¿PUEDE CAMBIAR LA DOCTRINA CATÓLICA?

Fuente: https://moimunanblog.wordpress.com/2016/08/13/puede-cambiar-la-doctrina-catolica/

[Yo entiendo el siguiente artículo teniendo en cuenta que como establece el Concilio Vaticano I, en la Costitución  Dogmática Dei Filius, el Magisterio ordinario universal de la Iglesia es infalible. Si hubiera enseñanzas de la a Iglesia que no participaran en algún  momento de esta infalibilidad, vale lo que establece el artículo sobre que los fieles deben aceptar internamente las decisiones no infalibles.

En mi opinión uno de los problemas que finalmente dieron lugar a los  errores  del Vaticano II fue precisamente la reducción de la infalibilidad de la Iglesia, a su mínima expresión, condensada en la falsa expresión tan manida de la enseñanza “Ex cathedra” como opuesta a la enseñanza del magisterio ordinario del papa  y de la misma Iglesia. Al final to el mundo se creyó con derecho a dudar o  negar el magisterio secular de la Iglesia y el ordinario del Papa]

Claridad sobre un tema muy mal entendido

Francis-connell.jpg


¿Puede cambiar la Doctrina Católica?

Hay mucha confusión y malos entendidos, especialmente en estos días, sobre si la enseñanza católica  puede cambiar alguna vez, o si se ha cambiado en el pasado. Pero si fuera así, ¿Cómo se concilia esto con la Iglesia infalible?

En un sucinto artículo fácilmente legible “¿Puede cambiar la doctrina  católica?”, publicado en 1947, el P. Francis J. Connell, de la Universidad Católica de América aborda el tema de frente y, utilizando las necesarias calificaciones y distinciones, muestra qué parte de la enseñanza católica puede cambiar, lo que no puede cambiar, y cómo esto se relaciona con la infalibilidad de la Iglesia y de su misión divina para obtener la salvación de las almas.

Ponemos a su disposición este insuperable ensayo en formato PDF para su descarga gratuita a continuación:

“¿Puede cambiar la Doctrina Católica?” Por el P. Francis J. Connell, C.Ss.R. (Descargar PDF aquí)

American Ecclesiastical Review
vol. 117 (Nov. 1947), pp. 321-331

No hace falta decir, que el tratamiento del P. Connell carece por completo del necio concepto de Francisco acerca del “dios de las sorpresas” que habla por medio del magisterio sorpresa bergogliano. Éstos son algunos aspectos destacados del artículo del P. Connell:

Por supuesto, ningún católico puede aceptar sin reservas la afirmación de que la enseñanza de la Iglesia Católica está sujeta a cambios …. Pero también, excluir todo tipo de cambio de las enseñanzas de la Iglesia en diferentes épocas y en diferentes circunstancias sería contrario tanto a la historia como a la teología.
El propósito de este trabajo es establecer los principios generales sobre este tema y apuntar la vía de solución de la mayoría de los problemas que hay sobre la inmutabilidad o mutabilidad de las enseñanzas de la Iglesia.… El magisterio aprueba tácitamente una sentencia enseñada universalmente durante un considerable período de tiempo.… En la enseñanza dogmática o moral de la Iglesia, que está incluída prácticamente en todo lo que se manda, con aprobación o autorización [de la Iglesia] para el bien espiritual de los fieles, en virtud de la protección del Espíritu Santo, no se puede encontrar nada falso o perjudicial para las almas.
Los fieles están obligados en conciencia a aceptar internamente las decisiones aunque sean no infalibles, a pesar de que su exactitud no está garantizada por el carisma de la infalibilidad, pues su formulación y promulgación, sin duda, han sido hechas con la ayuda del Espíritu Santo.
… Sin embargo, a veces oímos a algunos católicos criticar tales enseñanzas, al parecer con la idea errónea de que ellos están obligados a aceptar solamente los pronunciamientos infalibles de la Iglesia.

En otras palabras: Si la Secta del Vaticano II fuera la Iglesia Católica y Francisco fuera el Papa, entonces el “juego ha terminado”.

El ensayo del P. Connell es una excelente herramienta contra la secta del Vaticano II, que clara y sustancialmente ha alterado la doctrina católica, ha impuesto leyes disciplinarias impías y perjudiciales, y ha emitido enseñanzas no infalibles  heréticas, erróneas, impías y absurdas. Por tanto, de manera irrevocable y definitivamente ella se ha descalificado a sí misma para afirmar que es la Iglesia Católica fundada por nuestro Señor Jesucristo.

Sobre este tema, es muy útil revisar el análisis de los errores del Vaticano II de Mons. Donald Sanborn mostrando cómo difieren sustancialmente de la doctrina católica preconciliar.

La consecuencia lógica de todo esto está presentada por Mons.  Sanborn en esta charla informativa y convincente:

La conclusión es, sencillamente, que sabemos que  la Iglesia del Vaticano II no es la Iglesia Católica porque Dios nos ha dado garantía de que la Iglesia Católica no puede hacer lo que la Iglesia del Vaticano II ha hecho. Para más detalles, nuestro artículo  “¿las puertas del infierno han prevalecido?” Es muy instructivo.

P. Francis J. Connell, C.Ss.R. (1888-1967) , fue uno de los mejores teólogos católicos nunca habidos en la Iglesia en los Estados Unidos. Fue un colega cercano a Mons. Joseph C. Fenton (1906-1969) y Mons. George W. Shea (1910-1990), quienes se enfrentaron al jesuita modernista P. John Courtney Murray sobre el error de la libertad religiosa  antes del Vaticano II, el cual hizo del error de Murray su propia enseñanza.

 Ver también:

 10 aug, 2016, 21:11

De Novus Ordo Watch

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s