Posición Teológica

  1. Adherimos a la Fe Católica tal como ha sido enseñada durante más de 20 siglos desde que Nuestro Señor Jesucristo fundó su Santa y Romana Iglesia. Con la muerte de S.S. Pío XII y con la convocación del “Concilio Vaticano II”, una situación sin precedentes ha ocurrido en la Iglesia, amenazando a la verdadera doctrina y el culto.
  1. Profesamos que el Vaticano II (1962-1965)junto a las reformas doctrinales, disciplinarias y litúrgicas que han provenido de él, son alteraciones sustanciales de la Fe católica.
  1. Profesamos que esas reformas heréticas, dañinas y blasfemas no pueden proceder de la Iglesia Católica Apostólica y Romana, ya que ella es infalible en sus doctrinas, sus disciplinas y en su culto litúrgico.
  1. Por consiguiente profesamos que los miembros de la jerarquía del Novus Ordo, a pesar de cualquieras apariencias de autoridad, no son los Papas católicos verdaderos ni los obispos católicos verdaderos, y no poseen la autoridad para regir, pues son los autores de las abominaciones doctrinales, disciplinarias y litúrgicas que han invadido nuestros templos. Es decir, son falsos pastores, usurpadores de los lugares que no les corresponden y deben ser denunciados como tales abiertamente.
  1. Rechazamos por completo el Concilio Vaticano II como un concilio falso, al igual que sus decretos y promulgaciones. Esteconcilio se manifestó desprovistode la asistencia del Espíritu Santo, por el hecho de haber promulgado doctrinas que fueron previamente condenadas por la Iglesia.
  1. La naturaleza cismática de este concilio es confirmada por
  • la interpretación doctrinal que del Vaticano II han realizado Pablo VI y sus sucesores a través de sus decretos, encíclicas, catecismos, etc.
  • las series de abominaciones perpetradas por Pablo VI y sus sucesores en contra del Primer mandamiento de Dios, al participar y promover ceremonias ecuménicas con miembros de falsas religiones, tributando respeto para las deidades paganas en algunos casos;
  • la alteración del Liturgia Sagrada de tal manera que la Misa católica ha sido reemplazada por algo muy similar al servicio protestante de la ¨Santa Cena¨
  • la manipulación indebida de la materia y forma de todos los sacramentos, pero más notablemente de la Santa Misa y del Orden Sagrado, debido a lo cual dichos ritos nuevos son dudosos e incluso inválidos.
  • la promulgación de leyes eclesiásticas, especialmente el Nuevo Código de Derecho Canónico de 1983 y el Directorio Ecuménico, que aprueban el sacrilegio contra la Eucaristía y el Sacramento de Matrimonio, y que también contiene herejías concernientes a la naturaleza de Iglesia.
  • la mofa escandalosa que se hizo al Sacramento de Matrimonio por el otorgamiento de nulidades por razones espurias, constituyendo esta práctica un abandono de la doctrina sagrada de la indisolubilidad de matrimonio.
  • el hecho que Pablo VI y sus sucesores están en comunión con los herejes manifiestos, pues ellos mismos han declarado abiertamente estar en comunión con sectas no católicas, y han reconocido ¨la misión apostólica¨de obispos cismáticos y luteranos, todo lo cual destruye la unidad de la fe.

PRINCIPIOS DOCTRINALES

  1. Profesamos y aceptamos todo lo contenido en la Revelación Divina, ya sea escrita u oral, y de todas aquellas doctrinas que hansido propuestas por la Iglesia como revelada por Dios, a través de su juicio solemne o de su magisterio ordinario y universal.
  1. Por nuestra adherencia al Magisterio de la Iglesia, incondicionalmente rechazamos las enseñanzas cismáticas de Vaticano II concernientes a la unidad de la Iglesia, a saber que la Iglesia de Cristo no está exclusivamente identificada con la Iglesia Católica, sino que meramente subsiste en ella.Esta doctrina herética está contenida principalmente en Lumen Gentium, y su significado herético es confirmado en declaraciones de Pablo VI y sus sucesores, particularmente en el Nuevo Código de Derecho Canónico de 1983, y la Declaración Concerniente a la Iglesia y la Comunión de 1992, y en el Directorio Ecuménico. Es contrario a la enseñanza de la Iglesia Católica, contenida principalmente en la Satis Cognitumde León XIII, la MortaliumAnimosde Pio XI, la MysticiCorporisde Pio XI y las condenas a la “BranchTheory” (la teoría de la bifurcación de la Iglesia) que hiciera el Santo Oficio bajo Pio IX.
  1. También rechazamos las enseñanzas del Vaticano II concernientes al ecumenismo como abiertamente cismáticas, ya que afirman que las religiones no católicas son caminos de salvación. Esta doctrina directamente contradice la enseñanza de la Iglesia de que fuera de la Iglesia Católica no hay salvación, llamada por Pío IX como el “dogma católico más conocido”. Además, las prácticas ecuménicas que han resultado de esta doctrina cismática son directamente contrarias a MortaliumAnimosde Pío XI.
  1. Rrechazamos la enseñanza del Vaticano II sobre la libertad religiosa, contenida en DignitatisHumanae, la cual casi palabra por palabra afirma la misma doctrina que fue condenada por Pio VII en Post Tam Diuturnas, por Gregorio XVI en Mirari Vos, por Pío IX en Quanta Cura, y por León XIII en Libertas Praestantissimum. La enseñanza del Vaticano II sobre la libertad religiosa también contradice la doctrina sobre la Realeza Social de Nuestro SeñorJesucristo expresada por Pio XI en Quas Primas y la constante actitud y práctica de la Iglesia en relación a la sociedad civil.
  1. Finalmente, también rechazamos la enseñanza del Vaticano II concerniente a la colegialidad, que intenta alterar la constitución monárquica de la Iglesia Católica, con la cuál ella fue dotada por su Divino Salvador. La doctrina del Vaticano II, confirmada por el Nuevo Código de Derecho Canónico de 1983, declara que el sujeto de la autoridad suprema de la Iglesia es el colegio de los obispos juntamente con el Papa, siendo esto contrario a la doctrina definida por los Concilio de Florencia y del Vaticano I, que señalan como único sujeto de la autoridad suprema al Sumo Pontífice: el papa.

PRINCIPIOS LITÚRGICOS

  1. Los católicos cubanos nos adherimos a la liturgia católica del Rito Romano, prístino y que no ha sido tocado por los Modernistas, tal como ha sido conocido en la Iglesia Católica desde tiempos inmemoriales, pero especialmente desde la Codificación del Misal Romano que hiciera el papa San Pio V en 1570.
  1. Consecuentemente, rechazamosla Nueva Misa de Pablo VI (1969) como una disciplina litúrgica dañina, porque
  • contiene una definición cismática de la misa
  • fue compuesta con el propósito expreso de hacer una liturgia ecuménica, agradable a los protestantes, despojándola de las verdades católicas concernientes el sacerdocio, el Santo Sacrificio de la Misa, y a la Presencia Real de Cristo en la Sagrada Eucaristía;
  • fue compuesta con la ayuda de seis pastores protestantes, lo cual muestra el espíritu cismático en el cual fue concebida y formulada esa nueva misa
  • sus autores suprimieron de la Misa, las oraciones y lecturas que serían ofensivas a los herejes;
  • a través de sus omisiones, su simbolismo y sus gestos, promueve enseñanzas heréticas y errores concernientes al sacerdocio, al Santo Sacrificio de la Misa, y a la Presencia Real de Cristo en la Sagrada Eucaristía
  • en la mayoría de los casos, es probablemente inválida a causa de un defecto de intención del ¨sacerdote¨ que la celebra, ya que al menos en las traducciones a las lenguas vernáculas, se perpetró una alteración blasfema de las palabras de Cristo en la fórmula de consagración. (En la Biblia y en la Misa Tradicional se dice: ¨pro multis¨ es decir: por muchos, pero en la Nueva Misa de Pablo VI se dice ¨pro omnes¨ es decir: por todos).
  1. Además rechazamos las reformas que la Nueva Iglesia del Vaticano II realizó a los otros sacramentos, ya que fueron hechas en ese mismo espíritu de apostasía ecuménica. El más notable de todos es el Rito de las Órdenes Sagradas, del cual fue suprimida la noción de un sacerdocio sacrificador y fue sustancialmente cambiada la forma del sacramento definida por Pio XII en
  1. Finalmente, reconocemos la validez y legitimidad de los restantes ritos católicos tradicionales, tanto aquellos que son occidentales (mozárabe, ambrosiano, etc.) como de los que son orientales (copto, maronita, malabar, etc.). Aceptamos que incluso, los actuales modernistas que han recibidos las órdenes sagradas (diaconado, sacerdocio o episcopado) por alguno de estos Ritos, están válidamente ordenados, ya que las reformas de Pablo VI no afectaron sustancialmente a estos ritos, no al menos en la misma forma invalidante, en que se vio afectado el rito romano, como se explicó en el punto anterior.

PRINCIPIOS DISCIPLINARES

  1. Los católicos cubanos nos adherimos al Código de Derecho Canónico de 1917, promulgado por el papa Benedicto XV.
  1. Consecuentemente, rechazamos el Nuevo Código de Derecho Canónico de 1983 porque
  • fue promulgado por Juan Pablo II, un falso papa, quien no tiene jurisdicción para hacer ninguna ley para la Iglesia Católica, a causa de su promulgación de las herejías del Vaticano II.
  • contiene la herejía del Vaticano II concerniente a la Iglesia, mencionada antes.
  • permite que el Santísimo Sacramento sea profanado, al aprobar que los no católicos puedan recibirlo, lo que constituye un pecado mortal;
  • además permite la communicatio in sacris con no católicos, esto es: la comunión en lo sagrado y la oración con los herejes. Ahora bien, este tipo de prácticas está condenada por la Iglesia como un pecado mortal.
  1. Ningún católico cubano verdadero pretende o procura de ser reconocido por la jerarquía cismática que promulgó el Vaticano II, ni busca trabajar con el clero del Novus Ordo (de la Nueva Misa). Por consiguiente repudia la idea de la Misa Motu PropriooIndultada por los falsos papas del Vaticano Il, o eso de una fraternidad de sacerdotes que han recibido el permiso o han buscado el permiso de la jerarquía Novus Ordo para funcionar en comunión con los herejes Modernistas.Mientras más tiempo continúen los herejes modernistas poseyendo la mera apariencia de autoridad que ellos ahora poseen, el problema del Vaticano II continuará. Desde esta página web, aborrecemos el solo intento de pretender un reconocimiento oficial de la jerarquía Novus Ordo, o de un compromiso con los Modernistas, a quienes San Pio X llamó los “más perniciosos de todos los enemigos de la Iglesia” quienes se esfuerzan “completamente en corromper al mismo Reino de Cristo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s