CAPILLA TRADICIONAL EN CUBA

Estimado hermano (a) en Nuestro Señor Jesucristo.

Cienfuegos

En Cienfuegos (Cuba) hemos encontrado una casa en venta muy apropiada para convertirla en la Capilla Católica Tradicional de nuestra Comunidad. Hasta ahora hemos tenido que celebrar los sacramentos en diferentes lugares, debido a la inestabilidad por no contar con un lugar fijo para ello. Sabemos que en muchos países la situación es idéntica a la nuestra en ese sentido, pero en Cuba todo está más agravado porque a la revolución modernista se sumó (y se mantiene todavía hoy) la revolución política del Comunismo.

Por eso estamos haciendo un llamado a la Caridad y Fraternidad de nuestros hermanos en la fe del extranjero que nos puedan ayudar con algún donativo de dinero para terminar de pagar esta casa que ya comenzamos a comprar.

El precio total de la casa es 8000 USD, habiendo nosotros pagado ya unos 3000 USD. Nos vienen quedando por pagar 5000 USD. El señor que nos vendió la casa nos da de plazo 1 año para pagarle. Esto es una bendición pues así podremos ir reuniendo poco a poco todo ese dinero que nos falta por pagar.

Necesitamos saber si usted puede colaborar con nuestro proyecto. Lo que le rogamos es que en el transcurso de los próximos 12 meses (antes de agosto del 2019) nos envié una porción de esta cantidad, y así con la ayuda de varios hermanos católicos del extranjero podremos llegar a pagar la casa.

Si usted sólo puede colaborar con 100 USD o con menos, no importa. Piense que cualquier cantidad por mínima que sea irá sumandose a la ayuda de otros hermanos. Así, Dios mediante, podremos pagar los 5000 USD en su totalidad.

20160703_113325

Si usted desea corroborar que esta obra está dirigida y patrocinada por la Iglesia, puede escribirle a nuestro obispo Mons. Juan José Squetino al siguiente email: juanjosesquetino@hotmail.com

Dios y la Santísima Madre le bendigan y acompañen siempre.

David Martínez (damartinez900212@gmail.com)

Anuncios

Libro: El Corazón de Jesús y el modernismo (1909)

Un nuevo libro para nuestros lectores. Esta vez se trata de “El Corazón de Jesús y el modernismo”, que recoge los sermones predicados en junio de 1908 por Reverendo Padre jesuita Aicardo en Sevilla y en la Iglesia del Sagrado Corazón de Madrid, España.

El libro es una joya pues está escrito en el mismo centro del huracán modernista que por esos años pretendía destruir la Iglesia. Fue en 1907 y 1910, cuando San Pio X condenó solemnemente la herejía modernista. Este libro está escrito entre esos dos años aproximadamente. La elocuencia del jesuita español, puesta al servicio de la fe católica más ortodoxa como siempre han acostumbrado los verdaderos jesuitas, es una gracia que permitirá al lector recrearse con este libro. Pareciera predicado hoy estos sermones, pues son las doctrinas de la secta conciliar del Vaticano II las que aquí son condenadas. Como dijo San Atanasio a los arrianos: “Uds. tienen los templos y las catedrales, pero nosotros tenemos la fe de siempre”. Aquí esta la prueba. Quien lea estos sermones podrá ver la fe católica tal como era creída en 1908 por la Cristiandad. Pregúntese luego si hoy día algún clerigo conciliar (por muy Opus Dei o conservador que sea) piensa en todo igual al jesuita que aquí predica. El que quiera entender que entienda. Por nuestra parte, confesamos que adherimos a TODO lo que en este libro se enseña. Esta es la fe de la Iglesia Católica y en esa fe queremos vivir y morir.

1908. El Corazón de Jesús y el modernismo. P. Aicardo S.J

 

Libro: El Movimiento litúrgico. (1982)

Presentamos el excelente libro “El Movimiento litúrgico de Dom Guéranger a Aníbal Bugnini o el Caballo de Troya en la Ciudad de Dios”, escrito por el padre Bonneterre.

Este libro esta destinado a todos aquellos modernistas de buena voluntad que por ignorancia son miembros de la secta conciliar del Vaticano II. Cuando terminen de leer este breve ensayo histórico sobre los origenes y desarrollo del movimiento litúrgico, entenderán las razones objetivas que tenemos los católicos para rechazar como espuria y bastarda a la Nueva Misa de 1969, que hoy es la forma “ordinaria” (según la expresión del anti-papa Benedicto XVI) del rito romano oficial del Vaticano usurpado.

El movimiento liturgico – Bonneterre

Mitología modernista sobre la Misa Católica Tradicional

Refutación a un fragmento del artículo de Juan Manuel Martín-Moreno González S.J de la Universidad ¨Pontificia¨ de Comillas, de Madrid, sobre la ¨Constitución¨ SacrosanctumConcilium del Concilio Vaticano II.

El siguiente, quiere ser un artículo de análisis y refutación a las mentiras de los modernistas que hoy imperan en la Iglesia Oficial del Vaticano II, que al haber abandonado las verdades católicas de siempre, andan dispersos por el mundo y no saben que inventar para justificar la devastadora Revolución Litúrgica promovida por el falso y herético concilio Vaticano II.

Decimo que falso porque la Iglesia es infalible en los concilios ecuménicos, y en el concilio Vaticano II se dijeron y enseñaron doctrinas previamente condenadas por los papas anteriores. Ahora bien, es una regla de la fe católica, que las herejías condenadas una vez, no se pueden volver a proponer como posibles enseñanzas de la Iglesia: lo condenado una vez, condenado está para siempre. La Iglesia no se puede estar redefiniendo en función de los intereses ¨doctrinales¨ del papa de turno, del papa del momento. La Iglesia nunca ha funcionado así, y de hecho, es lógico que así no sea, pues la Iglesia es la guardianadel depósito de la fe revelada por Dios. Jesucristo le dio a la Iglesia que fundó la misión de custodiar sus doctrinas y de administrar los sacramentos que él instituyó que son los canales de la gracia divina para la santificación y salvación de los seres humanos.

Es importante señalar que la Revelación se cerró definitivamentecon la muerte del último apóstol, como lo enseñó el Magisterio de la Iglesia siempre durante 2000 años. No puede venir ningún papa o ningún concilio a cambiar el depósito de la fe y los dogmas previamente definidos. En el actuar de la Iglesia bimilenaria tiene que haber una unidad sustancial. Nunca se pueden dar cambios sustanciales, pues de ser así, aparecería una Iglesia Nueva distinta a la anterior y como Cristo fundó la Iglesia en el pasado, y no hoy, con esos cambios sustanciales en la Iglesia se estaría fundando una iglesia distinta a la que fundó Cristo y esto sería cismático, herético y una falta de respeto a Dios.

Sigue leyendo