid la última batalla de la Guerra Civil. Se enfrentaron fuerzas prosoviéticas contra fuerzas anarquistas de Cipriano Mera Sanz y del militar profesional y republicano Segismundo Casado López. Tampoco se conoce el número exacto de muertos, y las cifras que  dan van desde los más de 200 hasta los 20.000. La única certeza, es que el coronel o general Casado ordenó fusilar a los comunistas, coronel Luis Barceló Jover y al comisario José Conesa, y que anteriormente fuerzas de Barceló habían ejecutado a los ayudantes de Casado, los coroneles José Pérez Gazzolo, Arnoldo Fernández Urbano, Joaquín Otero Ferrer y al comisario Ángel Peinado Leal.”

  1. c) Al precio de fracturar España

El Partido Comunista mantuvo desde el principio una idea clara y firme sobre el tema, y en su programa  electoral del 30 de octubre de 1933 afirmaba lo siguiente:

“8. Liberación nacional de todos los pueblos oprimidos. El Gobierno obrero y campesino reconocerá a  Cataluña, Vasconia y Galicia el pleno derecho a disponer de sí misma hasta la separación de España y la formación de Estados independientes.

  1. Liberación inmediata y completa sin restricción, ni limitación de Marruecos y demás colonias”.

Miguel  Artola. Partidos y programas políticos, 1808-1936. Madrid, 1975, vol., II, p., 477.

Mundo Obrero, 23 de julio de 1934, portada:

“f) Por la liberación nacional y social de los pueblos oprimidos de Cataluña, Euskadi y Galicia, y por la evacuación de las tropas de ocupación de Marruecos”.

La “Guerra a fondo” fue la que hizo fracasar el secesionista y radical proyecto de los socialistas

bolcheviques de Largo Caballero:

Claridad, 19 de marzo de 1936, portada:

“UN DOCUMENTO TRASCENDENTAL

Proyecto de reforma del programa del Partido Socialista Obrero Español

Documento presentado a la Asamblea de la Agrupación Socialista Madrileña por su nuevo Comité:

A las colonias y a cualquier provincia o región se les concederá el derecho a su autodeterminación  política, incluso hasta la independencia”.

 

Uno de los testimonios escritos que mejor retratan la fractura de España en el Frente Popular es el de  Amaro del Rosal Díaz.

Amaro del Rosal fue el gran controlador de la Federación Nacional de Banca de la UGT. Prestó grandes  servicios al PSOE, especialmente en el campo de la financiación del partido; por ejemplo, aportando sumas millonarias de dinero de fondos desconocidos para la adquisición de armamento en 1934; financiando Claridad desde su fundación en 1935, que puso al servicio de la línea bolchevique del PSOE y luego de los comunistas; organizó en Madrid y en Cartagena el traslado del oro del Banco de España hacia la Unión Soviética; etc.,. Era un socialista de carné pero comunista de corazón, oficialmente se afilió al  PCE en 1948. He aquí el relato de este asturiano:

 

“En Asturias gobierna un Consejo soberano; en Aragón, un Consejo general, bajo el control anarquista de Joaquín Ascaso; en Levante funciona un Comité ejecutivo, también bajo control anarquista; en Cataluña, desbordado el gobierno autónomo, deja hacer a la F.A.I. y a la C.N.T. El cantonalismo de la primera República trata de resucitar por todas partes.

En Cataluña y Aragón, la C.N.T. y el anarquismo, como venimos subrayando, ejercían su total hegemonía;  en Levante, en una proporción considerable. El gobierno de la Generalidad era prisionero de la F.A.I., y, al mismo tiempo, mantenía una posición conflictiva con el gobierno central. En Aragón, el anarquista Joaquín Ascaso había montado “su propio gobierno” bajo el título de Consejo de Aragón. En el País Vasco, los nacionalistas situaron en un primer plano –en aquella situación- el problema del Estatuto Vasco, con la amenaza de no luchar si no lo obtenían. Actitud de chantaje y coacción impropia de las circunstancias.

Los nacionalistas vascos tuvieron una forma muy especial de interpretar las realidades de aquellos momentos, como lo siguen teniendo en el día de hoy, cuarenta años más tarde. Caballero debió precipitar  todos los procedimientos para que en la sesión de Cortes de 1º de octubre se aprobara el Estatuto Vasco.

No obstante esa concesión, los problemas posteriores no se solucionaron fácilmente en el nuevo gobierno  autónomo de Euskadi que, llevado de un espíritu negativo de independencia, ponía reparos a muchas cuestiones y discutía las designaciones que, dentro de sus facultades, hacía el gobierno central. El gobierno vasco desarrollaba su propia política de guerra y de comercio exterior, al igual que lo hacían el de Cataluña y, en pequeño, el Consejo Soberano de Asturias; por último, también escapaba a todo control de gobierno el Consejo de Aragón. Todos, en los hechos, se consideraban cantones independientes,

negándose a comprender y aceptar las realidades dramáticas que vivía España, encerrándose en egoísmos particulares en perjuicio de los intereses generales de todo el pueblo español.

El comercio exterior se vio fraccionado por la acción que desarrollaban comisiones, comités de

exportación y compras de Cataluña, de Euskadi, del Consejo Soberano de Asturias y León, del de Aragón y aun de otros organismos del litoral levantino en los que la C.N.T-F.A.I. ejercía su control. Todos ellos mantenían delegaciones o representaciones comerciales en París, Marsella, Bruselas y otros lugares del extranjero. Toda una política cantonalista y de desintegración económica precisamente cuando más vital e indispensable era la unificación, la coordinación y la integración económica de toda la España republicana. El gobierno central no era bueno más que para pedirle divisas, para exigirle ayuda, pero no para ofrecérsela”.

Amaro del Rosal. ob. cit., pp. 499, 529, 530.

El vicejefe del servicio de inteligencia militar soviético en España, GRU, el comandante Anatoly Nikonov, envía un informe al secretario general de la Internacional Comunista, Georgi Dimitrov:

“El nacionalismo local de vascos y catalanes también exige una atención especial, debido a la influencia que ha tenido en muchas cuestiones; en primer lugar, en la de coordinar los frentes. Están demostrando un separatismo provinciano que es dañino para la causa común y están saboteando las decisiones del gobierno central sobre la ayuda a otros frentes.

Jefe del Dep. del Servicio de Inteligencia del Ejército Rojo, comandante Nikonov. 20 de febrero de 1937”.

RHS ob.cit., p. 178.

A primeros de marzo de 1937, Dimitrov recibe un informe de uno de sus confidentes políticos en España y el día 23 de ese mes remite el informe alto secreto al comisario soviético para la Defensa, el mariscal Kliment Voroshilov:

“En la retaguardia existe un gobierno oficial permanente o, con mayor veracidad, tres gobiernos oficiales:  Valencia, Cataluña y el País Vasco. En torno a esos tres gobiernos hay otros, más grandes o más chicos, más o menos autónomos, que demuestran su poder. Todo eso se debe a la debilidad gubernamental (…)”.  RHS, p. 208.

Meses después de finalizar la Guerra Civil, el 20 de noviembre de 1939, Francisco Largo Caballero  afirmaba desde su exilio de París:

“No podemos soslayar los hechos y éstos nos demuestran que en la emigración nos encontramos con lo siguiente: un Gobierno llamado de Negrín: un Gobierno de Cataluña: un Gobierno vasco y una Junta de Defensa Nacional”.

¿Qué se puede hacer? París, 1940, p. 21.

Y un poco antes de su muerte y también desde París, escribía el 7 de enero de 1946:

“Me temo que los nacionalistas vascos sean, en su fanatismo separatista, un elemento perturbador en la  tremenda tarea de la construcción nacional. Tengo la esperanza en nuestros correligionarios, que sabrán  oponerse en Vasconia, a todo intento de desintegración nacional”. Mis recuerdos. Cartas a un amigo.  México, 1976, p. 335.

  1. FIELES DEFENSORES Y SUMISOS SERVIDORES DE UNA POTENCIA TOTALITARIA
  2. a) Socialistas bajo el influjo y la servidumbre de Moscú

A excepción de Julián Besteiro Fernández –injustamente acusado de estar al servicio del espionaje británico- y sus escasos seguidores, el resto de los socialistas fueron prosoviéticos en mayor o menor grado de compromiso. Dentro del socialismo, la nota prosoviética más alta la daban los bolcheviques de Francisco Largo Caballero y las Juventudes Socialistas de Carlos Hernández Zancajo y Santiago Carrillo Solares. Largo Caballero fue prosoviético hasta que alcanzó el Poder, y hasta que en su misma cara, los prosoviéticos y los mismos soviéticos le aconsejaron y le ordenaron lo que tenía y no tenía que hacer.

Al principio la táctica empleada por Moscú fue la del “caballo de Troya”; es decir, ir captando socialistas  de forma encubierta y así poder operar desde dentro del partido. Ya Madariaga había afirmado que el primero de todos ellos fue Julio Álvarez del Vayo, el principal agente español del comunismo en España y en el PSOE desde 1930, declarado estalinista, recalcaba su camarada y hermano Juan Simeón Vidarte;  por otra parte, postura prosoviética claramente manifestada en sus libros y en sus artículos en El Socialista y en otras publicaciones.

Mundo Obrero de 23 de julio de 1934, recoge en su portada la carta que el Partido Comunista remitió el 12 de junio a la Comisión Ejecutiva del PSOE, proponiendo “unidad de acción” conjunta y que incluía entre  otras cosas:

“d) defensa de la Unión Soviética”.

La Ejecutiva del PSOE respondió rechazando la proposición, por lo que el PCE dirigió su capcioso reto a  los jóvenes socialistas:

Mundo Obrero, 1 de agosto de 1934, p. 3:

“Los jefes socialistas rechazan las proposiciones de unidad de acción, cerrando el paso a todo acuerdo. Ya han hablado los dirigentes, ahora hablad vosotros, jóvenes socialistas”.

La red estaba lanzada y la respuesta no se hizo esperar.

Mundo Obrero del 20 de agosto en su página 2,  recogía la síntesis de las declaraciones de Margarita Nelken que en carta había remitido a su partido el  PSOE:

“La diputada socialista Margarita Nelken dice que la minoría parlamentaria socialista ha  traicionado la confianza de los obreros”.

Fue la primera conversa al comunismo, aunque oficialmente y por razones estratégicas no ingresaría  hasta diciembre de 1936. Al principio de la Guerra en 1934, se exilió en Moscú y enviaba sus crónicas describiendo el maravilloso mundo de “la Patria del proletariado”. Principal redactora y firmante junto a otros refugiados de la carta de adhesión a la línea bolchevique de Largo Caballero.

Pasó de acomodada  burguesa crítica de arte y moda a fanática alentadora del exterminio y del terror en Madrid. Después de Margarita Nelken Mansberger vendría un nutrido grupo de nombres, de “gente afiliada al  Partido Socialista pero con el alma en Moscú” como afirmaba el vicesecretario de la Ejecutiva del PSOE Juan Simeón Vidarte en su obra: “Todos fuimos culpables”, p.721.

A principios de 1935, los líderes de las Juventudes Socialistas, Carlos Hernández Zancajo y Santiago Carrillo Solares editan un folleto clandestino titulado: “Octubre. Segunda etapa”, donde afirmaban lo  siguiente:

“Fijando la posición política de la Comisión Ejecutiva de la Federación Nacional de Juventudes

Socialistas.Redactado por su Presidente, Carlos Hernández Zancajo. En nombre de la Comisión Ejecutiva de la federación de Juventudes Socialistas. Carlos Hernández  Zancajo, presidente; Santiago Carrillo, secretario general. La revolución rusa influye poderosamente en el movimiento socialista español como en el de todo el mundo. Con Rusia o contra Rusia. He aquí la consigna que flota en todos los medios proletarios. Es preciso advertir que las jornadas revolucionarias han precipitado el proceso deradicalización de los cuadros socialistas.

Hoy ya es una necesidad reconocida por todos la de la depuración revolucionaria del Partido Socialista;  lo que nosotros denominamos su “bolchevización”. (…) la bolchevización del Partido Socialista no  significa otra cosa que la lucha de su mayoría revolucionaria –las grandes masas del Partido lo son sin ningún género de duda- contra el grupo de “generales” reformistas y centristas, por la depuración orgánica y el afianzamiento de una política revolucionaria justa. Por todo esto es indiscutible que las Juventudes Socialistas de España son hoy unas falanges verdaderamente bolcheviques en la justa acepción del término, puesto que son el motor de la depuración y radicalización del Partido. Está justificado, pues, que las Juventudes Socialistas de España nos designemos la tarea de expulsar al  reformismo de nuestro seno, como una de las primordiales. Únicamente tras esta labor de depuración por la base de las organizaciones podremos llegar a la depuración en el terreno nacional. La bolchevización del Partido ha de ser, pues, un movimiento que irá  de la base a la cúspide. Es preciso que todos nuestros militantes se claven esta idea en el cerebro. Pero la expulsión de los reformistas no es más que una etapa del proceso de la bolchevización del Partido

Socialista. ¿Qué puede significar para el Partido la expulsión del reformismo y la eliminación del centrismo en la dirección? (…). Pues aunque esto suceda, nadie podrá hablar de que en el Partido Socialista se había  producido una escisión. Nuestros cuadros no mermarían en nada. En cambio, ganaríamos a sectores muy  apreciables de la clase obrera, para los cuales la heterogeneidad de tendencias en nuestro Partido merece confianza, y nos pondríamos en condiciones de mantener por modo constante una línea revolucionaria justa, alejada de los zigzag a que de otra forma permaneceríamos expuestos. En cuanto a la eliminación del centrismo en la dirección del Partido, sólo resultados satisfactorios para la

marcha de nuestra política podría traer. La lucha sería dura. Sería puesta a prueba nuestra capacidad  revolucionaria. Es preciso luchar por aplastar los más ligeros brotes de este criterio

contrarrevolucionario en cada localidad, en cada provincia, para que no triunfe en el terreno nacional.

 

CONCLUSIONES.

Según todo lo expuesto, la Federación de Juventudes Socialistas, sus secciones y militantes, lucharán con  denuedo:

¡Por la bolchevización del Partido!

(Expulsión del reformismo. Eliminación del centrismo de los puestos de dirección. Abandono de la  Segunda Internacional).

¡Por la propaganda antimilitarista!

¡Por la derrota de la burguesía y el triunfo de la Revolución bajo la forma de la dictadura proletaria!

¡Por la reconstrucción del movimiento obrero internacional sobre la base de la Revolución rusa!

 

Para llevar a cabo estas consignas, los jóvenes socialistas deberán mostrar su superioridad y su espíritu de sacrificio, para que los obreros les confíen los cargos de dirección.

La Federación de Juventudes Socialistas de España, hoy más unida y más fuerte que nunca, se inspira al lanzar estas consignas en la historia revolucionaria del proletariado de nuestro país, en las mejores tradiciones del bolchevismo ruso y en los dos grandes paladines del Socialismo clásico: Marx y Lenin. Las Juventudes socialistas consideran como jefe iniciador de este resurgimiento revolucionario al camarada Largo Caballero, hoy víctima de la reacción, que ve en él su amigo más firme”.

Carlos Hernández Zancajo y Santiago Carrillo, ob. cit., pp. 4 a 161.

La publicación de los jóvenes bolcheviques dio mucho que hablar, y como no podía ser de otro modo,  recibió el apoyo de los bolcheviques del Partido Socialista.En septiembre de 1935 desde la cárcel Modelo de Madrid, Francisco Largo Caballero escribía una extensa

carta, y entre los muchos asuntos que trataba daba su parecer sobre el folleto de sus jóvenes bolcheviques:

“Al correligionario X.

Mí querido amigo y compañero:

Ahora hablaré un poco del folleto Octubre. ¿Qué me parece el contenido de la publicación juvenil? Hay palabras y matices que no las suscribiría,

pero el conjunto lo considero plausible, acertado. No pretendo analizar Octubre; sólo me ocuparé de sus  conclusiones.

 

“Por la bolchevización del Partido Socialista”

Muchísimos gobiernos burgueses firman pactos con el gobierno ruso. En una palabra, hoy no asusta a  ninguna nación ni gobierno capitalista la palabra bolchevique.

¿Radicalización? ¿Maximalización? ¿Bolchevización? Cualesquiera de estas palabras sonaría siempre  mal a nuestros oídos, pero la interpretación lógica e imparcial de ellas nos llevaría a reconocer que tratan de impulsar al Partido a una acción más integral, que, sin desdeñar las reivindicaciones de carácter  inmediato, el Partido acentúe su marcha hacia la conquista del poder político, como preceptúa su programa, a fin de, desde él, transformar el régimen económico individualista en socialista. Si renunciamos a eso, hemos dejado de ser marxistas.

 

“Expulsión del reformismo. Eliminación del centrismo de los puestos de dirección. Abandono de la II  Internacional”

 Discrepo de la clasificación y de la calificación. No concedo a los grupos enunciados el valor de ser unos disidentes por diferenciaciones ideológicas y de táctica; estoy convencido de que toda la pugna existente es más que nada rencores personales.

Todo esto habrá de examinarlo el Congreso y tendrá que eliminar lo que considere un obstáculo para cumplir el cometido que la historia le ha impuesto al Partido Socialista; (…) la salud del Partido está por encima de todos nosotros. Generalmente, en la Internacional se nos tiene por africanos, sin civilización alguna, ni ideología  socialista, ni conocimientos tácticos; somos para ella un país anárquico. De ahí el desprecio que como  sección española se nos tiene, aunque externamente se considere y aprecie a algunos hombres

representativos.

 

“Por la propaganda antimilitarista”

¿Puede haber duda? Pero hay que llegar hasta no votar ningún crédito para la guerra.

“Por la derrota de la burguesía y el triunfo de la revolución bajo la forma de la dictadura proletaria” Naturalmente que para derrotar a la burguesía es necesario que triunfe la revolución; sin esto último es  imposible lo primero. Sin embargo, no faltan socialistas que se asustan de la revolución; se oponen a ella,  con lo cual consolidan el poder del capitalismo.

¡Dictadura del proletariado! Esa es la “bicha” para algunos socialistas; prefieren aguantar la dictadura  burguesa antes que cooperar a imponer la del proletariado. La dictadura del proletariado es uno de los  principios fundamentales en la estrategia marxista. ¿Por qué escandalizarse cuando se habla de ella por nosotros? Algunos creen que por hablar de la dictadura del proletariado la burguesía se dispone a implantar la suya. Esto es invertir los términos. El marxismo y los defensores de él propugnan la dictadura proletaria por considerarla indispensable para “inutilizar” al enemigo y transformar el régimen de la propiedad individual de los medios de producción y de cambio en propiedad social, y como  medio transitorio del capitalismo al comunismo. ¡Otra palabra que horroriza a algunos socialistas! Están conformes con el “Manifiesto comunista” de Marx y Engels y no quieren enterarse que éstos eran  comunistas. Sería interesante que los “moderados” dijeran a la clase trabajadora cuál es su receta para derrocar al

capitalismo sin revolución y sin dictadura del proletariado.

 

“Por la reconstrucción del movimiento obrero internacional sobre la base de la Revolución rusa” Creo que se puede realizar la unidad y reconstrucción de la Internacional a base de marxismo. Lo primero  es que conozcamos el marxismo, si no ¿cómo apoyarnos en una base desconocida? Los líderes nos hemos creído que con un antecedente de antigüedad en las filas socialistas, algo de lealtad y un poco de experiencia ya es suficiente para acreditar el prestigio indispensable que justifique el derecho a ser directores de organizaciones como el Partido y la Unión General. Hay que dar otro tono político y sindical al movimiento obrero internacional. Para ello, lo primero es la unidad; hecha ésta, lo demás vendrá por añadidura.

 

“Las Juventudes Socialistas consideran como “jefe” iniciador de este resurgimiento revolucionario al  camarada Caballero” La palabra no ha sido feliz. ¡Jefe iniciador! en todo caso podría ser lo último, pero lo primero no tiene  sentido. Además, en ciertos momentos históricos si los “directores” (¿asustará también la palabra?) nos colocamos  en una situación equívoca o pasiva, lo que se llama “masa” debe arrollarnos y tomar (57) ella la dirección

del movimiento designando, naturalmente, otros directores que se compenetren con sus ideales, no creo  que pueda sospecharse que tenga aspiraciones de caudillo. Ya le tengo dicho anteriormente que no tengo  temperamento para serlo ni para tolerarlos.

Es un error político, porque no olvide usted que la fuerza del Partido tiene su base en el apoyo prestado  por la UGT y las Juventudes Socialistas; el día que le falte alguno de los dos o los dos apoyos, la lucha con los otros partidos le será muy difícil. Tenga usted por seguro, amigo X, que las Juventudes Socialistas hoy,  por su número, sus conocimientos teóricos del marxismo y su decisión, constituyen una fuerza que, colocada frente al Partido, sería muy peligrosa. No hay que hacerse la ilusión de considerarlas como un conglomerado de párvulos; el desengaño puede ser grande. Además, en el viejo organismo del Partido se nota una atrofia mental evidente y no le sobra el prepararse a ser sustituido por otro más joven y más

 dinámico. La soberbia y la petulancia nos pueden costar caras”.

Francisco Largo Caballero. Notas  históricas… pp., 159 a 212.

Claridad, 24 de octubre de 1935, p. 7: Manifestaciones de Álvarez del Vayo

“-¿y acerca de la depuración del Partido Socialista? -Absolutamente necesaria e inevitable”.

30 de noviembre, p. 2:

Largo Caballero habla desde la cárcel: “Cuando se habla de depurar, yo creo que tal labor debe hacerse  precisamente para que el proletariado sepa, sin que le pueda caber dudas, cómo somos y cómo  pensamos”.

Por otra parte, la labor del delegado de la Internacional Comunista, Vittorio Codovilla, “camarada  Medina”, “camarada Luis” comenzaba a dar sus frutos. En abril de 1936 las Juventudes Comunistas se hacían con el dominio de la mayoría de las Juventudes  Socialistas. Tres meses después, lo mismo sucedería entre los comunistas y los socialistas catalanes con la creación del PSUC. Tanto las Juventudes Socialistas Unificadas como el PSUC acataron rendida e incondicionalmente los dictados de la Internacional Comunista. Para una mejor dirección del PSUC, la  Internacional Comunista envió como delegado a Barcelona al húngaro Erno Gerö, “camarada Pedro”, que  ya había estado como delegado en Cataluña años atrás y dominaba el catalán. Juan Simeón Vidarte recuerda que durante la Guerra Civil, los comunistas “ejercieron su dominación  dentro de muchas organizaciones de la UGT, valiéndose de lo que nosotros llamábamos, empleando la  frase de Lenin, “compañeros de viaje” o “chinos” (…). Es decir, personas que sólo tenían de socialistas el

carné y que a los mismos comunistas les eran más útiles dentro de nuestro Partido que en el suyo”: Todos fuimos culpables, p. 624.

Efectivamente, dentro del Partido Socialista las cosas se sucedían con rapidez y sin que las pudieran del  todo controlar. En el Frente Popular era Moscú quien ordenaba y mandaba, y ante la fuerza de la evidencia sólo había dos opciones: adaptarse o abandonar.

Dos años después de publicar “Octubre. Segunda etapa”, Carlos Hernández Zancajo -ahora como ex presidente de las Juventudes Socialistas- escribe su “Tercera etapa de Octubre”:

“Hasta en la traición se ha seguido un proceso cronológico. Tomemos los hechos:

 

“POR LA BOLCHEVIZACION DEL PARTIDO SOCIALISTA”

La dirección de las Juventudes Socialistas reniega de su Partido y se marcha al P.C. con armas y bagajes antes de celebrar el Consejo de Unidad, dar cuenta de su gestión y responder de su conducta. Los  tránsfugas no se marchan en período normal, sino en guerra civil, cuando la situación es más crítica y los  momentos más duros.

 

“POR LA UNIFICACION POLITICA DEL PROLETARIADO EN EL PARTIDO SOCIALISTA”

Como consecuencia de su nueva situación, la dirección juvenil unificada (socialista y comunista) se ha transformado en una dirección “monolítica”, comunista, al servicio del Partido Comunista.

 

“POR LA DERROTA DE LA BURGUESIA Y EL TRIUNFO DE LA REVOLUCION BAJO LA FORMA DE LA

DICTADURA PROLETARIA”

[Dicen los comunistas] “Luchamos por la República democrática y además parlamentariamente. Y no lo decimos como táctica ni como maniobra para engañar a las democracias universales”. Se dice por sentimiento, porque luchando “por la Revolución socialista en nuestro país, habríamos dado la victoria al fascismo”.

 

“LAS JUVENTUDES SOCIALISTAS CONSIDERAN JEFE INICIADOR DE ESTE RESURGIMIENTO

REVOLUCIONARIO A LARGO CABALLERO”

Los antiguos adoradores de Largo Caballero vinculaban en él la intransigencia revolucionaria. “Era una gloria para las Juventudes sentirse combatidas junto a un hombre cuya derrota momentánea agiganta su figura señera. Y dicho en estas circunstancias, nadie podrá pensar que nos guían bastardos fines personales”. Todo es sincero, de una sinceridad, de una sinceridad inquebrantable. Y Largo Caballero sale del Gobierno. El dirigente de la unidad, el forjador de la unidad, el amigo de la juventud, el consejero de la juventud, ha caído de la dirección gubernamental por su intransigencia  revolucionaria. Procedimientos nuevos de los nuevos procedimientos. La “nueva Juventud” ha pasado a ser la pieza de retaguardia en la “maniobra gigantesca” de oportunismo  político.

La autocrítica es una necesidad para… los demás. Sin embargo no está de más desfigurar el fondo de la cuestión, enmascarar los fundamentos de la polémica y ocultar a toda la “juventud española” el verdadero origen de la traición. La crítica es escisión; la disconformidad, escisión; señalar errores, escisión; recordar traiciones, escisión;  indicar incapacidades, escisión; sujetarse a los Estatutos, escisión; no ser comunista, escisión.

¿Quiénes son los escisionistas?

¿Quién produjo la escisión de 1920? ¿y la de 1921?

¿Quién escindió la UGT y la CNT creando la

Confederación General del Trabajo Unitaria?

¿Quién ha escindido al Partido Socialista en Cataluña?

¿Quién escindió la UGT en Cataluña?

¿Quiénes son los que han constituido organismos sindicales campesinos al margen de la UGT y la CNT?

¿Quiénes han trabajado contra un Partido para galvanizar otro?

¿Quiénes los que al margen de las Centrales sindicales movilizan los obreros a espaldas de sus

direcciones sindicales?

¿Quiénes son los escisionistas?

No hemos renegado de nuestra ejecutoria revolucionaria; recordad que trotskismo lo usáis como sinónimo de renegado y que los únicos renegados, por haber huido del Partido Socialista, renegado de su historia y de su bandera, sois vosotros. Si queréis la unidad con el PSOE,

¿por qué le habéis abandonado?

La unidad sólo puede hacerse dentro de la “línea justa”, tal como lo diga el Partido Comunista o su nuevo  apéndice. No es una contradicción; es una política de contradicciones. Es la política calamar aplicada a voleo. Así sale todo. Hay que salvar del hundimiento histórico una generación gigante que ha sido traicionada  políticamente”.

Carlos Hernández Zancajo. Ex-Presidente de la Federación Nacional de Juventudes

Socialistas. Tercera etapa de Octubre. Valencia, 1937, pp., 12 a 19.

Mundo Obrero, 28 de junio de1937, portada:

“¡UN SOLO PARTIDO! ¡UN SOLO CARNET!”.

3 de julio, portada:

“LA INTERNACIONAL COMUNISTA APREMIA A LA INTERNACIONAL SOCIALISTA ¡SOCIALISTAS DEL  MUNDO, UNIOS A LOS COMUNISTAS PARA AYUDARNOS!”.

Hacía tiempo que Moscú había decidido el relevo de Largo Caballero en el gobierno del Frente Popular y su sustitución por el socialista prosoviético Juan Negrín López. Así pues, con la coartada de la crisis de mayo de 1937, y contando con la ayuda interesada del grupo socialista de Indalencio Prieto, más la disposición incondicional de los socialistas prosoviéticos y los comunistas, Francisco Largo Caballero se vio forzado a dejar el Poder:

“París, 20 de noviembre de 1939. (…) Prieto y sus amigos, provocando la crisis de mayo y solidarizándose  con los ministros comunistas, hasta echarme del Gobierno. Todos, los republicanos de todos los colores y los socialistas de Prieto y Negrín, se pusieron al lado de los

ministros comunistas Jesús Hernández y Uribe, siendo por tanto responsables de la solución que se dio a  la crisis”.

Francisco Largo Caballero. ¿Qué se puede hacer?, pp, 23, 24.

Informe alto secreto con fecha de 30 de agosto de 1937 del italiano Palmiro Togliatti, “camarada Ercoli”, “camarada Alfredo”, delegado de la Internacional Comunista y verdadero cerebro y principal dirigente  del PCE:

“El éxito en el derrocamiento del gobierno de Largo Caballero ha hecho perder indudablemente la cabeza  de algunos camaradas. Han creído que ese éxito pertenece exclusivamente al partido, olvidando que los centristas (Prieto) desempeñaron un gran papel tanto en la preparación como en la resolución de la  crisis”.

RHS, ob. cit., p. 462.

Efectivamente, Largo Caballero asumió la dirección del Frente Popular el 5 de septiembre de 1936 hasta el 18 de mayo de 1937 y justo cinco meses después de verse obligado a dejar el gobierno, el 17 de octubre rompía su silencio para denunciar en el que sería su último discurso en España:

“¿Qué es lo que ha sucedido con la U.G.T. de España? Os lo voy a contar con la mayor brevedad posible. El origen de esta campaña contra la Unión arranca de la crisis de mayo, crisis que yo tengo que declarar aquí  que la considero como la más vergonzosa de cuantas he conocido en la Historia de España. Incluso con la  monarquía, no he conocido yo una crisis que pueda sonrojar tanto como ésta a cualquier buen español. Sabéis que en Cataluña existe lo que llaman Partido Socialista Unificado, que no es Partido Socialista Unificado, sino el partido comunista catalán (Una voz: el P.S.U.C.). Eso es; ese es el apodo, pero en realidad es que, desde el primer momento ingresó en la III Internacional, y los que allí dirigen lo que

llaman U.G.T., son comunistas y tienen al servicio de ellos esa organización o, procuran tenerla. De lo que  se trata es de que, teniendo Cataluña la organización de la U.G.T. al servicio de los comunistas, y de hecho teniendo también en España a nuestro partido al servicio de los comunistas, como la única organización que podía discrepar es la U.G.T., quieren apoderarse de ella para ponerla al servicio de los mismos elementos”.

Francisco Largo Caballero. Secretario General de la U.G.T. La U.G.T. y la Guerra. Valencia, 1937, pp. 7, 32.

Georgi Dimitrov recibe un informe el 28 de marzo de 1937 de uno de sus observadores en España, y el 15 de  abril lo remite como alto secreto al mariscal Kliment Voroshilov:

“Frente al argumento que utilizan a menudo los dirigentes del Partido Comunista en sus conversaciones con Largo Caballero, diciéndole que se le considera la figura central de España, que es el símbolo del pueblo español, que puede desempeñar el papel de una persona bajo cuya bandera se unirían todas las fuerzas de los trabajadores, y que el Partido Comunista de España y la Internacional Comunista son las únicas fuerzas que convierten en universal su nombre, creando simpatías por él en todo el mundo, frente a todos esos argumentos Caballero responde así: “Ya sé todo eso, ya sé que todo eso es cierto, pero también sé que cuanto más me alabéis, cuanto más me exaltéis, más rápida y fácilmente me arrojaréis del pedestal sobre el que me habéis situado”.

RHS, ob. cit,. p. 240.

Según Sarin y Dvoretski, oficiales de alto rango del ejército ruso e historiadores militares:

“A juzgar por los numerosos papeles que hemos examinado, Stalin empezó a ver al gobierno español como una especie de rama del gobierno soviético obediente a los dictados de Moscú. Por ejemplo, a finales de 1937, cuando se trató de la situación española en una reunión del Politburó, se aprobó una exhaustiva  directiva sobre los españoles. Esta abarcaba, entre otras cosas, la necesidad de eliminar a todos los saboteadores y traidores del ejército, de desarrollar medidas para movilizar la industria cara a la producción militar, y de limpiar las zonas de retaguardia de espías y agentes fascistas. En la directiva se incluían otras cuestiones, como los problemas gubernamentales y leyes relativas a la agricultura, la industria, el comercio y el transporte, y la propaganda en los territorios ocupados por el enemigo. No es

solo la lista de problemas y puntos de atención lo que resulta importante, sino el propio lenguaje. Las  palabras elegidas y los términos utilizados eran tan malos que parecía que se tratara de directrices para un comité de distrito del partido o para algún ministerio, en lugar de amistosos mensajes de recomendación”.

Stanley Payne, ob. cit., p., 379.

  1. b) La URSS Patria del proletariado, Paraíso de felicidad y progreso

Una carta de Rafael Alberti: Mundo Obrero,10 de febrero de 1933, p, 2:

“Cómo viven los obreros manuales e intelectuales de la Unión Soviética “

Moscú 27 de diciembre.  Querido Abril: Como puedes ver, por todas las letras y signos que rodean este papel, estoy en la Unión Soviética. Hace ya  casi un mes. Llegué con el Inturist, pero los escritores de la M.O.R.P. me han invitado. Este es el único país donde los escritores no se mueren de hambre”. Mundo Obrero, 3 de marzo de 1933, p. 3:

“En las fábricas soviéticas se producen más tractores que en Norteamérica. En 1932 se habían fabricado 50.000 tractores en los Estados Unidos, y en cambio, 50.250 en la Unión

Soviética. En esta forma ha superado la Unión Soviética, en lo referente a la fabricación de tractores, al  más adelantado de los países capitalistas”.

1 de febrero de 1936, contraportada:

“Un país miserable y esclavo, convertido en una República obrera, libre y próspera.

A últimos de febrero se reunirá, en Moscú, el Congreso de la U.J. Comunista-Leninista de la U.R.S.S. El Congreso de la juventud que ha conquistado el bienestar. La juventud más bella, más feliz, se va a reunir para decir a toda la juventud del mundo las grandes

conquistas que le ha dado su liberación revolucionaria del yugo de la explotación y de la opresión  capitalista. (…) el país más dichoso de la Humanidad”.

5 de febrero, contraportada:

“LA U.R.S.S. HA ENTRADO EN UN PERIODO DE DESARROLLO RICO Y FELIZ”

8 de febrero, p. 5

“En la democracia soviética, los miembros del órgano supremo del Estado continúan trabajando en sus  fábricas. Casi todos los coljazianos de la región de Moscú tienen ya su vaca propia”.

10 de febrero, p. 4:

“LA VIDA FELIZ EN EL PAIS SOVIETICO

El Gobierno de la U.R.S.S. se reúne y charla cordialmente con los mejores conductores de “segadorastrilladoras”.

29 de febrero, p. 5:

“Grandioso programa de producción para la construcción de máquinas agrícolas en la U.R.S.S. durante el año 1936”.

29 de abril, contraportada:

“La juventud soviética ante el Primero de Mayo. Hacia la sociedad comunista. Trabajo, estudio, vida confortable. Un Primero de Mayo  extraordinariamente grandioso en la Unión Soviética.Los muchachos y muchachas soviéticas no saben lo que es el paro obrero, no saben lo que es la  explotación, no conocen la preocupación por el mañana. En cambio, conocen la victoria de la  construcción socialista, conocen el trabajo libre y consciente, el estudio, el bienestar. Trabajo, estudio, vida confortable, distracciones artísticas y culturales, deporte. Juventud dueña de un  porvenir como jamás lo tuvo ninguna otra”.

1 de mayo, p.19:

“Niños sin pan en el mundo capitalista: infancia dichosa en la U.R.S.S”.

2 de mayo, contraportada”

“EL 1º DE MAYO DE LA U.R.S.S., PATRIA DE LOS TRABAJADORES

La delegación de trabajadores españoles contempló asombrada este grandioso desfile desde la tribuna de  la Plaza Roja.

8 de mayo, contraportada

“En qué ocupa sus horas libres el trabajador de la U.R.S.S. El poder soviético da a los trabajadores todo lo necesario para sus distracciones, expansión y cultura”.

Con semejante bombardeo propagandístico era lógico pensar, como escribe Salvador de Madariaga, que  “la revolución rusa había sido siempre objeto de fascinación e interés para los trabajadores y para los  intelectuales españoles, como lo había sido para los demás países (…), el comunismo atraía a los jóvenes por el sentido inmediato de realización que conseguía darles. A las críticas que se les hacía, los  comunistas podían siempre contestar: “Todo es palabrería. Ahí está la Unión Soviética, viva y próspera.  ¿Qué es lo que ustedes presentan?”.

Más adelante, Madariaga dibuja de un trazo el panorama que se vivía:

“En junio de 1936, Getafe, pueblo  cuya importancia es evidente por su proximidad a Madrid y por el aeródromo militar que en su término  municipal se halla instalado, tenía por alcalde a un ilustre desconocido que la vecindad, por ignorar su  nombre, llamaban El Ruso. Viva Rusia y Viva Thaelman se leía por doquier pintados al carbón o con  pintura más permanente en muros y vallas. Jóvenes comunistoides iban por teatros, cines y cafés, y aun dando el alto en las carreteras, para postular donativos ofreciendo como recibo cuadraditos de papel blanco donde en tosco dibujo encarnado se veía un puño cerrado y las palabras Socorro Rojo. La  impresión de que Rusia se alzaba en la sombra tras la tempestad que amagaba era universal”.

Salvador de  Madariaga, ob. cit., pp., 514, 595, 596.

Mundo Obrero, 6 de junio de 1936, contraportada:

“LA CIENCIA AL SERVICIO DEL PUEBLO SOLO EXISTE EN LA U.R.S.S.

Las mujeres dan a luz sin dolor.  Culto a la madre y al niño. Casas-cuna en las fábricas y barriadas. Jardines para la infancia”.

16 de octubre, portada:

“Un telegrama del camarada Stalin

“Liberar a España de la opresión de los reaccionarios fascistas no es un asunto privado de los españoles,  sino la causa de toda la Humanidad avanzada y progresiva”.

6 de diciembre, contraportada:

“El gran pueblo soviético aprueba la constitución stalinista. La U.R.S.S. ofrece al mundo el maravilloso ejemplo de un país que vive la verdadera democracia y la  verdadera libertad, haciendo la felicidad de más de 170 millones de seres.

Discurso del camarada Molotof:

“El fascismo proporciona al pueblo sangre y hambre; el socialismo ha proporcionado al pueblo la  felicidad y la alegría”.

7 de diciembre, p. 3:

“La Constitución soviética realiza el mejor sueño secular de toda la humanidad oprimida”.

21 de junio de 1937, p. 3:

Dice el camarada Carrillo, secretario de la J.S.U.

“EL PARTIDO UNICO SERA PARA LA JUVENTUD LA LLAVE QUE ABRA LAS PUERTAS DE UN PORVENIR  CULTO, LIBRE Y FELIZ”.

30 de julio, p. 3:

“LA U.R.S.S. ES LA MURALLA QUE PROTEGE LOS INTERESES DE LOS TRABAJADORES DE TODOS LOS  PAISES. El camarada Molotof afirma la decisión de la Unión Soviética de apoyar las aspiraciones de paz de todos los pueblos.

“El camino bolchevique que seguimos bajo el estandarte del Partido de Lenin y de Stalin, es el único justo  que responde a los intereses del pueblo”.

26 de agosto, p, 3:

“LA UNION SOVIETICA ES, SEGUN LOS YANKIS, EL PAIS MAS RICO DEL MUNDO

Hacen sus pagos por adelantado, sin emplear créditos”.

1 de septiembre, p. 3:

“LA JUVENTUD ROBUSTA Y ALEGRE DE LA U.R.S.S.

El Partido Bolchevique y el Gobierno soviético han formado la juventud más fuerte y culta, física y  políticamente, del mundo”.

6 de septiembre, portada:

“LA U.R.S.S. ES LA GARANTIA DE PAZ Y PROGRESO”-

7 de septiembre, p. 2:

“Frente a los crímenes del fascismo LA U.R.S.S. DEFIENDE CON ENERGIA A LOS TRABAJADORES DEL MUNDO”.

15 de octubre, contraportada:

“LA U.R.S.S. EJEMPLO DE PUEBLOS

“Para la Humanidad es Rusia en el siglo XX lo que fue Francia a fines del siglo XVIII”. Palabras del señor Martínez Barrio en un acto celebrado en Valencia”.

6 de noviembre, p. 3:

“VEINTE AÑOS DE SOCIALISMO Y MEJORAMIENTO SOCIAL

El pueblo trabajador de la U.R.S.S. no tiene igual en el mundo. Disminución del coste de la vida y aumento constante de los salarios dan impulso extraordinario al feliz  régimen socialista que disfrutan”.

26 de julio de 1938, portada:

“LA CLASE OBRERA DE LA U.R.S.S. TIENE ASEGURADA UNA VIDA LIBRE Y CONFORTABLE”.

  1. c) Fieles defensores de la URSS Mundo Obrero, 10 de diciembre de 1932, portada:

“La verdad obrera frente a la mentira burguesa. Comunicación que la Delegación obrera española presenta al Pleno del Consejo Central de los Sindicatos de la U.R.S.S.

“Hemos comprobado que son los obreros y campesinos los dueños de sus propios destinos, y rechazamos enérgicamente las calumnias vertidas por vuestros enemigos, que son los nuestros también, de que los obreros de la U.R.S.S. son víctimas de su propia obra”.

3 de febrero de 1933, p. 5:

“Resolución del Buró político del Comité Central del Partido Comunista de España (S.E de la I.C.), sobre la situación internacional y nacional, y las tareas del Partido.

El avance victorioso de la U.R.S.S. en la construcción del socialismo, y el aumento de su influencia revolucionaria sobre los trabajadores y explotados de todos los países.

  1. E) Contra la guerra imperialista. Por la defensa de la Unión Soviética. Por el internacionalismo proletario.
  2. Movilización de las masas obreras y campesinas contra la preparación de la guerra imperialista y por la defensa de la Unión Soviética. A la asquerosa campaña de difamación de la burguesía y de todos los traidores de la clase obrera, anarquistas, socialistas, trotskistas, contra la Unión Soviética, el Partido tiene que oponer sistemáticamente una gran campaña explicativa sobre los grandiosos progresos en la edificación del socialismo en el país gobernado por los obreros y campesinos”.

 

“Madrid, 30 de octubre de 1933.

PROGRAMA ELECTORAL DEL PARTIDO COMUNISTA

  1. Solidaridad proletaria con los oprimidos del mundo entero y alianza fraternal con la Unión Soviética,  que construye victoriosamente el socialismo y constituye una potente fortaleza para el proletariado mundial y los pueblos oprimidos contra el fascismo internacional y las fuerzas de la reacción capitalista. Lucha contra la guerra imperialista y por la defensa de la Unión Soviética”.

Miguel Artola, ob. cit., p. 478.

Mundo Obrero, 2 de agosto de 1934, contraportada:

“HOY MAS QUE NUNCA FIRMES EN LA DEFENSA DE LA UNION SOVIETICA

De las tesis adoptadas por el IV Congreso de la Internacional Comunista, publicamos el apartado que se refiere a la defensa de la Unión Soviética. Léanla con atención nuestros camaradas. Contiene un arsenal de razones y fundamentos que de seguro convencerán al más engañado de los obreros sobre el papel que representa la U.R.S.S. y el porqué deben defenderla todos los trabajadores.La guerra de los imperialistas contra la Unión Soviética es una guerra contra el proletariado. Su fin principal es el derrocamiento de la dictadura proletaria y la implantación del terror de las guardias blancas contra la clase obrera y contra los trabajadores de todos los países. El fundamento para la táctica del proletariado de todos los países capitalistas en su lucha contra esta guerra lo constituye el programa bolchevique de lucha contra la guerra imperialista: transformación de la guerra imperialista en guerra civil.

La táctica sufre una serie de cambios importantes, por cuanto el “adversario” no es ya una potencia capitalista, sino un país de dictadura proletaria. Concretando la cuestión del trabajo de propaganda relacionado con la guerra imperialista, o de preparativos de guerra contra la Unión Soviética, es menester indicar lo siguiente:

  1. a) El pacifismo, que disfraza los preparativos de guerra, se convierte en su arma principal. Por esto es necesario reforzar la lucha contra el pacifismo y contra sus consignas específicas; contra la Liga de las Naciones, que empeñará la guerra contra la Unión Soviética en nombre de la “civilización” y de la “paz”;  contra el pacifismo “realista”, que ve en la Unión Soviética y en las revoluciones proletarias y coloniales  una amenaza para la paz; contra el pacifismo radical, que quiere, bajo la máscara de la lucha contra “toda guerra” desacreditar la idea de la defensa del poder soviético.
  2. b) La socialdemocracia pasa a la preparación activa de la guerra contrarrevolucionaria, de la guerra contra el poder soviético. Por esto, es indispensable reforzar lo más posible de la lucha contra los jefes socialdemócratas, tanto de “izquierda” como de “derecha”, y contra todos los trotskistas y anarcosindicalistas que les siguen. En primer lugar, es indispensable desenmascarar y desacreditar entre las masas las distintas consignas y argumentos, con que estos elementos van a intentar justificar la lucha contra la Unión de las Repúblicas Soviéticas Socialistas: “lucha por la democracia contra la dictadura”, “thermidor”, “aburguesamiento del

poder sovietista”; fábulas sobre el “imperialismo rojo”, consignas sobre “neutralidad en caso de guerra”, etc., etc.

La clase obrera de todos los países y las masas trabajadoras, reconociendo en la Unión Soviética su  defensora, aumentarán su simpatía hacia ella de día en día. Y si tenemos en cuenta que el sentido de la guerra del imperialismo contra la Unión Soviética, como de una abierta guerra de clases, va a ser comprendido por las masas obreras antes que guerra de 1914; que las masas trabajadoras disponen en el momento actual de la experiencia de la primera guerra imperialista mundial y que la vanguardia del

proletariado ve en la Internacional Comunista, una firme organización revolucionaria, es posible afirmar  que las posibilidades para la lucha contra la guerra han aumentado, que existen todas las condiciones para llevar a cabo una táctica más audaz.

  1. a) Es mucho más fácil ahora que en 1914 prevenir una guerra, reforzando la lucha de clases, llevándola hasta manifestaciones revolucionarias de masa contra el gobierno que tenga la intención de declarar la guerra a la U.R.S.S. Los obreros ingleses dieron un hermoso ejemplo, fundando en el año 1920 comités de acción, que obligaron al gobierno a desistir de la declaración de guerra contra la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.
  2. b) Las condiciones para que el proletariado de los países capitalistas puedan convertir la guerra

imperialista contra la U.R.S.S. en guerra civil contra su propia burguesía, se crearán más pronto que durante la guerra entre los imperialistas.

  1. c) Por esto, aunque los comunistas de los países capitalistas en caso de guerra contra la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, rechazan la consigna de la “huelga general”, y no se entregan a ilusiones de tal naturaleza, deben tener en cuenta las posibilidades existentes para aprovechar las huelgas de masas y la huelga general antes de la declaración de guerra, desde el momento de la movilización.
  2. d) En caso de ataque contra la U.R.S.S., los comunistas de las naciones oprimidas y de los países imperialistas deben emplear todas sus fuerzas para conseguir el levantamiento de las minorías nacionales en Europa y en las colonias y semicolonias, y organizar guerras libertadoras nacionales contra  los imperialismos enemigos del gobierno soviético”.

10 de febrero de 1936, p. 4:

“¿POR QUE LUCHA EL PARTIDO COMUNISTA?

  1. Solidaridad proletaria con los oprimidos del mundo entero y alianza fraternal con la Unión Soviética, que construye victoriosamente el Socialismo y constituye una potente fortaleza para el proletariado mundial y los pueblos oprimidos contra el fascismo internacionalista y las fuerzas de la reacción capitalista. Lucha incesante por la paz al lado de los pueblos que la desean, a cuya cabeza está la Unión Soviética”.

27 de abril de 1936, p. 2:

“EL 1º DE MAYO: PARO ABSOLUTO ¡Por la defensa de la Unión Soviética y de su política de paz!”.

Cuando sólo faltaban cinco meses para declararse públicamente comunista, la socialista Margarita Nelken afirmaba en el Mundo Obrero, 10 de julio de 1936, contraportada:

“La camarada Margarita Nelken nos dice:

“La nueva Constitución soviética es, a mi juicio, la respuesta más contundente a los ataques de quienes,  por ignorancia o por defender privilegios de clase, hablan del régimen de tiranía a que se hallan sometidos los ciudadanos de la U.R.S.S.

Es, de una parte, la prueba irrefutable de la consolidación de los postulados marxistas-leninistas, o sea, de los postulados revolucionarios, y, de otra, la prueba, no menos irrefutable, de que estos postulados son los únicos que conducen a la verdadera emancipación de los trabajadores, a la dignificación moral, material e intelectual del hombre. Y son, en fin, la prueba absoluta de la necesidad de la dictadura del proletariado, como etapa imprescindible para esta emancipación y esta dignificación”.

4 de mayo de 1937, p.4:

“LAS MISERIAS DEL LABORISMO INGLES LANZA UN BRUTAL MANIFIESTO CONTRA EL PARTIDO COMUNISTA. El Partido Comunista es una organización voluntaria basada en una disciplina de hierro, que exige lealtad ilimitada al Partido. De Moscú recibe no sólo dinero, sino órdenes, y tiene que obedecerlas con esclavo sometimiento”.

11 de mayo, portada:

“Los enemigos del P.C. son los enemigos de la revolución”.

19 de junio, portada:

“EL PLENO DEL COMITE CENTRAL AL JEFE DE NUESTRO PARTIDO, JOSE DIAZ. p. 2

Somos stalinistas porque Stalin nos ha enseñado a los comunistas a mantenernos firmes en la lucha contra los renegados del comunismo y a llevar la teoría a la práctica. Además, Stalin, para España, es el símbolo de la solidaridad internacional, que frente a la incomprensión de los Gobiernos democráticos, supo caracterizar a nuestra lucha como una lucha internacional, como la causa de toda la humanidad avanzada y progresiva”.

24 de junio, p. 3:

Dolores Ibarruri al Pleno del Comité Central del Partido Comunista de España: “Hoy está claro para todo el mundo que gracias a la dirección férrea del Partido bolchevique existe en el mundo esa fortaleza socialista que se llama Unión Soviética”.

3 de agosto, portada:

“Los detractores de la Unión Soviética hacen el juego al fascismo”.

13 de agosto, portada:

“¡QUIEN ATACA A LA U.R.S.S. DEFIENDE AL FASCISMO!”.

14 de agosto, portada:

“LOS QUE ATACAN A LA U.R.S.S. ATACAN AL PUEBLO ESPAÑOL”.

El Socialista, 15 de agosto de 1937, portada:

“La hiel que unos escupen sobre Rusia le sabe a miel, sin duda, al enemigo.

UNA ORDEN DE GOBERNACION Se reprimirán con rigor los ataques insidiosos contra la U.R.S.S.

El ministro de la Gobernación ha dictado la siguiente disposición:

“Con reiteración, que permite adivinar un propósito deliberado de ofender a una nación

excepcionalmente amiga, creando de esta manera dificultades al Gobierno, se ocupan de la U.R.S.S. diferentes periódicos, habiendo llegado en su inconveniencia a equipararla a las naciones que invaden el suelo nacional. Esta licencia, absolutamente reprobable, no deberá ser autorizada por el Gabinete de Censura. Debe cesar radicalmente, avisando que tan pronto como esta orden deje de ser observada escrupulosamente, se suspenderá con carácter indefinido al periódico que la infrinja, aun cuando hubiese sido autorizado por la Censura; quedando en ese caso, el censor que hubiese leído las pruebas periodísticas, a disposición del Tribunal especial encargado de entender en los delitos de sabotaje”. Claridad, 19 de agosto de 1937, contraportada.

Mundo Obrero, 19 de agosto de 1937, p, 2. El Socialista, 20 de agosto de 1937, p. 2:

“COMITE NACIONAL DE ENLACE

El Comité Nacional de Enlace de los Partidos Socialista y Comunista ha dirigido a los Comités

provinciales y locales de todas las organizaciones y militantes de ambos partidos la siguiente

comunicación: “Camaradas: El Comité Nacional de Enlace ha elaborado el siguiente programa de acción conjunta de los partidos Socialista y Comunista:

  1. La defensa de la Unión Soviética. La solidaridad activa que el gran pueblo soviético presta al movimiento obrero internacional, y  particularmente la que está prestando, en todos los aspectos, a nuestro país; su adhesión inquebrantable a nuestra causa y la enérgica política de paz que practica en beneficio de toda la Humanidad, han ganado el cariño de todos los españoles honrados, que ven en la U.R.S.S. el más abnegado combatiente contra el fascismo internacional por la democracia y la libertad de los pueblos. Por consiguiente, los Partidos Comunista y Socialista consideran que la defensa de la Unión Soviética, el país del Socialismo, es un deber sagrado, no sólo de los comunistas y socialistas, sino de todo antifascista honrado. El Partido Socialista y el Partido Comunista lucharán con toda energía contra los enemigos de la Unión Soviética, denunciándolos públicamente e impidiendo sus innobles campañas, abiertas o preparadas, y trabajarán por estrechar cada vez más las relaciones entre el pueblo español y la Unión Soviética”.

Mundo Obrero, 1 de octubre de 1937, contraportada:

“HOMENAJE A LA UNION SOVIETICA

“No podemos olvidar –dice el delegado de Izquierda Republicana- que el enemigo de la U.R.S.S. es nuestro enemigo”.

4 de octubre, p, 2:

“EN HOMENAJE A LA U.R.S.S.

“Seamos dignos de la ayuda de Rusia forjando nuestra unión”, dijo el camarada Olmo en nombre de la C.N.T.”.

9 de octubre, portada:

“Envío a la U.R.S.S.

Todo el pueblo español “anarquistas, católicos, socialistas, republicanos, comunistas” han hecho un regalo para el XX aniversario de la gran patria del Socialismo”.

26 de octubre, contraportada:

“LA U.R.S.S., PALADIN DE LA INDEPENDENCIA Y LIBERTAD DE LOS PUEBLOS

El jefe del Gobierno, el camarada Negrín dijo:

“La U.R.S.S. ha creado, de un mundo dormido, un mundo nuevo, y la influencia del magno proceso  experimental puede medirse por las reacciones que provoca en los sistemas inadecuados a los fines esenciales del bienestar humano y de la civilización. Por ello, desconocer la grandiosidad de la construcción socialista y de tantos otros aspectos de la vida

soviética, encamino mi saludo emocionado a este gran pueblo, como campeón de la paz indivisible y del  derecho de las naciones a regirse libremente. La Unión Soviética ha demostrado a Europa su solidaridad limpiamente sin pedir nada, cumpliendo, una

vez más, su papel de pueblo civilizado, amigo de la paz y respetuoso con las nacionalidades. Por ello,  merece la gratitud del pueblo español y la admiración de los gobernantes, pero además, la Unión Soviética, se ha convertido en el paladín más destacado del Derecho internacional y de la independencia y la libertad de los pueblos, y por esto merece, no sólo la gratitud de España, sino del mundo civilizado por  entero”.

5 de noviembre, portada:

“¡VIVA STALIN, JEFE DEL PROLETARIADO MUNDIAL!”.

11 de noviembre, p. 3:

“¡Viva nuestro querido Stalin!”.

19 de noviembre, contraportada:

“La Unión Soviética es el amigo más leal y generoso del pueblo español”, camarada Jesús Hernández”.

1 de diciembre, p. 3:

“LA U.R.S.S. ES LA UNICA POTENCIA PACIFISTA y la barrera formidable contra el fascismo”.

13 de diciembre, p. 2:

“EL GRAN PUEBLO FORJADOR DE LA DEMOCRACIA. p, 3:¡SIEMPRE EN CONTACTO CON EL PUEBLO! La Constitución más democrática y el Parlamento más joven. Ayer: elecciones en la U.R.S.S.”.

18 de diciembre, contraportada:

“LA HISTORIA NO CONOCE ELECCIONES COMO LAS DE LA U.R.S.S. Un gran discurso electoral pronunciado por el camarada Stalin: “Jamás el mundo ha conocido unas elecciones tan verdaderamente libres y auténticamente democráticas  ¡Jamás! La Historia no conoce un ejemplo como éste (Aplausos)”.

21 de diciembre, p. 2:

“Las elecciones de la U.R.S.S. Han sido las únicas verdaderamente libres y han demostrado que el Gobierno soviético es el más fuerte del mundo”.

5 de enero de 1938, p. 3:

“Al jefe del proletariado mundial, camarada Stalin.

“La Conferencia Provincial de la organización de Madrid del Partido Comunista de España, al comenzar sus tareas, decide enviarte a ti, camarada Stalin, jefe querido del proletariado mundial, timonel glorioso del socialismo, un saludo caluroso, revolucionario, bolchevique.

Las enseñanzas del marxismo-leninismo-stalinismo estarán presentes en nuestra Conferencia, como lo han estado y lo estarán en todo el trabajo y en la lucha del Partido Comunista de España.

Camarada Stalin: Los comunistas de Madrid, en nombre de nuestro heroico pueblo, al saludarte, te envían también la expresión de gratitud, como jefe y genial guía del gran pueblo soviético por la ayuda imponderable que ha prestado a nuestra lucha y que nos va a permitir lograr la victoria sobre el fascismo indígena e invasor. Nuestra Conferencia aprovecha esta oportunidad para expresar la alegría por la ratificación de su confianza en los jefes bolcheviques que en los 170 millones de seres libres y felices que pueblan la sexta parte del mundo, la inmensa e invencible U.R.S.S., han expresado en las elecciones del 12 de diciembre. Este hecho demostrativo de la democracia soviética constituye para los comunistas españoles una gran ayuda para nuestro trabajo y para nuestra lucha por ganar la guerra y conducir al triunfo la revolución  popular”.

15 de enero, contraportada:

“EL PARLAMENTO DE LA U.R.S.S. ES UNICO EN EL MUNDO

A una representación plena y genuina de todo el pueblo, obreros, campesinos, intelectuales, soldados, aviadores, etc., se añade una modalidad totalmente nueva en la historia de la Humanidad: el pueblo  mismo presencia el desarrollo de las sesiones desde escaños iguales a los de los diputados y en íntima  proximidad con ellos”.

18 de enero, contraportada:

“LA U.R.S.S. ES LA MAS FUERTE POTENCIA DEL MUNDO”.

11 de noviembre de 1938, carta de Negrín a Stalin:

“Al Secretario General del C. del P.C. J. Stalin Moscú

Mi insigne Camarada y gran Amigo:

(…) hubiera querido concertar una entrevista reservada con V., pero las circunstancias no me permiten alejarme por varios días de mi país. (…) sin el interés que V. ha puesto en nuestra lucha ya hace tiempo que habríamos sucumbido y que el porvenir y la suerte de la Libertad y de la Democracia y con ellas de mi Patria se habría ya jugado y  perdido irremisiblemente.

Yo no debo ocultárselo a V., a quien no vacilo en decirle que son [los comunistas] mis mejores y más leales colaboradores. Para la plena eficacia será preciso un envío masivo y no gota a gota. Este último procedimiento puede tener el inconveniente de q. en un momento que hoy no se prevé, pero q. pudiera producirse en unos meses, nos encontráramos con obstáculos para la llegada de material. Satisfechas nuestras demandas será militarmente posible derrotar a los facciosos antes de fin de la primavera. Pero es preciso no perder un momento y acumular rápidamente todo lo necesario. Será para muchos españoles siempre un honor el pensar que si en un momento dado hay en este extremo  occidental de Europa un instrumento potente militar y naval que pueda colaborar en fines comunes de progreso humano con la U.R.S.S., lo deberemos en gran parte al aliento, colaboración y apoyo que de una manera desinteresada nos han prestado nuestros amigos soviéticos. Y entonces podremos hablar sin ambages de la contribución noble y generosa del pueblo soviético, del sacrificio de sus hijos y de la visión

genial de los hombres de Estado que dirigen a su país. De un lado a otro de Europa yo le estrecho a V. la mano, mi querido camarada Stalin, como símbolo de unión y en señal de reconocimiento y gratitud. J. Negrín”.

Manuel Tuñón de Lara. Historia de España. Barcelona, 1985, t., XII, pp. 529 a 538.

  1. d) Represión contra los marxistas no sumisos a Moscú

 

“El Partido Obrero de Unificación Marxista al proletariado español.

Barcelona, 29 de septiembre de 1935. El P.O.U.M. considera un deber la defensa de la U.R.S.S. pero sin renunciar al derecho de crítica objetiva,  en beneficio de la propia U.R.S.S. y de los intereses generales del proletariado internacional”.

Miguel  Artola, ob. cit., p. 482.

Cuando tan sólo llevaba un mes en España, el jefe de la policía secreta soviética, el NKVD, Alexander  Orlov, “el 15 de octubre de 1936, había informado a Moscú de que “la organización trotskista POUM, activa en Cataluña, podía ser fácilmente liquidada”, y en marzo de 1937 afirmaba que tenía a cinco agentes en la  sede central del POUM en Barcelona”.

Stanley Payne, ob. cit., pp., 268, 269.

Mundo Obrero, 17 de octubre de 1936, p. 4:

“Mientras los contrarrevolucionarios trotskistas calumnian a la U.R.S.S.”.

13 de enero de 1937, portada:

[Trotsky].” El renegado número uno llega a Méjico. Y sus primeras palabras, un insulto a la U.R.S.S. “Creo que la U.R.S.S. no debe imponer a otros países los caminos seguidos por ella para llegar a la  implantación del Socialismo”.

“De una transmisión descifrada por la inteligencia británica. El 18 de enero de 1937, con el segundo de los simulacros de juicio de Moscú a punto de empezar, el Komintern envió un telegrama a los dirigentes del PCE diciendo que se prepararan para “utilizar el juicio de Piatakov y sus secuaces para liquidar políticamente al POUM”.

Stanley Payne. ob. cit. p, 437 llamada 55  y p, 255.

Mundo Obrero, 25 de enero de 1937, p. 3:

“¿A QUIEN SIRVE EL P.O.U.M.? El trotskismo al servicio de Franco. Ataca a la Unión Soviética”.

29 de enero, portada:

“El P.O.U.M. es una avanzadilla fascista en nuestro propio campo. ¿No representa nada pasarse la vida injuriando a la Unión Soviética? La U.R.S.S. es inatacable”.

5 de febrero, portada:

“El P.O.U.M., avanzadilla fascista en nuestro campo. Todos los antifascistas piden que el grupo trotskista sea disuelto y se juzgue a sus hombres como enemigos del pueblo”.

Claridad, 8 de febrero de 1937, p. 2:

“Contra la actuación del P.O.U.M. Por acuerdo de la Junta Delegada de Defensa de Madrid, esta Conserjería de Orden Público ha ordenado la incautación de la emisora de radio E.A.J. 4, P.O.U.M., desde la que continuamente se venía efectuando ataques contra el Gobierno legítimo de la República, contra el Frente Popular y sus dignos representantes,  contra las figuras destacadas de la defensa de nuestra invicta ciudad, así como contra las organizaciones  antifascistas y sus dirigentes. Asimismo se ha procedido a la incautación del periódico “El Combatiente Rojo”, órgano del referido grupo (su imprenta ha sido clausurada), por incumplir las disposiciones dictadas sobre la censura de prensa y por las campañas que en contra de las organizaciones que integran el Frente Popular y las autoridades legítimas de la República venían realizando. Reunidos en magna asamblea todos los componentes de la Juventud Socialista Unificada de Comunicaciones, acordaron por unanimidad pedir al Gobierno y a la Junta Delegada de Defensa declaren ilegal al P.O.U.M. y a las “Juventudes Comunistas Ibéricas”, por su campaña contra el gran pueblo ruso, por defender al grupo terrorista que querían asesinar a los mejores jefes de la Unión Soviética y que han cometido atentados criminales que han costado la vida a decenas de hermanos, a quien aquí, en España, lucha contra el Frente Popular, contra el Gobierno de Largo Caballero, que es el Gobierno de la juventud, y preparan igualmente actos de terror.Entendemos que esas “organizaciones” no tienen nada que ver con el pueblo español que lucha por la República democrática, por expulsar de nuestra patria al invasor extranjero, y son aliados de Franco, Hitler y Mussolini; por tanto, deben ser disueltos.

El Frente Popular de Chamartín de la Rosa, compuesto por Izquierda Republicana, Juventud de Izquierda Republicana, Izquierda Radical Socialista, Unión Republicana, Agrupación Socialista, Partido Comunista, Juventud Socialista Unificada, Unión General de Trabajadores y Confederación Nacional del Trabajo, se dirigen al Gobierno de la República, exponiendo lo siguiente: Que existe una organización, poco numerosa, nutrida con los elementos renegados de la C.N.T., del Partido Comunista y de la antigua Juventud Comunista. Esta organización trotskista es el P.O.U.M. Toda su propaganda va dirigida contra el Gobierno legítimo de la República y contra el Frente Popular.  Para ello disponen de prensa y emisoras clandestinas.

Pero no se limitan a la propaganda solamente, sino que organizan atentados terroristas contra los camaradas más destacados del campo antifascista. Su organización, esquelética, pretende romper los lazos de unidad, por fortuna cada día más fuertes,  entre todas las organizaciones y partidos antifascistas. Y teniendo en cuenta que no pueden ser considerados como una tendencia equivocada en el movimiento  obrero, sino como agentes del fascismo en nuestro campo, estimamos necesario que el Gobierno de la República adopte inmediatamente las medidas necesarias para disolver y declarar ilegal a la organización P.O.U.M., prohibiendo su prensa y poniendo sus emisoras al servicio de la causa antifascista, sin perjuicio de que sus dirigentes comparezcan ante los Tribunales del pueblo para que sean  juzgados por su actuación contrarrevolucionaria”.

Mundo Obrero, 13 de febrero de 1937, p. 2:

“LOS PROVOCADORES TROTSKISTAS ¡ACCION DECISIVA CONTRA LOS QUE HACEN LA PROPAGANDA DE HITLER Y FRANCO!”.

18 de febrero, p. 2:

“Los viles ataques del P.O.U.M. están dirigidos contra el pueblo español”.3 de julio, portada:

“El P.O.U.M., vivero de espías, no merece ser defendido por ningún antifascista. Los espías, los traidores, los aventureros al servicio de Franco, Hitler y Mussolini no pueden ser defendidos por ninguna persona honradamente antifascista. Y el P.O.U.M. es una agencia fascista en la España leal”.

23 de agosto, portada:

“Los miserables trotskistas contra el pueblo español”.

Un informe alto secreto de un representante de la Internacional Comunista, con fecha 11 de mayo de 1937  afirmaba: “Hay documentos muy interesantes que demuestran la conexión de los trotskistas españoles  con Franco. El antiguo jefe del orden público en Cataluña, el camarada Valdés, con quien mantuve una  larga conversación ayer, asegura que hay documentos sensacionales que demuestran las conexiones y las  actividades de los trotskistas. Prometió enviarme todos esos documentos aquí en el plazo de dos o tres  días”.

RHS, ob. cit., p. 248.

Para obtener esas pruebas, los prosoviéticos manipularon y falsificaron una serie de documentos, que  justificaran la persecución y el exterminio del partido radical de ultraizquierda POUM, que era molesto  para la URSS por sus conexiones internacionales y sus constantes denuncias de las purgas y asesinatos que se cometían en la Unión Soviética. Una de esas pruebas fue el montaje propagandístico de Mijail Koltsov, periodista, agente soviético y amigo  personal de Stalin, que escribió el artículo sobre la liberación del líder del POUM Andrés Nin, y del que Mundo Obrero se hizo eco en su portada del 8 de septiembre de 1937:

 

“PRUEBAS DE LA TRAICION TROTSKISTA

TODA UNA OBRA CRIMINAL AL SERVICIO DE FRANCO Y DE LA GESTAPO Los documentos encontrados por la Policía demuestran el espionaje de los poumistas. Nin fue puesto en

libertad por un grupo de fascistas armados, españoles y agentes extranjeros de la Gestapo alemana, que irrumpieron en la prisión provincial de tránsito donde se hallaba confinado temporalmente, vigilado por una guardia débil e insuficiente. El rescate se llevó a cabo sin dificultades. Los fascistas que lo liberaron sólo cometieron una equivocación: la prisa con que actuaron fue la causa de que perdiesen unos documentos, que han hecho posible que la Policía pudiese seguir sus pasos. El jefe del espionaje trotskista en España se halla en libertad todavía. Los demás se hallan en la cárcel como si estuviesen en su propia casa”.

Esta burda versión la seguía manteniendo años después el asesino profesional italiano Vittorio Vidali,  “camarada Carlos Contreras”, agente de la Internacional Comunista, que desde finales de 1934 estaba en España preparando y cometiendo asesinatos. Colaboró activamente con el NKVD y se creé que participó en la tortura y asesinato del extremista de izquierdas Andrés Nin. El periodista norteamericano Herbert Matthews, admirador de Negrín y luego de Fidel Castro, cuenta una de sus andanzas por las cárceles y checas de Madrid: “(…) sé que el siniestro Vittorio Vidali pasó la noche en una cárcel interrogando brevemente a los presos que eran llevados a su presencia y cuando decidía, como solía ocurrir, que era quintocolumnista, les disparaba en la nuca con su propia pistola”.

Burnett Bolloten. La Guerra Civil española: Revolución y contrarrevolución. Madrid, 1997, p., 373.

Mundo Obrero, 9 de marzo de 1938, p. 3:

“¡A muerte los asesinos y saboteadores trotskistas en la U.R.S.S. y en España!”.

1 de noviembre, contraportada:

“Por el Tribunal de Espionaje y Alta Traición, disolución del P.O.U.M. y de las Juventudes Comunistas  Ibéricas”.

Según Andrés Nin Pérez, ex consejero de la Generalidad y uno de los líderes del POUM, detenido y torturado hasta la muerte y hecho desaparecer sobre el 23 de junio de 1937 por elementos del PCE-SIM-NKVD, en un informe que presentó ante el Comité Central, reunido los días 12 al 16 de diciembre de 1936  en Barcelona, afirmaba:

“El partido ha crecido extraordinariamente. Antes del 19 de julio contaba con 6.000 afiliados. Hoy el número de afiliados es de 30.000. Un partido revolucionario de 30.000 afiliados es una fuerza política seria con la cual hay que contar. Barcelona no ha crecido ni mucho menos en las proporciones que se  podía esperar. El número de afiliados es de unos 2.000”.

Andreu Nin. La revolución española. 1930-1937.  Barcelona, 1978, p. 230.

Erwin Wolf, también detenido y hecho desaparecer por la policía secreta soviética en Barcelona, el NKVD,  escribía a Trotski el 6 de junio de 1937:

“Es imposible decir cuántos miembros activos quedan del POUM, 100, 200, 300 como máximo. Es imposible localizarlos. Su actividad clandestina –a juzgar por sus octavillas ilegales- es mínima”.  Burnett Bolloten, ob. cit., p. 782 llamada 84.

Finalizada la Guerra Civil, antiguos represores comunistas refugiados en Francia se dedicaron a seguir eliminando a antifascistas españoles, también refugiados en territorio francés.

“Incluso después de la Segunda guerra mundial, los comunistas y sus servicios especiales continuaron eliminando a los opositores.  Joan Farré Gassó, un antiguo dirigente del POUM de Lérida, que había participado en la resistencia francesa, fue detenido y encarcelado en Moissac por el régimen de Vichy. Una vez liberado, decidió refugiarse con su esposa en un pequeño pueblo de la Cataluña francesa. En Montauban fue interceptado por guerrilleros comunistas que lo ejecutaron sumariamente”.

Stéphane Courtois. Nicolas Werth. Jean-Louis Panné. Andrzej Paczkowski. Karel Bartosek. Jean-Louis Margolin. El libro negro del  comunismo. Crímenes, terror y represión. Madrid, 1998, pp. 397, 398. [CWPPBM].

  1. e) La República democrática de nuevo tipo

Georgi Dimitrov, secretario general de la Internacional Comunista, en un documento secreto con fecha de  23 de julio de 1936, dictaba al PCE la táctica a seguir:

“En la presente etapa no deberíamos asumir la tarea de crear soviets y de tratar de establecer una  dictadura del proletariado en España. Eso sería un error fatal. Así pues, debemos decir: actuar bajo la apariencia de defender la República”. RHS, ob. cit., p. 45.

Mundo Obrero, 30 de julio de 1936, contraportada:

“José Díaz, secretario general del Partido Comunista: “Dejen, pues, los generales, mil veces traidores, de manejar el fantasma del Comunismo como medio de  aislar al pueblo español (…). Nosotros, comunistas, defendemos un régimen de libertad y de democracia”.

8 de agosto, contraportada:

Jesús Hernández, en nombre del Partido Comunista a los corresponsales de prensa extranjera:

“El carácter de la lucha entablada en nuestro país no es el de los militares traidores contra el Comunismo  ni contra la Revolución proletaria, sino contra la República democrática”.

Mundo Obrero, 28 de enero de 1937, contraportada:

“PASIONARIA RESUME ASI SU PENSAMIENTO: ¡LUCHAMOS SIN DESCANSO POR LA REPUBLICA

DEMOCRATICA Y PARLAMENTARIA DE NUEVO TIPO!”.

6 de marzo, p. 2:

José Díaz:

“Queremos una República democrática parlamentaria, de nuevo tipo. Venceremos, porque a nuestro lado está la Unión Soviética, símbolo de la emancipación de todos los  pueblos oprimidos”.

14 de abril, portada:

“NUESTRA REPUBLICA Luchamos por la República democrática, por una República democrática y parlamentaria de nuevo tipo y de profundo contenido social. La lucha que se desarrolla en España no tiene por objeto el establecimiento  de una República democrática como puede serlo la de Francia o la de cualquier otro país capitalista. No;  la República democrática por la que nosotros luchamos es otra. Nosotros luchamos por destruir las bases  materiales sobre las que se asientan la reacción y el fascismo, pues sin la destrucción de estas bases no

puede existir una verdadera democracia política. En nuestra lucha perseguimos el aniquilamiento de las bases materiales de la España semifeudal, arrancando de cuajo las raíces del fascismo; es decir, aspiramos a conquistar y a consolidar lo que no logramos ni el 14 de abril ni después del triunfo electoral del 16 de febrero. He ahí dónde reside el sentido de nuestra lucha; he ahí lo que puede explicar por qué nosotros  defendemos la República democrática y parlamentaria. ¿En qué medida han sido destruidas las bases materiales de la reacción y el fascismo? En todas las  provincias en que nosotros dominamos, ya no existen grandes terratenientes; la Iglesia, como fuerza  dominadora, tampoco existe; el militarismo, también ha desaparecido, para no volver, tampoco existen  los grandes banqueros, los grandes industriales. Esta es la realidad. Y la garantía de que estas conquistas no pueden perderse jamás, la tenemos en el hecho de que las armas están en manos del pueblo, del  verdadero pueblo antifascista, de los obreros, de los campesinos, de los intelectuales, de los pequeños  burgueses, que fueron siempre esclavos de aquellas castas. Esta es la mayor garantía de que el pasado no  podrá volver”.

Palabras de José Díaz en el Pleno Ampliado del Comité Central de nuestro Partido.

15 de noviembre, portada:

“Informe de nuestro camarada secretario general, camarada José Díaz. P. 2.

Por primera vez en la Historia, el pueblo de España ha organizado en la zona leal un régimen democrático  más sólido y más efectivo. Nuestro régimen político social y económico tiene las características de una  verdadera democracia. ¿Sobre qué bases se asienta esta democracia? En nuestra España se han destruido  ya los viejos privilegios de casta, las antiguas camarillas políticas, el aparato feudal de las masas, el  dominio de la Iglesia en la vida política, el poder de los caciques y la tiranía sangrienta de la Guardia  civil. Luchamos por destruir todas las raíces del feudalismo en el orden político y económico. Hoy no existen grandes señores con derechos heredados a la explotación de los trabajadores y al dominio  de España. Las fábricas, las tierras, los Bancos, están en manos de los obreros y campesinos, en manos del  Gobierno del Frente Popular. El aparato de represión que les sostenía ha quedado deshecho. Las fuerzas armadas no están ya al servicio de una casta privilegiada, sino al servicio del pueblo. Tampoco existe el

dominio de la Iglesia en la vida pública; la Iglesia ha perdido todos sus bienes, toda su influencia en el  Estado y toda su participación en las funciones sociales y educativas. Una nueva cultura, un horizonte  lleno de perspectivas ha abierto la República a todo nuestro pueblo, ansioso de saber. Ya no hay caciques, esos hombres que eran los amos de todo, particularmente de la libertad de los trabajadores. En nuestra República democrática y parlamentaria, de nuevo tipo (…). ¿Qué ha pasado en este tiempo con los viejos partidos de la burguesía? ¿Qué quedó de aquellos partidos conservadores o pretendidamente liberales que representaban los intereses de los grandes capitalistas, de los terratenientes y de la Iglesia? No quedó nada; todos ellos han muerto bajo la avalancha del despertar  político de las masas populares. Surge, en cambio, la organización política más vasta y más profunda que ha tenido jamás el pueblo  español: el Frente Popular”.

El corresponsal estadounidense Edward Knoblaugh, después de lo que había vivido en 1937, ya sacaba sus  propias conclusiones:

“El apelativo de “democracia” que sacaron a relucir los leales y la aplicaron a sí mismos constantemente,  fue en extremo eficaz y les ganó el apoyo moral de los liberales del mundo entero, hasta que la evidencia  habida de fuentes irrebatibles demostró que la “democracia” a que aludían era la versión rusa, no la  norteamericana, ni la francesa, ni la británica”, ob. cit., p. 270.

“Frente a los palacios ocupados por las Juventudes Unificadas, el Partido Comunista o las milicias de estos partidos se erigían grandes retratos de Marx, Lenin o Stalin, nuevos santos laicos que mantenían  vivo el espíritu de resistencia de los grandes núcleos comunistas de la ciudad”.  Juan Simeón Vidarte.  Todos fuimos culpables, p. 758.

“No sé cómo, pero varias fotografías de los enormes carteles con las efigies de Stalin, Litvinoff y Vorochiloff, que fueron colocadas en la Puerta de Alcalá, en la plaza de la Independencia de Madrid, y  que yo veía diariamente cuando pasaba por allí camino de mi oficina, consiguieron salir del país clandestinamente, burlando la vigilancia fronteriza, y fueron publicadas en el extranjero. Esto, junto con unos cuantos ejemplares de una emisión especial de sellos españoles que rendían homenaje a la U.R.S.S., y que algunos coleccionistas logró sacar de España, contribuyeron a que el Gobierno no consiguiera conservar en secreto su enraizada devoción hacia los soviets, y que, hasta entonces, sólo conocieran los  que se encontraban en territorio leal”. Edward Knoblaugh, ob., cit., pp. 272, 273.

Informe alto secreto del encargado de negocios de la URSS en España, el plenipotenciario Serguéi  Grigorievich Marchenko, informe que remite al comisario soviético para la Defensa, el mariscal Kliment Voroshilov, sobre una conversación que mantuvo con Negrín el 10 de diciembre de 1938:

“Negrín recalcó que no insistiría en su idea si alguien sugería otra salida para la situación. Hay que  pensar tanto en el presente como en el futuro (…). No cabe un regreso al viejo parlamentarismo. Sería imposible permitir el “libre juego” de los partidos tal como existían antes, ya que en ese caso la derecha podría forzar de nuevo su acceso al poder. Eso significa que se precisa, o bien una organización política unificada, o una dictadura militar. No ve posible ninguna otra salida”. RHS, ob., cit,. p. 584.

El Socialista, 12 de marzo de 1939, portada:

“EL FINAL SANGRIENTO DE UNA MANIOBRA

Acabamos de pasar las horas de mayor angustia de toda la guerra. También, en cierto modo, las de mayor  humillación. Existe ésta cuando, al cabo de treinta y dos meses, nos vemos obligados a declarar ante Europa que no todo el Frente Popular estaba formado por españoles, mejor dicho, por servidores leales de España. Una gran parte de nuestros aliados de ayer ha aprovechado la más terrible coyuntura de la invasión fascista para revelar con toda claridad que sus aspiraciones no consistían tampoco en el logro del predominio y la liberación de la Patria, sino en el sometimiento de nuestro territorio al Gobierno del  cual son mandatarios fieles. España y su Partido Comunista era para la U.R.S.S. el último baluarte importante en la Europa  occidental.(…) el Partido Comunista fue tomando posiciones y apoderándose de los mandos fundamentales del  Ejército, de la Marina y de nuestra Aviación, con el fin de preparar mejor la declaración pública de que  nuestra Patria, en la cual ya tendrá poco fruto que recoger Rusia, era una colonia de régimen soviético”.

 

 

 

  1. IDEOLOGÍA Y RÉGIMEN POLÍTICO BASADO EN EL TERROR Y EN EL GENOCIDIO

La mayor época del terror en la Unión Soviética fue la del periodo de 1937 hasta finales de 1938, durante  el gobierno de Stalin, donde se calcula que hubo unos 5 millones de seres humanos en campos de  concentración y más de 681.000 ejecuciones, incluidas las de los adolescentes de doce años de edad, que  según la legislación de abril de 1935 era la edad mínima para poder ser condenado a la pena de muerte. El total de las víctimas del comunismo en la Unión Soviética es de unos “20 millones de muertos”.  CWPPBM, ob. cit., p. 18

Las cifras pueden parecer exageradas, pero en realidad se quedan cortas, porque “El libro negro del  comunismo” no lo puede contener todo. El genocidio comunista ruso se ha estado ocultando durante mucho tiempo detrás del genocidio nazi y del  holocausto judío. Los crímenes de Lenin y de Stalin también se ocultaron detrás de los crímenes de Hitler,  que fue un aventajado discípulo de los métodos de exterminio comunistas. Actualmente, con la apertura  de los archivos y la desclasificación de algunos –no todos- de los documentos de la antigua Unión  Soviética, y si nadie interfiere pretendiendo ostentar en exclusiva el título de mayor sufridor de la Humanidad, las nuevas investigaciones y trabajos darán más luz y verdad. Sirva como ejemplo lo  siguiente:

ABC, 9 de mayo de 2001, p. 34:

“Un millón y medio de soviéticos estaban “contaminados” ideológicamente

El escalofriante dato fue revelado ayer por Alexander Yakolev, presidente de la Comisión para la  Rehabilitación de las Víctimas de la Represión Política, quien calificó el hecho de “uno de los peores  crímenes del régimen estalinista”. El dictador consideraba a los prisioneros de guerra como una categoría  humana más, destinada a la eliminación física. En su visión paranoica, los prisioneros eran sospechosos  de haber sido “contaminados” ideológicamente por su contacto con los soldados de otras nacionalidades.  Como en la URSS de Stalin la palabra sospechoso equivalía a culpable, la represión colectiva fue una vez  más la respuesta”.

Mundo Obrero, 20 de marzo de 1936, portada:

La diputada socialista prosoviética Margarita Nelken:

“Se comprende en seguida cuando se sabe cómo es la justicia soviética. En primer lugar, no es vengativa  sino frenadora de malos instintos, aleccionadora, educativa. La máxima condena en la U.R.S.S. son diez  años, que rara vez los cumple ningún condenado”.

La checa rusa también vino a España y uno de los secretos del terror y el asesinato se desveló en 1998, esta  es su historia.

Alexander Orlov fue enviado a España como jefe de la policía secreta soviética, el NKVD: “Llegué a  España en septiembre de 1936 y serví allí hasta el 12 de julio de 1938, en que rompí con el régimen de Stalin. El 13 de agosto de 1938, exactamente un mes después de mi fuga de España, entré en los Estados Unidos  con un visado diplomático”.

Alexander Orlov. Historia secreta de los crímenes de Stalin. Nueva York,  1953. Barcelona, 1955, pp. 10, 15.

Este profesional del crimen compareció ante el Subcomité del Senado de los Estados Unidos para la Seguridad Interna. Tres meses después de morir Stalin publicó su obra. En ella confesaba lo que según él  sabía de los crímenes de Stalin; pero de los crímenes que él cometió en los casi dos años que estuvo en  España guardó silencio. Años después, ante las insistentes preguntas sobre el silenciado tema negó cínicamente que él hubiese cometido algún asesinato y que no conocía a Andrés Nin Pérez, el ultraizquierdista que él ordenó espiar, detener y torturar hasta la muerte y cuyo cadáver hizo  desaparecer, no se sabe si en alta mar o en su secreto horno crematorio. Porque efectivamente, según documentación del KGB copiada entre los años 1972 a 1984 por el supervisor  del archivo, el coronel Vasili Nikitich Mitrokhin, consta en un informe que en el año 1937 en España:

“Orlov disponía de su propio crematorio para deshacerse de los cadáveres, y que estaba supervisado por  un destacado oficial de la NKVD, Stanislav Vaupshasov”, labor en la que le ayudaba “un miembro del PCE  llamado José Castelo Pacheco. Tras su muerte, en 1982, una parienta suya trató de reclamar una pensión  de la KGB, pero sólo recibió un pago único de menos de 7.000 dólares de la embajada soviética en  Madrid”.

Stanley Payne, ob. cit., pp. 266, 438 llamada 74.

Debido a las denuncias internacionales por la persecución a la que fue sometido el POUM, en septiembre  de 1937 visitó España una delegación dirigida por el profesor Félicien Challaye, de la Universidad de  París y el parlamentario de extrema izquierda del Partido Laborista Independiente, el escocés John  McGovern, y en su informe al Comité Internacional de los Partidos Socialistas Revolucionarios, entre  otras muchas cosas afirmaba:

“Oponerse a la línea contrarrevolucionaria del Frente Popular y criticar a Moscú es, en España, poner la vida en serio peligro. Rusia ha comprado a España. A cambio de la ayuda rusa en armas, le ha sido dado al Comintern un poder  tiránico del que usa para aprisionar, torturar y matar a los socialistas que no aceptan la línea comunista. La checa comienza primero por destruir la autoridad moral de todo jefe obrero honrado, difamándolo, y  procede luego por arrestos, raptos, torturas y asesinatos. Las víctimas de este sindicato de muerte yacen  actualmente en Barcelona, Valencia y Madrid, ¿Dónde están Andrés Nin, Erwin Wolff, Marc Rhein, George Tioli y tantos otros? ¿Dónde están todos los buenos camaradas que han desaparecido de las  ciudades de España?

Moscú quisiera hacer callar las lenguas, encadenar los miembros y reducir a cada militante, en el mundo  entero, al estado de maniquí. Moscú compra y corrompe a los jefes de cada país e invierte sumas  considerables en su propaganda. Pero esto no puede durar indefinidamente. Un terrible precio será  pagado por esta traición, y contra ella se acumula, cada día, en cada país más hostilidad. Los amigos de  Rusia están horrorizados por el cúmulo de asesinatos que se cometen. Comenzamos a comprender las  razones por las que Trotsky y sus partidarios han sido desterrados y por las que se les amenaza de muerte. Es mi convicción profunda, derivada del estudio y de la experiencia de la política comunista, que ayudar a los comunistas a obtener un lugar cualquiera en el movimiento obrero es una criminal locura. Por mi  parte, yo no puedo excusar ni defender sus actitudes: el honor humano exige que se denuncie su conducta  bestial. Si el socialismo significa lo que Moscú trata de imponer, yo no soy socialista.

El socialismo por el que yo milito debe dar la libertad y no la tiranía a los trabajadores.

Todas las tiranías, yo las denunciaré. Los trabajadores de Gran Bretaña deben escoger entre el terror del  Comintern y la Libertad socialista. Yo sé, desde ya, cuál será su elección en cuanto sepan. John McGovern”.

Informe añadido al libro de Rudolf Rocker. Extranjeros en España. Buenos Aires, 1938,  pp. 149, 171, 172.

Desde que Juan Negrín, como ministro de Hacienda, decidió enviar todo el oro del Banco de España a la  URSS, Moscú vio en él al más fiel aliado y futuro gobernante del Frente Popular. Negrín era profesor de  medicina y dominaba varios idiomas entre ellos el ruso -su mujer era rusa-, por lo que no tenía necesidad  de intermediarios, también era antiguo miembro fundacional en 1933 de la Asociación Amigos de la  Unión Soviética; en una palabra: el hombre perfecto para los dirigentes de Moscú. El sumiso Frente Popular siguiendo la línea marcada por Moscú, el 18 de mayo de 1937, con el apoyo del  grupo socialista de Indalencio Prieto, los socialistas prosoviéticos y los comunistas, el entonces  indomable Francisco Largo Caballero fue desalojado del gobierno del Frente Popular.

Meses después, el 17 de octubre, el que fuera la gran esperanza de la izquierda y máximo responsable del  gobierno del Frente Popular, Francisco Largo Caballero, en su último discurso en España denunciaba lo siguiente:

”Porque Largo Caballero no ha querido ser agente de ciertos elementos que están en nuestro país y porque  ha defendido la soberanía nacional en el orden militar, en el orden político y en el orden social. Y cuando  esos elementos comprendieron, bien tarde por cierto, que Largo Caballero no podía ser agente de ellos,  entonces, con una nueva consigna, se emprendió la campaña contra mí. Todos sabéis que ha habido casos verdaderamente desgraciados, que aún no se han esclarecido, de  personas hechas desaparecer por elementos que no son el Gobierno y que han constituido un Estado, dentro de otro Estado. Esto ha transcendido, compañeros, hasta el extremo de que han venido a España representantes de las Internacionales, a averiguar expresamente qué había de verdad en ello, y a nosotros, personalmente, se nos ha dicho: “desde que esto ha ocurrido, nosotros no podemos levantar el entusiasmo

en el extranjero, entre nuestros compañeros, porque sospechan que aquí quienes dominan y quienes influyen son los elementos –lo dicen claramente- comunistas, y todo el mundo se pregunta si van a ayudar a España para que luego sean los comunistas quienes rijan los destinos de España”. ¡Eso han venido a  preguntarnos!”.

Francisco Largo Caballero. La U.G.T. y la Guerra, pp. 5, 15, 16.

Uno de los socialistas que más actividad y colaboración tuvo dentro del PSOE, Juan Simeón Vidarte Franco, escribía:

“Los emisarios rusos por el contrario, la NKVD, los generales y jefes que mandaban secciones de las  Brigadas Internacionales, el organismo de la policía de Orlov, creando checas, ajusticiando hombres del  POUM o de otros de los partidos del Frente Popular, la actitud ensoberbecida del embajador Rosemberg,  el favoritismo en los nombramientos, de comisarios políticos y altos jefes del ejército, habían creado una  especie de superestructura del comunismo en España convirtiendo a los mismos jefes comunistas  españoles en autómatas sin criterio y sin voluntad. En los comunistas tenían más mando Palmiro Togliatti, Orlov, Codovila y Rosemberg, que los mismos directivos del Partido Comunista español”.

Todos  fuimos culpables, p. 623.

Aparte de las graves responsabilidades del propio autor; como por ejemplo, cuando dio su palabra a los  encarcelados de la Modelo de Madrid de que serían respetadas sus vidas y a los pocos días fueron “evacuados”, asesinados; o de las derivadas de su cargo como subsecretario del Interior; además, olvida  Juan Simeón Vedarte, que fue su partido el PSOE el máximo responsable del gobierno del Frente Popular, oficialmente desde el 5 de septiembre de 1936 hasta el final de la Guerra Civil, y que la mayoría de los  socialistas fueron tan esclavos y marionetas de Moscú como lo fue el mismo PCE.

Un ilustre exiliado, el intelectual y liberal Gregorio Marañón, escribía el 15 de diciembre de 1937 en la Revue de París:

“El día en que escribo estas líneas un hombre tan poco sospechoso como mister Eden ha hecho patente  ante el mundo el carácter indudablemente moscovita del movimiento rojo español. Nadie, pues, dudará de buena fe sobre los términos en que está planteado el problema. Mi liberalismo recalcitrante no regatea  su respeto a los que sinceramente apoyan a este movimiento o simplemente simpatizan con él, precisamente porque creen que la salvación de España y del mundo entero está en el comunismo. Lo que  no puede admitirse sin suponer mala fe e insuficiencia mental es que ese apoyo y esa simpatía se funden en el amor a la libertad, a la paz social y universal, en la democracia, en el respeto a las ideas y en todos

los demás tópicos nobilísimos que nada tienen que ver con el estado bolchevique”.

  1. cit., Liberalismo y Comunismo, pp. 378, 379.

La superioridad ética y moral de la ideología totalitaria comunista está cimentada y acreditada sobre los  millones de cadáveres de sus víctimas, esa es la única lección que puede dar a la Humanidad, la de ser la  mayor portadora del terror, del genocidio, la opresión y la muerte, y todo ello en nombre del pueblo, de la igualdad, de la libertad y del progreso.

  1. DURANTE LA GUERRA CIVIL MINTIERON AL PRINCIPIO
  2. a) Declaración encubierta de la Guerra Civil y silenciarla en caso de fracaso

“En Madrid, a 25 de noviembre de 1933, se han reunido las Comisiones ejecutivas del Partido Socialista  Obrero Español y de la Unión General de Trabajadores de España.

Largo Caballero manifiesta que el compromiso debe ser para realizar un movimiento revolucionario a fin de impedir el establecimiento de un régimen fascista. También dice que no conviene iniciar dicho movimiento anunciando algo específico del Partido o de la Unión, pues eso restaría simpatías, sino como ha dicho anteriormente, contra el fascismo.

[Wenceslao] Carrillo recuerda que dijo que no debíamos hablar ni de una acción para implantar el socialismo, lo que habría de restarnos bastantes ayudas, ni de la defensa de la democracia por si con ello se enfriaba el entusiasmo de nuestros camaradas.

Debe hablarse sólo de antifascismo, en lo que puede resumirse todo. De los Ríos pregunta si convendría hacer un manifiesto para fijar la posición de las ejecutivas y poner la  situación en conocimiento del presidente de la República, ya que es muy grave entregar el poder a quienes en sus declaraciones han dicho que, o las instituciones de la República se sometían a su voluntad o  prescindirían de ellas. Largo Caballero expone que lo que motiva la reunión no es el problema planteado por De los Ríos, sino estudiar la forma de prevenirnos para hacer frente a los elementos reaccionarios”.

Francisco Largo Caballero. Notas históricas de la guerra en España, pp. 43, 44.

El Socialista, 1 de agosto de 1934, portada:

“Un supuesto movimiento socialista. Largo Caballero desmiente las alarmantes noticias que ha hecho circular el ministro de la Gobernación. “Se quiere inventar conflictos de orden público para justificar la persecución contra nuestras organizaciones. El Comité Nacional Revolucionario formado sólo por socialistas, acordó no asumir ninguna  responsabilidad en caso de fracaso, y la consigna era hacer pasar la tácita declaración de Guerra Civil  como una simple “protesta espontánea del pueblo”, aparentar “un carácter de espontaneidad por si fracasaba”.  Juan Simeón Vidarte. El bienio negro, pp, 221, 236.

Lo confirma el mismo Francisco Largo Caballero:

“Al día siguiente de ingresar Largo Caballero en la cárcel de Madrid, el juez militar, acompañado del  fiscal, le sometió a interrogatorio.

¿Es usted el Jefe del movimiento? Contesto negativamente. Así cumplía  el acuerdo adoptado en la reunión conjunta de las dos ejecutivas.

¿Cómo es eso posible, siendo Presidente  del Partido Socialista y Secretario de la Unión General de Trabajadores? ¡Pues ya ve usted que todo es posible!

¿Qué participación ha tenido usted en la organización de la huelga? Ninguna.

Otra pregunta:  ¿Cómo cree usted que se ha producido el movimiento? Espontáneamente, contesto, como protesta contra la política que se sigue en la República. Así, poco más o menos, se verificaron todas las declaraciones. Además, se puede afirmar que en ningún caso le interrogaron sobre algún detalle concreto de la organización del movimiento, lo cual prueba claramente que no descubrieron ninguno; se puede asegurar  que, dentro de lo posible, la organización se hizo con las mayores garantías del secreto”.

Francisco Largo Caballero. Notas históricas… , pp. 225, 226. Mis recuerdos, p. 128.

  1. b) Farsa y pucherazo: febrero de 1936

Las elecciones del 16 de febrero de 1936 eran el fiel reflejo de la situación crítica que reinaba en España.  Con la encarcelación y huida de los principales dirigentes causantes de lanzar la Guerra Civil, hubo una corta y tensa tregua de paz, después España continuaría sumida en un incesante goteo de sangre y de caos.

Por qué escandalizarse al hablar de Guerra Civil, afirmaba El Socialista el 30 de enero de 1936: no era una hipótesis, era una realidad tangible, sangrienta. El Frente Popular basó toda su campaña en dos acusaciones contra la derecha y una reivindicación:  torturadores y asesinos, ladrones estraperlistas y la amnistía de los presos de octubre de 1934. Las elecciones con apariencia de legalidad no eran más que un absurdo y falso trámite, que ni resolvían ni  servían para nada.

A finales de mayo, Edward Knoblaugh había decidido tomarse un descanso y marchar a su casa en los  Estados Unidos, por lo que fue al despacho de Gil Robles a preguntarle si podría irse tranquilo, a lo que Gil Robles le respondió confidencialmente, que “no se podían hacer planes de gran alcance, porque esta situación no podía continuar. Los comunistas y los anarquistas planean derrocar la República y establecer un régimen soviético. Mis partidarios no pasarán por ello. Antes tomarán cartas en el asunto. Actualmente no tenemos a nadie a la vista lo suficientemente fuerte para cumplir esta misión. Pero ya  surgirá alguien. Lo que no sé es cuándo”.  Edward Knoblaugh, ob. cit., pp. 24, 25.

En unas declaraciones en exclusiva al corresponsal de la United Press en Madrid, el 10 de enero Largo  Caballero afirmaba:

“La República, en su verdadero concepto, dejó de existir a fines de 1933 (…). El  movimiento de Octubre, espontáneo e incontenible (…). Si las derechas triunfan sospecho que querrán ir a  la revancha (…), lo cual puede provocar como en Octubre, otro movimiento que será más intenso y extenso  que el anterior”. Causa General. Legajo nº. 1524, t., XXXIII. Archivo Histórico Nacional.

Durante la jornada electoral hubo toda clase de irregularidades e incidentes, las más graves se registraron  en las cuatro provincias gallegas, Albacete, Asturias, Cáceres, Cuenca, Granada, Murcia, Salamanca,  Sevilla y Valencia, en todas ellas hubo coacciones y amenazas a los electores de derechas, roturas de  urnas y violencias en los colegios electorales.

Testigo sufridor de aquellos acontecimientos fue el historiador y diplomático Melchor de Almagro San  Martín, uno de los privilegiados que salvó su vida al huir el 31 de julio de 1936, y desde su exilio en Buenos Aires, reciente en su memoria la tragedia vivida, escribió uno de los relatos más apasionantes de los  acontecimientos de Madrid. Respecto a las elecciones afirmaba:

“En Granada, íbamos (y digo íbamos porque yo me embarqué en la aventura centrista), presentando mi candidatura en unión de cedistas, carlistas, agrarios y monárquicos, por aquella ciudad donde nací, me  crié y mi padre fue respetado jefe republicano durante muchos años. Por la noche, la victoria de derecha-centro estaba ganada por nosotros en Granada. Habíamos tenido 98.390 votos y el Frente Popular sólo 53.981.

En Granada, se me dice confidencialmente, que el Frente Popular tomará el poder, como sea, antes del 20,  pues el resultado de los escrutinios realizados en dicho día y la aprobación final de las actas, varían notablemente, según el gobierno que ocupe el poder, al efectuar dichas diligencias. Muy ufano con el acta de diputado a Cortes, que acababan de otorgarme mis paisanos de Granada, la  presenté en la secretaría de la Cámara.

El salón está de bote en bote. En el Banco Azul todo el Gobierno. En los escaños todos los diputados. Preside interinamente por edad el provecto monárquico almirante Carranza, Marqués de Villa-Pesadilla,  quien al dar por cerrada la sesión omite todo vítor ritual. Un diputado de izquierda le grita airado: “Señor presidente, se dice: ¡Viva la República! – No me da la  gana –responde el señor de la barba blanca-“. Y entonces, como si de repente se hubiera abierto una caja  de sorpresa, pónense todos los diputados marxistas en pié, mientras dos de ellos, los más jóvenes, brincan ágiles sobre la plataforma presidencial, y la Internacional, cantada con todo brío con acentos de himno religioso, llena por primera vez el ámbito de la representación nacional, sin que apenas se oiga las vivas a la República pronunciados por republicanos, principalmente los amigos de Azaña y de Martínez Barrio.

Movidos por uno de los candidatos derrotados en Granada, joven “leader” muy despierto y activo, que ejercía cargo importante en el sindicato de tipógrafos, el Sr. Lamoneda empieza la campaña por  anulación de aquellas actas. Los periódicos izquierdistas de Madrid inauguran una campaña contra nuestras actas.

En Granada se verifica un mitin monstruo organizado por el Frente Popular. Seguido de manifestaciones a favor de la anulación. Muchísimos electores de los mismos que nos habían votado a nosotros van ahora con brazaletes rojos y etiqueta de izquierdas. ¡No hay como tener la sartén por el mango para conseguir  prosélitos! Aunque nuestro expediente electoral es perfectamente limpio, según informa el mayor del  Congreso y todo el mundo parlamentario juzga, vamos a la vista ante la comisión de actas que preside  Indalencio Prieto con muy mala impresión, porque la minoría socialista se ha reunido en una de las secciones de la Cámara, acordando pedir al Gobierno la anulación de las actas de Granada para que se  celebren nuevas elecciones bajo el signo y dirección del Frente Popular.

¡Quítate tú para que me ponga yo! Si se efectúan las cosas en Granada como solicitan de Vd. los socialistas, dije al Sr. Azaña, perderá ocho diputados republicanos, que tiene ahora poco más o menos, y en su lugar vendrán todos socialistas y  comunistas (así fue).

El día 10, mi pobre Granada es asaltada con pretexto de la campaña contra nuestras actas. Se declara la huelga general. Hay incendios de teatros, fábricas, el periódico “El Ideal”, órgano de la Acción Popular,  casas particulares. Desaparecen las históricas iglesias llenas de arte del Salvador, San Nicolás, San Luis,  las Tomasas, el convento de la Divina Infantita.

Es una orgía de llamas y destrozos. En Granada y Cuenca celébranse comicios, para reemplazar las actas anuladas (16 en conjunto), casi todas de derecha o centro.

Por Granada aparecen triunfantes todos los candidatos marxistas”.

Melchor de Almagro San Martín. La  guerra civil española. Notas para su historia. Buenos Aires, 1937, pp. 123, 132, 137 a 139, 141, 150.

A finales del verano de 1937, el corresponsal estadounidense Edward Knoblaugh tuvo que abandonar España por temor a un atentado del Frente Popular. Pasó la frontera y una vez en Francia fue a visitar al ex presidente de la República:

“Cuando me encontraba en París, de vuelta a mi patria, fui a visitar al exiliado numero 1 de España, Niceto Alcala-Zamora, primer presidente de la II República. El que tiempo atrás fuera “héroe de la nueva República” había pasado, de ocupar el lujoso Palacio  Presidencial de Madrid, a vivir casi en la miseria en una habitación de una casucha en una callejuela  parisiense. -Los hombres que ahora gobiernan España fueron un día mis mejores amigos –me dijo con tristeza-. Son  como satélites míos… Yo les saqué de la nada y los coloqué en puestos de riqueza e importancia. Si no hubiera sido por mí, no habrían llegado a ser nada.

Ahora olvidan todo esto, y no dudaron en destruirme  cuando las conveniencias políticas exigieron de ellos que dejasen de lado la Constitución y olvidasen sus  ideas de democracia.

-Siempre me he opuesto a cualquier revolución contra una autoridad legalmente establecida –dijo-. Pero  el actual Gobierno no tiene vigencia legal, y ni siquiera ha procurado mantener una apariencia de  legalidad desde el siete de abril de mil novecientos treinta y seis, cuando sin ceremonia alguna, me despojaron del cargo para que no constituyese obstáculo para sus planes”, ob. cit. ,pp., 252 a 254.

Unos meses antes, el 17 de enero de 1937 en la portada del Journal Genève, Niceto Alcalá- Zamora acusaba  a los que habían sido sus mejores amigos:

“A pesar de los esfuerzos sindicalistas, el Frente Popular obtenía solamente un poco más, muy poco, de  200 actas, en un Parlamento de 473 diputados. Resultó la minoría más importante, pero la mayoría se le escapaba. Sin embargo, logró conquistarla consumiendo dos etapas a toda velocidad, violando todos los escrúpulos de legalidad y de conciencia.

 

.-Primera etapa: Desde el 17 de febrero, incluso desde la noche del 16, el Frente Popular, sin esperar al fin  del recuento del escrutinio y la proclamación de los resultados, la que debería haber tenido lugar ante las Juntas Provinciales del Censo en el jueves 20, desencadenó en la calle la ofensiva del desorden, reclamó el Poder por medio de la violencia. Crisis: algunos Gobernadores Civiles dimitieron. A instigación de dirigentes irresponsables, la muchedumbre se apoderó de los documentos electorales: en muchas  localidades los resultados pudieron ser falsificados.

.-Segunda etapa: Conquistada la mayoría de este modo, fue fácilmente hacerla aplastante. Reforzada con una extraña alianza con los reaccionarios vacos, el Frente Popular eligió la Comisión de validez de las actas parlamentarias, la que procedió de una manera arbitraria. Se anularon todas las actas de ciertas  provincias donde la oposición resultó victoriosa; se proclamaron diputados a candidatos amigos  vencidos. Se expulsaron de las Cortes a varios diputados de las minorías. No se trataba solamente de una  ciega pasión sectaria; hacer de la Cámara una convención, aplastar a la oposición y sujetar al grupo  menos exaltado del Frente Popular. Desde el momento en que la mayoría de izquierdas pudiera prescindir de él, este grupo no era sino el juguete de las peores locuras. Fue así que las Cortes prepararon dos golpes de estado parlamentario. Con el primero, se declararon así  mismas indisolubles durante la duración del mandato presidencial. Con el segundo, me revocaron. El último obstáculo estaba descartado en el camino de la anarquía y de todas las violencias de la guerra civil”.

Facsímil del Journal Genève, en Causa General. La dominación roja en España. Ministerio de

Justicia, 1943. Anexo I.

El ex presidente de la República muestra una cara de la verdad, la de la traición; pero silencia la de la  autocrítica.  Niceto Alcalá-Zamora sembró divisiones dentro de los grupos republicanos y allanó el camino a la izquierda radical: “Yo acuso al Presidente”, así encabezaba el último capítulo de su libro el republicano radical Rafael Salazar Alonso.

A finales de 1935, el ex ministro de Gobernación de la República finalizaba su obra titulada “Bajo el signo de la Revolución”, consciente de que con ella hacía pública su sentencia de muerte dictada en 1934. Es un  libro esclarecedor para este tiempo de “dramas servidos”. A la hora de la verdad nadie le defendió, nadie, y eso se puede documentar.

“EN BUSCA DE UN CANALLA.  Salazar Alonso no debe escapar impune”, así lo titulaban los socialistas bolcheviques de Largo Caballero desde su Claridad de 25 de julio de 1936 página 3. No escapó, le tendieron una trampa por medio de su ex mujer que estaba detenida, y la madrugada del 23 de septiembre de 1936, después de un simulacro de juicio era fusilado por orden del Gobierno socialista  del Frente Popular.

Indalencio Prieto le debía un gran favor, y se lo devolvió votando a favor de su  ejecución.

Mundo Obrero, 24 de febrero de 1936, p. 4:

Discurso del secretario general del Partido Comunista, José Díaz:

“Camaradas, voy a terminar diciendo una vez más que los Bloques Populares deben continuar, que es preciso consolidar los que existen y crearlos allí donde no los hubiese. Han sido los Bloques Populares los  que han nombrado los Ayuntamientos, por vía no legal, poniendo al frente de los mismos a comunistas, socialistas y republicanos de izquierda. Repito, de nuestra actividad, de la justa orientación que demos a esos Bloques, podremos transformarlos en embriones de órganos de Poder”.

En el mitin del Cinema Europa la noche del 10 de abril Largo Caballero confesaba:

“El triunfo del 16 de febrero es también motivado por Octubre. Y todo, absolutamente todo, gira alrededor  del movimiento revolucionario. Sin Octubre, no habría habido un 16 de febrero. Por esto hay que hacer  constar que la situación de hoy en nuestro país se debe al sacrificio de la clase trabajadora en Octubre”.  Mundo Obrero, 11 de abril de 1936, p. 4

Sin duda, y es precisamente Largo Caballero quien mejor lo puede afirmar. Octubre no sólo fue el inicio de  la camuflada Guerra Civil sino también la gran coartada de la izquierda.

  1. MINTIERON EN EL INTERMEDIO
  2. a) El fusilamiento del hijo de Largo Caballero

Antes de huir de Madrid el 31 de julio de 1936, recuerda Melchor de Almagro San Martín: “El hijo del “leader”, que servía en el regimiento del Pardo cuando comenzó la insurrección, ha sido apresado por los revoltosos”, ob. cit., p, 230.

Claridad, 27 de noviembre de 1936, p. 3:

“¡Miserables! Han fusilado en Segovia a un hijo de Largo Caballero (…)”

Claridad, 29 de noviembre de 1936, contraportada:

“El asesinato del hijo de Largo Caballero fue una represalia premeditada”.

Así lo recordaba Francisco Largo Caballero en junio de 1945:

“AL día siguiente [18 de julio de 1936] estuve en El Pardo a ver a mi hijo Paco. Hacía tres días que había ingresado en el ejército en la Compañía de Transmisiones. Le pregunté si existía novedad en el regimiento, y me contestó que no. Después he sabido que el Coronel y demás jefes, dando vivas a la República, se llevaron el regimiento a Segovia, haciendo prisionero a mi hijo. Se lo llevaron a Sevilla y lo encerraron en la cárcel donde ha estado siete años sin procesarle ni tomarle declaración alguna. ¡Siete años preso por el delito de ser hijo mío! Esos son los sentimientos cristianos de los que se tildaban salvadores de la patria”.

Mis recuerdos, pp.154, 155.

Con respecto a los papeles y memorias de Francisco Largo Caballero, “Rodolfo Llopis (secretario del PSOE en el exilio) en una carta al hijo de Largo Caballero, Francisco Largo Calvo, del 12 de mayo de 1954, le  instó a que reconsiderara la conveniencia de publicarlas ante el peligro de que los enemigos del partido las utilizaran para “sembrar la discordia entre nuestras filas”. Burnett Bolloten, ob. cit.,p. 728 llamada 19.

Amaro del Rosal Díaz escribe:

“Francisco Largo, de 21 años, se encontraba en la cárcel de Sevilla, con la vida en peligro1.

  1. Su vida fue salvada y actualmente vive en México, en actitud activa y leal a la lucha por el socialismo”. Amaro del Rosal. ob., cit., p. 587.

Dos semanas antes de ser nombrado Largo Caballero jefe del Gobierno del Frente Popular, el hijo del  defensor del Alcázar de Toledo era fusilado el 23 de agosto de 1936. Ni el feliz desenlace del caso de su hijo, ni siquiera el paso del tiempo, pueden borrar el rencor de  Francisco Largo Caballero:

“Entre las muchas infamias propaladas por los falangistas, se cuenta que el hijo de Moscardó se le  amenazó de muerte si su padre no se rendía; que padre e hijo hablarían por teléfono, y si aquel se negaba, el hijo sería sacrificado. La fábula está urdida de manera absurda”. Mis recuerdos, p. 174.

Los motivos que tuvo el gobierno de la llamada zona nacional para salvar la vida al joven Francisco, hijo  de Largo Caballero, son los mismos motivos que tuvo el gobierno de la llamada zona republicana para quitar la vida al joven Luis, hijo de Moscardó Ituarte. Francisco Largo Calvo no fue ejecutado. Pasó ocho años en prisión sin cargos ni juicios hasta que fue liberado y emigró a México en 1948. Falleció en 2001 por causas naturales.

  1. b) La salida de todo el oro y la plata del Banco de España

El Socialista, 9 de agosto de 1936, portada: Indalencio Prieto:

“¿De quién puede estar las mayores posibilidades del triunfo de una guerra? De quien disponga de más  medios, de quien disponga de más elementos. Si la guerra, cual dijo Napoleón, se gana principalmente a  base de dinero, dinero y dinero, la superioridad del Estado, del Gobierno de la República, es evidente.

Pues bien; todo el oro de España, todos los recursos monetarios españoles válidos en el extranjero; todos,  absolutamente todos, están en poder del Gobierno: son las reservas de oro que han venido garantizando  nuestro papel moneda. El único que puede disponer de ellas, porque en sus manos se hallan, es el  Gobierno.

Ese tesoro nacional permite al Gobierno español, defensor de la legalidad republicana, una

resistencia ilimitada, en tanto que, en dicho orden de cosas, la capacidad del enemigo es nula”.

El socialista Juan Negrín López ministro de Hacienda dejó vacía la caja del Banco de España S.A. (por entonces el banco de España era de propiedad privada):

“La operación se hizo por la noche, y se inició el 23 de octubre [1936] (…) la carga terminó el 25 de  octubre. Los tres últimos barcos llegaron a Odesa el 2 de noviembre por la noche, descargándose  seguidamente todas las cajas bajo fuerte protección. 7.800 cajas, [13 de ellas con] 64 lingotes”. Ángel Viñas. El oro de Moscú. Barcelona, 1979, pp. 252, 253,  289, 379. “7.787 [cajas] contenían monedas, millones y millones de piezas de oro (…) suficientemente raras como  para poseer un valor numismático mayor que su peso en oro fino”.

Brunett Bolloten, ob. cit., p, 270.

El total “510 toneladas de oro fueron entregadas al Servicio de Metales Preciosos del Comisariado del  Pueblo para las Finanzas de Moscú”.

Ángel Viñas Martín. El oro español de la guerra civil. Madrid, 1978,  p. ,198. Burnett Bolloten, ob. cit., p. 265.

“Oro enviado a Francia 193 toneladas. Oro enviado a la URSS 510 toneladas”, en total, “703” toneladas de  oro.“ (…) la venta de plata en Estados Unidos y Francia recayó sobre 1.747.525 Kg valor nominal de casi  350.000.000 de pesetas, equivalente a más de un 90 por 100 de las existencia iniciales totales al 18 de  julio de 1936 en la caja del Banco de España en Madrid.

En el envío se descubrieron además lingotes de oro recubiertos con baño de plata, de procedencia no  determinada”.

Ángel Viñas Martín, ob. cit., pp. 76, 341.

Mundo Obrero, 4 de junio de 1937, portada: “Solo un contrarrevolucionario trotskista puede decir que la Unión Soviética se lucra con la ayuda a  España”.

13 de agosto de 1937, p. 3:

“LA AYUDA DE LA U.R.S.S. NO SE PAGA CON TODOS LOS TESOROS DEL MUNDO”.

5 DE ABRIL DE 1938, p. 2:

“La ayuda de la U.R.S.S. a España es completamente desinteresada”.

Los altruistas “aviadores del pueblo”.

El corresponsal Knoblaugh conocía a varios pilotos  estadounidenses e ingleses:

“Sin embargo, los aviones rusos y de otras procedencias que obtuvo más tarde el Gobierno eran  magníficos. A los pilotos les atrajo la paga mensual –mil quinientos dólares más gratificaciones-, y eran  hombres que en el aire se las tenían tiesas a cualquiera. El ministro del Aire, Indalencio Prieto, me dijo: “Todo esto nos sale carísimo, pero tenemos una reserva de  oro de setecientos millones de dólares –la cuarta del mundo- y preferimos gastárnosla antes que caer en manos del enemigo”. Edward Knoblaugh, ob. cit., pp. 49, 50

Cuando hacía tres meses que todo el oro del Banco de España estaba en Moscú, el gobierno socialista del Frente Popular hace público el siguiente comunicado:

Claridad, 20 de enero de 1937, contraportada:

“EL ORO ESPAÑOL ESTA EN ESPAÑA

Valencia, 20.-El Gobierno de la República ha facilitado la siguiente nota oficiosa:

A propósito de recientes discusiones en el Subcomité de no intervención, por cuya improcedencia ha  protestado ante el Gobierno británico el embajador de la República en Londres, la prensa extranjera publica afirmaciones desprovistas de todo fundamento.

Parte de la prensa española las ha aceptado, sin preocuparse de contrastarlas, dándolas como buenas, y ha cimentado en ellas comentarios de todas  clases y diversas intenciones. Conviene que la opinión esté advertida, para su tranquilidad, de que el embargo de oro español en el  extranjero es imposible, por la sencilla razón de no existir el depósito. Las cantidades de oro que han salido de España lo han sido para la inmediata realización de pagos, en modo alguno para constituir en el  extranjero algún depósito.

A pesar de tales salidas, a los seis meses de guerra, España sigue ocupando el cuarto lugar entre los países de mayor encaje oro, y este oro garantiza, junto con la plata, la circulación de los billetes legítimos, y el  Banco lo conserva en su poder en territorio leal, bajo la custodia del Gobierno de la República”.

El Socialista, 27 de enero de 1937, portada:

“Si el oro que dispone España no le sirve para ganar la guerra, ¿para qué podrá servirlo?”.

Para Francisco Olaya Morales, infatigable investigador en este complicado y engorroso tema, quedarían  todavía muchas cosas por esclarecer:

“Pero hay más. El 14 de febrero de 1937, el buque español Anduts Mendi, al entrar en el Estrecho de  Dardanelos abordó al paquebote turco EGE, provocándole graves averías.

Con este motivo, el capitán del  barco reclamó una indemnización de 6 mil libras y el capitán del puerto de Estambul retuvo al español,  procediéndose a una inspección a bordo, con el propósito de poder confiscar las mercancías que  transportaba, descubriéndose varias cajas con motores de aviación ruso averiados y debajo varias otras  con monedas y lingotes de oro. No obstante, como consecuencia de la intervención del embajador ruso el  barco pudo continuar su ruta hacia Odesa.

A principios de 1937, el intelectual austriaco Sigmund Rot, que fue comandante del batallón Canarias, transportó a la embajada rusa de Praga un saco-valija diplomática, conteniendo más de 90 kilos de  monedas de oro, por orden de La Pasionaria y de Álvarez del Vayo, a cuyo fin se le expidió un pasaporte diplomático falso, facilitándosele una avioneta para el transporte.

 

En noviembre de 1938, fue embargado en Grecia el vapor Latymer, como consecuencia de una petición de  indemnización hecha por el armador Theofilatos (la marina facciosa le había capturado un barco, el Gardelakí). Pero intervino el encargado de Negocios ruso, haciendo valer que transportaba plomo argentífero destinado al Promsriemport, de Moscú, y por decisión del Tribunal del Pireo, presidido por  Stylianos Mavromichalis, se le levantó el embargo.

Al final de la guerra civil, el barco de France Navegation, Cap Pinède, atracó en Port Vendres, según la  comunista francesa Dominique Desanti, con un cargamento de oro y joyas, que fueron confiscadas al  dirigente del PC de Francia, M de S., asunto en el que intervinieron Tillon, Gosnat y Jean Jérôme, aunque  otros afirman que todo ello fue enviado a Rusia.

Asimismo están pendientes de realización los bienes de France Navegation, de la empresa naviera High Hood, que Cerrati creó, con fondos de la primera, los que se confiaron a las sociedades constituidas por René Souillard, Dutilleul y los agentes de Krivitsky, y quedan por aclarar las cuentas de Negrín, Méndez Aspe, Marcelino Pascua, Pedro Prá, y Campsa Gentibus, entre otros, en las bancas rusas de París y  Londres”.

Francisco Olaya Morales. El Oro de Negrín. Madrid, 1998, pp. 422, 423.

  1. c) La huida del Gobierno del Frente Popular de Madrid

El Socialista, 29 de octubre de 1936, portada:

“Largo Caballero, jefe del Gobierno: “Ni un paso atrás. ¡Al ataque!”.

Mundo Obrero, 5 de noviembre de 1936, portada

“Antes de retroceder, morir”.

Claridad, 5 de noviembre de 1936, p. 3:

¡Ni son tantos ni tan bravos! ¡Los veremos huir!

Edward Knoblaugh testigo de lo que sucedía en Madrid escribe:

“La prensa publicaba a diario detalles sobre las recientes “victorias” leales. Cuando, al fin, el estampido  de los cañones de Franco llegó a la capital, la indignación ante el engaño sufrido fue mayor que la alarma  que causó en la ciudad.

Las mujeres corrían enloquecidas por las calles gritando: “¡Nos han engañado! ¡El  enemigo está en las puertas!”. Tales demostraciones de pánico, así como otras de similar naturaleza, fueron sofocadas rápidamente por  el Gobierno, que hizo las siguientes declaraciones: “No teníamos más remedio que ocultároslo, las  exigencias de la guerra así lo recomendaban. Pero sabemos que lo comprenderéis y que lucharéis con  denuedo. ¡NO PASARAN! Madrid será la tumba del fascismo. Que cada hogar sea una fortaleza. Que cada  hogar sea una barrera impenetrable de barricadas. Será ahora o nunca. Si os comportáis con cobardía,  vuestros hombres morirán y vuestras hijas serán violadas. El Gobierno está para guiaros y evitar que  corráis esa suerte. No os abandonará nunca cuando más lo necesitéis. Tenedlo siempre bien presente”.

“No había transcurrido ni una semana, cuando el Gobierno de Largo Caballero huyó a Valencia [el 6 de noviembre]. Lo hizo por la noche, y su partida no fue anunciada. Las tropas de Franco se hallaban junto a las puertas de Madrid. La caída de Madrid era inevitable. Las reservas de oro de la nación guardadas en lo más profundo de los sótanos abovedados del Bando de España, se las llevaron por delante. El Gobierno en pleno no llegó más allá de Tarancón, en la carretera de Madrid-Valencia, a pesar de que viajaba con nutrida escolta. Los milicianos anarquistas les dieron el alto. –No pueden abandonar Madrid ahora – decían a los ministros-. Por ustedes hemos luchado en esta guerra. Tienen que quedarse y correr el mismo

riesgo que el pueblo. Las dotes oratorias de los ministros del gobierno no obtuvieron resultado, y, dando  media vuelta, regresaron hacia Madrid, pero unos pocos kilómetros al Sur de la capital, torcieron hacia el  Este, dieron un largo rodeo al pasar a la altura de Tarancón y continuaron su viaje por la carretera de Valencia”,

  1. cit., pp. 66, 67.

Claridad, 8 de noviembre de 1936, p. 7:

“UN TIRO EN LA CABEZA A los que cuentan, con cara de pavor, “lo que saben de buena tinta”, dadles un tiro en la cabeza. Son los cobardes que envenenan la atmósfera cuando más necesario nos es el aire puro de la serenidad y  del heroísmo. ¡Un tiro a la cabeza!”.

Claridad, 9 de noviembre de 1936, portada:

“¡NO PASAREIS ASESINOS! Nuestras mujeres no serán poseídas por vosotros, nuestros hijos no saldrán de sus cunas ensartados en las  bayonetas fascistas; no repetiréis aquí la matanza de miles de obreros, ni la quema de hombres vivos entre  burlas bestiales ¡NO PASAREIS, ASESINOS, NO PASAREIS!”.

Como no podían continuar por más tiempo engañando a los madrileños con arengas demagógicas y  cobardes, deciden contar la verdad… a medias.

El Socialista, 9 de noviembre de 1936, p., 2:

“El Gobierno de la República se traslada a Valencia. Lo ha hecho sacrificando todo a la eficacia y pasando  por el trance amargo de alejarse en los momentos decisivos de la heroica población madrileña. El cambio de residencia del Gobierno no marca en las alteraciones de la guerra una etapa de abandono ni  de retroceso, sino, al contrario, un nuevo impulso para la lucha final”.

Claridad, 15 de noviembre de 1936, pp. 4, 5

“De una vez para siempre: El Gobierno está donde está cumpliendo sus deberes: los cumple

perfectamente, y España lo aplaude, lo alienta y lo sigue”.

El Socialista, 15 de noviembre de 1936, portada:

“EL GOBIERNO ESTA EN VALENCIA CUMPLIENDO CON SU DEBER

Un poco de sonrojo nos produce tener que volver al tema. El Gobierno, que está, físicamente, ausente de  Madrid, está presente en las preocupaciones de Madrid. Para todos ellos, creemos no equivocarnos al  afirmar que para todos, hubiera sido más grato compartir los riesgos de la capital que evacuarla (…) el  Gobierno está donde le cumple estar: lejos de la línea de fuego. El suyo es un combate de la inteligencia. “Si, si mucha seguridad en la residencia de Madrid –dicen esas lenguas denunciables-; pero el Gobierno está en Valencia”.

  1. d) La masacre religiosa

Semanario Gráfico ESTAMPA (que pasó a ser editado por los comunistas), 30 de octubre de 1937, p., 1:

“Una de las más fuertes campañas de difamación que los fascistas españoles han desarrollado contra el Gobierno del Frente Popular español ha estado basada en la cuestión religiosa. Se ha dicho en los diarios  fascistas que se editan en terreno español que los republicanos cometían toda clase de atropellos contra  los católicos. Se ha hablado de fusilamiento de curas y monjas (…). Contra esta sarta de mentiras, tejida sin el menor ingenio, se alza la realidad auténtica de los hechos (…)”.

 

 

 

Pues la realidad auténtica de los hechos, según la obra de obligada referencia de Antonio Montero, desde  octubre de 1934 a abril de 1939, y “a la espera de que estudios posteriores y más aquilatados puedan variar  –creemos que muy ligeramente- la estadística de personas consagradas a Dios, sacrificadas en la  persecución religiosa, damos hoy por hoy como más exacta esta promoción: clero secular, incluidos  seminaristas, 4.184, religiosos 2.365, religiosas 283. Total 6.832”.

Antonio Montero Moreno. Historia de la persecución religiosa en España, 1936-1939. Madrid, 1961, p. 762.

Si los intelectuales de la mentira no han impugnado la obra de Montero ha sido por tres razones: Porque las fuentes son fiables, no tomando en cuenta el libro de un monseñor cuyas historietas fueron inventadas y escritas por su particular negro. Porque no alega simples cifras sino que intenta identifica a cada víctima. Porque como ya adelantaba Montero investigaciones posteriores darían cifras totales mayores.

Efectivamente, en un trabajo realizado en el año 1990 por Vicente Cárcel Ortí, el total de los asesinados  sería de 6.964, cifra más aproximativa pero no definitiva:

“Tras estos añadidos podemos concluir que las  víctimas eclesiásticas se aproximan a las 7.000”.  La persecución religiosa en España durante la segunda República (1931-1939). Madrid, 1990, p. 242.

Informe secreto de 10 de octubre de 1936 de André Marty dirigente de la Internacional Comunista: “Los creyentes tendrían que saber que si detenemos a algunos sacerdotes no es porque sirvan a Dios, sino porque están al servicio del fascismo, esto es, están disparando contra el pueblo y difundiendo  propaganda fascista”. RH,. ob. cit., p. 92.

El Socialista, 21 de agosto de 1937, portada:

“La libertad de cultos. En cuanto a lo que hemos visto o sabido después del 18 de julio del 36, lo que en el nombre de la religión se  ha hecho en la otra España, no tiene nombre; y en la España nuestra, si nos fijamos en los católicos (…) ¿pero hay alguien que les haya oído quejarse de que no hayan misas?”.

  1. e) Las víctimas del bombardeo de Guernica

Jesús Salas Larrazábal es el investigador que más atención ha dedicado al tema, y según un compendio de sus investigaciones, Guernica fue bombardeada por la Legión Condor alemana la tarde del 26 de abril de 1937.

El total de las víctimas como consecuencia de bombardeo fueron 126:

“76 de las cuales están identificadas nominalmente, 12 de sexo y edad y 9 sólo de sexo, careciéndose de  referencias en los 29 casos restantes. Es muy probable que algunos de los 18 inscritos tardíos coincidan con los no identificados en 1937, pero hemos decidido contabilizarlos como diferentes, por lo que la estimación anterior pudiera ser por exceso”.

VV AA. Jesús Salas Larrazábal. La guerra civil española  (Sesenta años después). Madrid, 1999, p. 131.

Los intelectuales de la mentira se limitan a aumentar de forma caprichosa el número de las víctimas: 250,  300, 1654, 3000; como fue un bombardeo…

  1. MINTIERON AL FINAL

Cuando las fuerzas del Frente Popular prosoviéticas de socialistas y comunistas por un lado, y socialistas y anarquistas por otro, se preparaban en Madrid a dar la última batalla de la Guerra Civil, el jefe del  Frente Popular prosoviético, el socialista Juan Negrín López comentó a su camarada y hermano Juan  Simeón Vidarte Franco:

“Vidarte, váyase usted tranquilo, no se ha dado en la historia el caso de un ejército de más de medio millón de hombres que se rindan sin luchar”.  Juan Simeón Vidarte. Todos fuimos culpables, p. 923.

Mundo Obrero, 26 de febrero de 1939, portada:

“Está al lado de la República española la U.R.S.S., el potente país que en todo el mundo es el defensor de  la causa de la libertad, de la justicia y de la paz”.

A última hora de la tarde del 5 de marzo de 1939 se constituía en Madrid el Consejo Nacional de Defensa y daba lectura al siguiente manifiesto:

El Socialista, 7 de marzo de 1939, portada:

“Trabajadores españoles ¡Pueblo antifascista! Ha llegado el momento en que es necesario proclamar a los cuatro vientos la verdad escueta de la situación en que nos encontramos. Como revolucionarios, como  proletarios, como españoles y como antifascistas no podemos continuar por más tiempo aceptando pasivamente la imprevisión, la carencia de orientaciones, la falta de organización y la absurda inactividad de que da muestras el Gobierno del doctor Negrín.

La misma trascendencia del momento que atravesamos, el carácter definitivo de aquellos que se aproximan hace que no pueda continuar ni un  momento más el silencio y la incertidumbre, origen del más tremendo desconocimiento que se deriva de la conducta suicida de ese puñado de hombres que todavía continúa aplicándose la denominación de Gobierno, pero en los que nadie cree, en los que nadie confía.

Han pasado muchas semanas desde que se liquidó, con una deserción general, la guerra de Cataluña. Todas las promesas que se hicieron al pueblo en los más solemnes momentos fueron olvidadas; todos los deberes, desconocidos; todos los compromisos, delictuosamente pisoteados.

En tanto que el pueblo en armas sacrificaba en el ara sangrienta de las batallas unos cuantos millares de sus mejores hijos, los hombres que se habían constituido en cabezas visibles de la resistencia abandonaban sus puestos y buscaban en la fuga vergonzosa y vergonzante el camino para salvar su vida, aunque fuera a costa de su  dignidad.

Esto es lo que no puede permitirse el resto de la España antifascista. No puede tolerarse que en tanto se exige del pueblo una resistencia organizada, se hagan los preparativos  de una cómoda y lucrativa fuga. No puede permitirse que, en tanto el pueblo lucha, combate y muere, unos  cuantos privilegiados preparen su vida en el extranjero. Para impedir esto, para borrar tanta vergüenza, para evitar que se produzca la deserción en los momentos más intensamente críticos es por lo que se constituye el Consejo Nacional de Defensa. Y hoy, con plena responsabilidad de la trascendencia de la misión que nos imponemos; con absoluta seguridad en la lealtad de nuestro pasado, de nuestro presente y  de nuestro futuro, en nombre del Consejo Nacional de Defensa, que recoge sus poderes del arroyo, adonde los arrojara el Gobierno del doctor Negrín, nos dirigimos a todos los trabajadores, a todos los  antifascistas, a todos los españoles para, poniéndose al frente de los deberes que a todos nos incumbe,

darles la garantía plena de que nadie, absolutamente nadie, podrá rehuir el cumplimiento de esos deberes y esquivar en una última pirueta arlequinesca la responsabilidad que le incumbe por sus palabras y por sus promesas (…)”.

Discurso del socialista Julián Besteiro Fernández:

“Ciudadanos españoles: después de un largo y penoso silencio, hoy me veo obligado a dirigiros la palabra,  por imperativo de la conciencia, desde un micrófono de Madrid.

Ha llegado el momento en que irrumpir con la verdad y rasgar la red de falsedades en que estamos  envueltos es una necesidad ineludible, un deber de humanidad y una exigencia de la suprema ley de  salvación de la masa inocente e irresponsable. La verdad es, ciudadanos, que después de la batalla del Ebro los ejércitos nacionalistas han ocupado totalmente Cataluña, y el Gobierno republicano ha andado errante durante largo tiempo en territorios  franceses. La verdad es que cuando los ministros de la República se han decidido a retornar a territorio español  carecen de toda base legal y de todo el prestigio moral necesario para resolver el grave problema que se presenta ante nosotros (…).

El Gobierno de Negrín, con sus veladuras de la verdad, con sus verdades a medias y con sus propuestas  capciosas, no puede aspirar a otra cosa que a ganar tiempo, tiempo que es perdido para el interés de la masa ciudadana, combatiente y no combatiente (…).

De esta política de fanatismo catastrófico, de neta sumisión a órdenes extrañas, con una indiferencia completa hacia el dolor de la nación, está sobresaturada ya la opinión republicana toda. Yo os hablo desde este Madrid, que ha sabido sufrir y sabe sufrir con emocionante dignidad su martirio; yo os hablo  desde este “rompeolas de todas las Españas”, que dijo el poeta inmortal que hemos perdido, tal vez abandonado en tierras extrañas; yo os hablo para deciros que cuando se pierde es cuando hay que demostrar, individuos y nacionalidades, el valor moral que se posee. Se puede perder, pero con honradez y dignamente, sin negar su fe, anonadados por la desgracia. Yo os digo que una victoria moral de este  género vale mil veces más que una victoria material lograda a fuerzas de claudicaciones y de vilipendios  (…)”.

Mundo Obrero, 5 de noviembre de 1938, portada:

“EL PREMIO NOBEL DE LA PAZ AL DOCTOR NEGRIN “Verdad” se adhiere a la iniciativa”.

18 de febrero de 1939, portada:

“Cada uno de nosotros ha de ser un gigante ante la adversidad y un héroe ante el peligro”.

Doctor Negrín”. 5 de marzo de 1939, portada:

“EL DOCTOR NEGRIN HABLARA MAÑANA A TODOS LOS ESPAÑOLES ¡TODO EL PUEBLO ATENTO A LA VOZ DE NUESTO GOBIERNO!”.

El Socialista, 4 de febrero de 1939, portada:

“Los mayores enemigos del pueblo son los que lo desmoralizan abandonando su deber”.

Sobre las 9 de la mañana del día 6 de marzo de 1939, en el aeródromo de Monóvar se preparan para salir varios aviones, en ellos irán los últimos dirigentes prosoviéticos del Frente Popular: Julio Álvarez del  Vayo, Dolores Ibarruri y su inseparable secretaria Irene Falcón, Vicente Uribe, Jesús Hernández, Enrique Líster, Juan Modesto, Manuel Tagüeña, Santiago Garcés jefe del SIM, José Moix del PSUC, Bibiano Fernández de Izquierda Republicana, la pareja María Teresa León y Rafael Alberti, y pocos más.   Defienden con su vida el despegue de los aviones cien fanáticos guerrilleros comunistas a las órdenes del  comandante Domingo Ungría.

El patrocinado para Nobel de la Paz sin declarar el alto el fuego, sobre las dos de la tarde se reúne con los  últimos asesores soviéticos, entre los que se encontraban el siniestro supervisor del secreto crematorio soviético de Madrid y asesor del comandante Ungría, Stanislav Vaupshasov, coronel del NKVD, y el principal asesor militar, el general Mijail Stepanofich Shmilov, además de otros ayudantes.

Negrín les “estrechó la mano rápidamente y, casi corriendo, se dirigió a su coche”, que le acercaría hasta el avión  que le esperaba. Burnett Bolloten, ob. cit., p. 1068.

Cuando llevaban tres días en seguro territorio francés y Madrid era testigo de una carnicería, la última  batalla de la guerra civil en la Guerra Civil, el órgano oficial del Partido Comunista, Mundo Obrero, el 9 de marzo anunciaba en su portada:

“El Gobierno de la República, que preside el doctor Negrín, está hoy en su puesto, como lo estuvo en los  días críticos de Cataluña. Falta a la verdad quien diga lo contrario”.

Era la hora de eludir responsabilidades y de señalar a otros como culpables.

En una carta desde París con fecha 16 de mayo de 1939, Luis Jiménez de Asúa declaraba al camarada y  hermano Julio Álvarez del Vayo:

“Hemos perdido la guerra. Lo cierto es que hemos sido vencidos y que el Gobierno del que Ud. formaba  parte ha perdido la guerra. La Historia juzgará. Pero lo cierto es que el Gobierno presidido por el Sr. Negrín y en el que usted figura como Ministro de Estado, dirigiendo la política exterior, fracasó en su tremendo y complejo menester.

La responsabilidad política no es como la de índole penal. Para saber si  un hombre es criminalmente responsable, es preciso indagar su culpabilidad. Es decir, si en su conducta  hubo dolo o culpa. Se necesita un vínculo subjetivo entre el acto y el autor. Pero en la responsabilidad política, las cosas se desenvuelven de muy otro modo: prima el resultado. La responsabilidad es meramente objetiva. Aunque el Gobierno obrara de buena fe y con intención excelente, el resultado ha sido catastrófico. Repito que la Historia enjuiciará, pero no es menos exacto que todos Uds. como  gobernantes fracasaron en la ardua y gravísima empresa.

Empeñarse en pervivir de forma de junta, de organización conspiradora o de grupos nutridos de esperanzas, me parecía ya un error gravísimo. Pero subsistir como Gobierno es algo que escapa a todos mis esfuerzos de comprensión. Si yo estuviera en el caso de Uds. me borraría, me apartaría voluntariamente de toda actividad, y si algo hay que hacer lo dejaría a otros que no tuvieran la responsabilidad objetiva de la derrota. No fui, en la gran maquinaria gubernamental de la República, más que una pieza ínfima; (…) “.

Texto  completo recogido por Francisco Olaya Morales. La Gran Estafa: Negrín, Prieto y el Patrimonio español.  Madrid, 1996, pp. 293, 294.

  1. ACOMPLEJADOS Y CONSENTIDORES

Uno de los casos donde más claramente se pone de manifiesto el complejo y la abyección de los políticos, es en la no memoria del asesinato de uno de los líderes de la derecha española y diputado, José Calvo Sotelo.

Cosa muy diferente sería si hubiese sido un líder de la izquierda: el eco de su memoria nunca se apagaría; la principal calle de las ciudades llevaría su nombre; los medios de comunicación nos machacarían antes, durante y después de su aniversario; y lo de García Lorca ,en comparación, no sería  nada.

Ya con el atentado del socialista Luis Jiménez de Asúa le sacaron el máximo provecho, hasta el punto de servir como pretexto para condenar a muerte a más de uno que nada tenía que ver. Por suerte para Jiménez de Asúa y para todos, del atentado salió ileso y vivió para contarlo hasta sus 81 años de edad.

Afirma Stanley Payne que:

“el asesinato de Calvo Sotelo fue un crimen sin precedentes en la historia del gobierno parlamentario europeo. Era el equivalente hispano al caso Matteoti, acontecido en Italia doce años antes. En ambos casos el asesinato fue cometido por el sector principal responsable de la violencia política: los fascistas en Italia; los socialistas en España, si bien en 1924 el gobierno de Mussolini estaba dejando de ser parlamentario, y en julio de 1936 la República española había dejado también, en la  práctica, de ser un estado democrático constitucional. [El asesinato de Calvo Sotelo fue un] (…) acto sin precedentes en la historia moderna de los gobiernos de  la Europa Occidental” ,ob., cit., pp. 116, 142.

Mundo Obrero, 11 de junio de 1936, portada:

“A la cárcel los enemigos del régimen Estos elementos son: Gil Robles, Calvo Sotelo, Goicoechea, Lerroux”.

16 de junio, portada:

“Son los Lerroux, los Gil Robles, los Calvo Sotelo, los Goicoechea y compañeros de crímenes. SON LOS QUE EL PUEBLO QUIEREN VER INMEDIATAMENTE EN LA CARCEL”.

Según las declaraciones de testigos e imputados recogidas en la Causa General, legajo nº. 1500, t., I, que se  encuentra en el Archivo Histórico Nacional, en la madrugada del 13 de julio de 1936, varias expediciones de guardias de Asalto, la mayoría de ideología izquierdista junto a paisanos socialistas armados, salieron  a la búsqueda y captura de los líderes de la derecha: Gil Robles, Goicoechea, Lerroux; pero sólo pudieron dar con Calvo Sotelo. (José Antonio Primo de Rivera estaba en prisión desde el 14 de marzo, acusado de  ordenar el atentado contra Jiménez de Asúa. José Antonio sería fusilado el 20 de noviembre.

Mundo Obrero, 31 de julio de 1936, p. 5:

“Primo de Rivera debe comparecer ante el pelotón de fusilamiento. Primo de Rivera, que no ha corrido en su día la suerte de Calvo Sotelo, (…) debe inmediatamente pasar ante el  pelotón de fusilamiento (…). Uno de los que debe quedar tendido ante el pelotón ejecutor es este José A. de Rivera, señorito cobarde, achulado y germen de meretricio, que vive estos días comiendo tranquilamente  el pan de nuestras prisiones. Caer para acompañar a sus falangistas, aplastados como sapos por las armas implacables y justicieras del pueblo español, enemigo de papelotes de Juzgado y demás trapisondas de fábulas de ley).”

La camioneta policial con guardias de Asalto en la que fue secuestrado y asesinado el dirigente de la  derecha y parlamentario José Calvo Sotelo, estaba ilegalmente mandada por Fernando Condés Romero, capitán de la Guardia Civil separado de la institución por su implicación en octubre de 1934, instructor  paramilitar de jóvenes socialistas y militante del PSOE.

Dentro de la camioneta policial y detrás del aforado se situaron cuatro pistoleros militantes socialistas: Luis Cuenca Estevas, autor de los dos disparos, Santiago Garcés Arroyo, Francisco Ordóñez Peña y Federico Coello García; los dos primeros  hombres “de absoluta confianza de Indalencio Prieto”, y los otros dos, según el guardaespaldas socialista  y más tarde comunista Manuel Tagüeña, “guardaespaldas de Largo Caballero”.

Manuel Tagüeña Lacorte.  Testimonio de dos guerras. México, 1973, p. 95.

El Socialista, 14 de julio de 1936, p. 3:

“El ex ministro de la Dictadura señor Calvo Sotelo ha sido muerto en circunstancias extrañas”.

El PSOE declararía héroes a Condés y a Cuenca abatidos en el frente de guerra el mismo mes que  asesinaron a Calvo Sotelo.

El Socialista, 24 de julio, p. 3:

“Luis Cuenca, cuyos apellidos –no lo olvidéis- ocuparán un lugar en la Historia. Pero aún es pronto para  escribir lo que este muchacho hizo”.

Tiempo después, el PSOE premiaría por los servicios prestados nombrando jefes de organismos oficiales  represivos: a Francisco Ordóñez Peña, del Departamento Espacial de Información del Estado y a Santiago  Garcés Arroyo, del Servicio de Información Militar.

Los políticos continúan solidarizados en la complacencia de ese asesinato terrorista, por activa o por  pasiva.

Como bien afirmaba Juan XXIII:

“No es sólo culpable quien desfigura deliberadamente la verdad, sino también el que, por parecer moderno, la traiciona con actitudes ambiguas”. Mensaje espiritual. Madrid, 1969, p, 71.

  1. LIBERALES O DEMÓCRATAS

Salvador de Madariaga, como buen liberal, no tenía más remedio que reconocer su parte de culpa:

“Esta política de uniformación de las masas tenía que conducir por fuerza a la abolición total de la libertad de pensamiento. Para agravarla, surgieron los gestos: la mano en alto como para ver si llueve,  saludo fascista; el puño cerrado, como para romper la cara al adversario, saludo socialista-comunista.  Así se reducía todo el rico panorama de opiniones individuales de la nación a dos nada más. Esa es una de las mayores traiciones que los liberales, y en particular de los hombres de pensamiento, el haber  aceptado este sistema de bárbara y hasta siniestra opresión. Ni gesto ni camisa pueden tolerarse por un hombre digno. Gesto y camisa tienen además que dar al traste con la salud mental de un país que los acepte, ya que tienen que producir fatalmente su asfixia mental”, ob. cit., pp. 515, 516.

Otro reconocido liberal, Gregorio Marañón, el 2 de marzo de 1939 escribía desde el exilio en el diario  bonaerense de La Nación:

“Lo único que justifica ante la historia el horror de una guerra o de una revolución, es que al término de ella queden tan claras como el agua y como la luz las causas que la produjeron, el sentido profundo de la lucha y de los resultados de ella. Si no ocurre así, por brillante que parezca la victoria, el tiempo y la sangre se habrá perdido tristemente. Los liberales vendidos al diablo antiliberal, y no sólo en España, sino en todo el mundo. A ellos hay que decirles la verdad, que unos han ignorado a pesar de tenerla tan cerca de sus ojos. Ha sido el pueblo, el pueblo español, el que ha creado la victoria contra los partidos marxistas,  precariamente ayudados por algunos liberales y regionalistas, que se prestaron a la ficción. De ese pueblo formamos parte muchos que habíamos estado tiempo atrás del otro lado de la barricada, pero que no quisimos prestarnos a la descomunal mentira. Arriesgamos el quedarnos sin patria, porque nos parecía a los de un lado, tranquila nuestra conciencia de hombres y de españoles, y en todo caso aprendimos la gran lección de que nuestro testimonio, cuando ya no era grato a las democracias, no tenía valor para los demócratas”.

  1. cit. LA GUERRA DE ESPAÑA PUEDE SER DECISIVA PARA LA PAZ DEL  MUNDO SI SUS LECCIONES SON APREVECHADAS, pp. 517 a 519.

CONCLUSIÓN

La Guerra Civil española comenzó porque un alucinado socialista quería el Poder, Francisco Largo Caballero, que creyó tener la solución a los tres males seculares que arrastraba España: el campo, el Ejército y la Guardia Civil, y la Iglesia.

La solución pasaba por implantar la dictadura del proletariado mediante la Guerra Civil, el camino que  llevaba a los españoles “al desastre, a la ruina”, como denunció y sentenció acertadamente el socialista  Julián Besteiro Fernández en diciembre de 1933.

No hizo caso, los fanáticos, los alucinados tienen siempre muy claro su camino: “la suerte está echada”.

Francisco Largo Caballero aplicó la máxima mitad evangélica y mitad bolchevique: quien no está conmigo está contra mí, y quien está contra mí hay que exterminarlo. Así pues, el campo pasó de la dictadura del cacique y terrateniente a la dictadura del colectivismo  sindical:

 “Los campesinos dicen que antes pagaban al propietario y ahora pagan al sindicato, lo que significa que nada ha cambiado en realidad”.

De un informe secreto de la Internacional Comunista, 17 de octubre de 1936.

Ahora el Ejército era el pueblo: a todo aquel que levantaba la mano y tenía un carné de sindicatos o partidos de izquierdas se le daba un arma.

Los temidos y opresores guardias civiles fueron sustituidos por cuadrillas de ladrones y bandas de asesinos. En cuanto a la Iglesia, los curas y los frailes fueron en gran parte aniquilados, ocupando supuesto los fanáticos guardianes de velar por la pureza de la dictadura del proletariado.

Dios también fue sustituido:

la Triunidad o la Trinidad era Marx-Lenin-Stalin; el Dios vivo y encarnado Stalin: el Amigo, el Guía, el Timonel, el Jefe querido; el Paraíso era la URSS, la Patria del proletariado; los apóstoles anunciadores de la buena nueva, la Internacional Comunista; el camino para la salvación, la dictadura del proletariado; una sola fe y un sólo pensamiento en el único Partido; un sólo bautismo de sangre y fuego.

Francisco Largo Caballero envió todo el oro español –cuarta reserva mundial- a Moscú y Moscú respondió enviándole armamento, el NKVD, el GRU, los consejeros militares, los asesores políticos y a su embajador,  para ordenarle lo que tenía que decir y lo que tenía que hacer.

El 28 de enero de 1939, temiendo un atentado comunista cruzó la frontera francesa escondido en una ambulancia, acompañado por su amigo Luis Araquistáin.

En última instancia Francisco Largo Caballero no estuvo solo, no tuvo toda la culpa, si llegó donde llegó fue por el apoyo de la mayoría de su partido y de gran parte del pueblo español.

En 1851 el pensador católico Juan Donoso Cortés afirmó: “El socialismo no es fuerte sino porque es una teología satánica”.

Uno de los hombres que sufrió la cárcel de la posguerra, primero marginado por el franquismo y después por los denominados intelectuales progresistas, el filósofo Julián Marías, el 12 de enero de 2003 respondía en una excelente entrevista:

“Los socialistas tienen una gran propensión a la mentira que a mí me repugna. Y, como he dicho, decir la mitad de la verdad es mentir”.

El ensayista francés Jean-François Revel resumía con rotundidad y acierto:

“No hay democracia posible con mentira, ni dictadura posible con verdad”.

Del exterior se aproximan acontecimientos de graves consecuencias para España. En el interior a nadie se  le oculta que ha retornado como sombra del pasado el nuevo Frente Popular, están todos: socialistas, comunistas, republicanos de izquierda y secesionistas; falta el POUM, que fue masacrado por los  prosoviéticos, y falta en parte la CNT-FAI que fueron los que en Madrid ganaron la última batalla de la Guerra Civil a los prosoviéticos, y eso se paga. De todas formas la ausencia de estas dos formaciones ya están suplidas por movimientos, colectivos y plataformas radicales.

Al nuevo Frente Popular no le interesa la verdad, quieren la mentira, la ocultación, el chantaje, quieren la revancha: “el drama está servido”,

La derecha, como en 1934, acomplejada y temerosa no se entera, no sabe ni que es derecha, hasta que la despierte un 11 de…, muchos 11 de…; o mejor un 13 de julio.

George Santayana filósofo nacido en Madrid afirmaba: “Aquellos que no pueden recordar el pasado, están condenados a repetirlo”.

Lo cierto de la Historia, se recuerde o no, es que no es una ciencia exacta, matemática, todo lo más, si se recuerda y es veraz es una ciencia de la experiencia humana. Cuando se cuenta con un pasado de experiencias históricas veraces el repetir errores de nosotros dependerá.

A los que intentan borrar la verdad del pasado con la mentira del presente respondemos con las mismas palabras que pronunció en 1933 el socialista Julián Besteiro Fernández:

“Y a eso decimos: no; conste que  eso por nosotros no”.

BIBLIOGRAFÍA

ALMAGRO SAN MARTÍN, Melchor de. La guerra civil española. Notas para su historia. Buenos Aires, 1937.

ARTOLA, Miguel. Partidos y programas políticos, 1808-1936, vol. II. Madrid, 1975.

BOLLOTEN, Burnett. La Guerra Civil española: Revolución y contrarrevolución. Madrid, 1997.

BORKENAU, Franz. El reñidero español. Barcelona, 2001.

CÁRCEL ORTÍ, Vicente. La persecución religiosa en España durante la segunda República (1931-1939).  Madrid, 1990.

CASADO, Segismundo. Así cayó Madrid. Madrid, 1968.

CAUSA GENERAL. La dominación roja en España. Ministerio de Justicia. Madrid, 1943.

GIL ROBLES, José María. No fue posible la paz. Barcelona, 1968.

HERNÁNDEZ ZANCAJO, Carlos. Octubre. Segunda etapa. Madrid, 1935.- Tercera etapa de Octubre. Valencia, 1937.

KNOBLAUGH, Edward H. Corresponsal en España. Madrid, 1967.

LARGO CABALLERO, Francisco. Discurso a los trabajadores. Madrid, 1934.

– Notas históricas de la guerra de España. Madrid, 1985.

– ¿Qué se puede hacer? París, 1940.

– Mis recuerdos. Cartas a un amigo. México, 1976.

– La U.G.T. y la Guerra. Valencia, 1937.

LIZARZA IRIBARREN, Antonio. Memorias de la Conspiración 1931-1936. Pamplona, 1954.

MADARIAGA, Salvador de. España. Méjico-Buenos Aires. 1955.

MARAÑÓN, Gregorio. Obras completas. Vol. IV. Madrid, 1968.

MARIO DE COCA, Gabriel. Anti-Caballero. Crítica marxista de la bolchevización del Partido Socialista (1930-1936). Madrid, 1936.

MONTERO MORENO, Antonio. Historia de la persecución religiosa en España, 1936-1939. Madrid, 1961.

NIN, Andreu. La revolución española. 1930-1937. Barcelona, 1978.

OLAYA MORALES, Francisco. El Oro de Negrín. Madrid, 1998.

– La Gran Estafa: Negrín, Prieto y el Patrimonio español. Madrid, 1996.

ORLOV, Alexander. Historia secreta de los crímenes de Stalin. Barcelona, 1955.

PAYNE, Stanley G. Unión Soviética, comunismo y revolución en España (1931-1939). Barcelona, 2003.

RADOSH, Ronal. HABECK, Mary R. SEVOSTIANOV, Grigory. España traicionada. Stalin y la guerra civil.  Barcelona, 2002.

ROCKER, Rudolf. Extranjeros en España. Buenos Aires, 1938.

ROSAL, Amaro del. Historia de la U.G.T. de España, 1901-1939. Vol. II. Barcelona, 1977.

SALAS LARRAZÁBAL, Jesús. (VV.AA.). La guerra civil española (Sesenta años después). Madrid, 1999.

SALAZAR ALONSO, Rafael. Bajo el signo de la Revolución. Madrid, 1935.

SERRANO PONCELA, Segundo. El Partido Socialista y la conquista del Poder. Barcelona, 1935.

TAGÜEÑA LACORTE, Manuel. Testimonio de dos guerras. México, 1973.

TUÑÓN DE LARA, Manuel. Historia de España, t. XII. Barcelona, 1985.

VEGA GONZALO, Francisco de Asís de la. Aniquilar la Falange. Cronología persecutoria del

Nacionalsindicalismo. Oviedo, 2001.

VIDARTE, Juan Simeón. Todos fuimos culpables. México, 1973.

– El bienio negro y la insurrección de Asturias. Barcelona, 1978.

VIÑAS, Ángel. El oro de Moscú. Barcelona, 1979.

– El oro español de la guerra civil. Madrid, 1978.

VV.AA. El libro negro del comunismo. Crímenes, terror y represión. Madrid, 1998.

Esta obra se presentó el 17 de febrero en el Registro de la Propiedad Intelectual de Madrid, excepto la  conclusión, que fue elaborada después de la fecha clave del 11 de marzo, el nuevo octubre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s