¿Dónde está la Iglesia? – Mons. Squetino

vaticano

“Debe existir en la Verdadera Iglesia perfecta unidad de régimen, o sea: debe haber al frente de esa sociedad religiosa una autoridad suprema y visible, de institución divina, a la cual obedezcan todos los miembros que la forman.

No basta una especie de política de amistad o buena vecindad entre un montón de jefaturas eclesiásticas desconectadas jurídicamente, es decir: independientes entre sí, SIN OTRA CABEZA SUPREMA QUE UN CRISTO INVISIBLE Y CELESTIAL CUYAS PALABRAS Y MANDATOS INTERPRETA CADA UNO A SU GUSTO.”

(R.P. Fernando Lipúzcoa. Breviario Apologético. 1954)

Todos aquellos que vimos, por gracia de Dios, los frutos nefastos del Concilio Vaticano II y su doctrina del “aggiornamiento” (puesta al día), nos encontramos, sin quererlo, en la triste situación de elegir. Seguir a Dios manteniendo la fe de siempre o seguir a los hombres en la creación de una nueva religión más humana que divina como es el modernismo. La decisión no se podía dudar, abandonar el aparato conciliar con todas sus herejías manifiestas y seguir a Cristo en su Iglesia guardando las tradiciones bimilenarias y sobre todo su doctrina inmaculada, era más que evidente.

Ya han pasado casi 60 años desde que la Iglesia católica quedó sin cabeza visible por la pérdida del Oficio del Soberano Pontífice, y muchos fieles – eclesiásticos y seglares- que combatimos en esta dura batalla en defensa de la fe, quizás la última antes del triunfo definitivo (solo Dios lo sabe), nos encontramos con otro obstáculo doloroso, que a simple vista parece insuperable: el desgarramiento de la Unidad, en el que se fue cayendo casi imperceptiblemente a causa, a lo mejor, de la duración del combate; con la ayuda también de la mala voluntad de algunos que solo buscan destruir, bajo apariencia de bien, lo poco que queda de la reacción.

Uno de los argumentos más fuertes y sólidos de los enemigos en sus ataques, es justamente, que el movimiento tradicionalista está tan dividido en pequeños grupos con tantas y tantas opiniones teológicas diversas y tan alejados, en la práctica, de la caridad bien entendida, que se asemeja a las sectas protestantes, donde cada secta es una iglesia.

Desgraciadamente y haciendo honor a la verdad… TIENEN RAZÓN.

Muchos tradicionalistas utilizan, para justificar su actitud sectaria, el siguiente pasaje evangélico: “Heriré al Pastor y se dispersarán las ovejas”. Forzando el sentido de la frase, quieren hacer decir a Nuestro Señor: “Heriré al Pastor y se dividirán las ovejas”, sentido absolutamente falso.

Es una interpretación puramente de conveniencia, adaptando la definición de las palabras a su antojo y no al verdadero sentido escriturístico ni al nominal; dejando pensar que la palabra “dispersar” tiene el mismo significado que “dividir”.

“Dispersar”, según la Real Academia Española quiere decir: “Diseminar lo que está unido” y “dividir” quiere decir: “Partir, separar en partes, desunir”, en su sentido figurado es mucho más claro rara nosotros el sentido de “dividir”: “Desunir los ánimos, sembrar discordia”.

Sigue leyendo

Anuncios